La rapiña de la mala praxis política devoran el país

Por razones familiares, y, por la costumbre ya hecha casi ley de someternos a chequeos de laboratorio y médicos cada año, hube dejar mi domicilio para viajar entre Valencia, San Cristóbal y Caracas, los medios de transporte, los que estén disponibles en las rutas escogidas, y también administrando los recursos posibles, acorde con los ingresos de un jubilado y pensionado con salario mínimo, es decir arropándonos hasta donde alcance la cobija y con aporte de los hijos que pueden.

Meses antes de salir de Margarita, pensamos que, era posible desplazarnos en nuestro carrito 2006, en muy buenas condiciones porque recorre poco y hubo oportunidad de mantenerlo al día, su motor, caja y cauchos y otros elementos indispensables para funcionar, cuando todo era barato, salvo el aire acondicionado que al colapsar el compresor, según técnicos era indispensable comprarlo nuevo o reconstruido, los precios entre 100, y 150 mil bolívares, repuestos y mano de obra, de esto hace tres meses, ahora costará casi el doble; sin embargo encontramos un mecánico de aquellos que, con voluntad de servicio y capacidad, reparó el compresor a un costo no superior a 40 mil bolívares, así que arregló el aire e hizo un chequeo con el visto bueno para viajar, aunque no sea una nave supersónica nos atreveríamos a hacer el largo recorrido, superada esta carencia, que como sabemos dificulta en tiempo de invierno el poder conducir con buena visibilidad, dijimos, ahora a volver por nuestras carreteras de oriente a occidente ¿?

De repente, ladrones surgidos al calor de la crisis para apropiarse de cauchos de repuesto y baterías, nos sorprendieron en pleno día al estacionar unos minutos para hacer una visita, abrieron la maletera y se robaron el caucho de repuesto; hasta ahí llegó la ilusión de volver a tiempos idos, cuando recorríamos nuestro país sin mayores tropiezos, suficiente este percance para no viajar en el carrito, no había dinero para reponer lo robado, mucha plata para un asalariado, que antes de cobrar el aumento ya nos habían dejado los bolsillos limpios. Además viajar por carreteras y se accidenta nuestro carro por cualquier causa, ya es un riesgo, pues conseguir repuestos a la mano, y esperar algún auxilio, puede ser atracado, tampoco contamos con servicio de grúa porque este subió en un año un 800 por ciento, más de 20 mil bolívares, imposible para un asalariado cubrir este riesgo, había que viajar en avión de Porlamar a Valencia, menos riesgos y más barato, y después las movilizaciones en los buses de transporte extra-urbano, que también se han convertido en una odisea el trasladarse en estos por razones conocidas, no obstante la necesidad nos impone el utilizarlos debido a las rutas.

Viajando en el bus, de Valencia a San Cristóbal, toda una noche, casi inmóvil en asientos reclinables pero muy limitados, que las piernas se duermen y se ponen pesadas, pero se viaja más o menos dentro de ciertas exigencias de comodidad, que más se puede exigir dentro de tantas limitaciones que han surgido en los últimos años, debido a los graves problemas económicos por los que vuelve atravesar la República. Ya ubicado en la otrora Ciudad de la Cordialidad, habiendo cumplido con el compromiso familiar, hubo unos días para conversar y compartir en familia, e intercambiar opiniones con personas en mercados populares, que en San Cristóbal hay dos grandes que atienden diariamente y otros los fines de semana, vimos las ya trajinadas colas en grandes supermercados, fuimos a algunos pueblos, a veces con el sol entre brillar u ocultado por nubes, y otras con fuertes lluvias que obligaba a los coleros en espera de lo que pudieran adquirir en supermercados con paraguas.

No deseáramos, y, de hecho ya la gente lo dice, molesta tener siempre a flor de labios el mismo tema: sufrimiento por las interminables colas para adquirir algo de harina, aceite, café, leche, arroz, pastas y otros alimentos de la dieta diaria y con precios cada día en alza, ni pensar en las carnes, imposible adquirirlas por quienes ganan salario mínimo, es una fuerte variable incontrolable esta de la escasez, la inflación, la producción, distribución, el bachaqueo surgido como un oficio heterogéneo en el que operan cantidad de personas, unos con ciertos recursos económicos para acaparar y luego distribuir a revendedores, pero igual, bachaqueros todos con la complicidad de los grandes supermercados, de proveedores y mayoristas, es una cadena interminable que el Gobierno no pudo controlar ni con leyes y decretos de excepción, hoy la organización de bachaqueros son dueños del comercio, no solamente de alimentos sino de todos los rubros del mercado, que se demandan para la solución de las primeras necesidades de la sociedad.

Además de los problemas ya reflejados, derivados del control cambiario y las distintas bandas establecidas al comienzo para fijar este proceso, como puntales de la economía que ha sufrido graves distorsiones, en principio, según concepciones económicas, hay momentos que este se justifica, pero por determinado tiempo, pues lo contrario pueden revertirse con graves efectos negativos los objetivos y resultados perseguidos, según los analistas económicos e investigadores, esto último es lo que ha desatado la fuerte devaluación de nuestro signo monetario y todos los colaterales en nuestra economía, y, la merma en las reservas internacionales, como también el ingreso de divisas al venirse abajo los precios del petróleo, único rubro potencia de exportación, el gobierno desprevenido como siempre, se quedó sin divisas lo que ha originado la agudización de la crisis. Actualmente dos bandas cambiarias a 10 Bs X $ y la otra fluctuante que comenzó casi en 200 Bs X $, y ya sobrepasó los 500 Bs. X Dólar, lo que representa mayor devaluación, amén del $ paralelo sobre mil Bs X dólar, más depresión económica pues este rige gran parte del mercado y nos ha lanzado a la pobreza relativa.

La realidad que encontramos en todas partes a donde vamos, nos hace profundizar el análisis, las quejas son de todos los sectores políticos, los de oposición cuya dirigencia comenzó a despotricar del gobierno de Chávez desde que este asumió el poder, fueron radicales en confrontar el sistema de gobierno, desde entonces surgieron posiciones políticas fuertemente encontradas entre la alta dirigencia, la opositora y la del gobierno desataron una fuerte guerra política muy radicalizadas, estas diatribas han causado los golpes de Estado, las conspiraciones, los obstáculos para la gobernabilidad y los resultados nefastos, negativos, de muerte y destrucción por efectos de violencia política.

Mientras tanto la profunda crisis en la economía del país, la estamos viviendo irremediablemente en estos momentos, no fueron capaces los dirigentes influyentes en la vida política del país de prever las calamidades surgidas por errores del gobierno de la revolución y también los del gobierno de la oposición, juntos han protagonizado el abismo económico, que no se puede tapar, juntos son responsables, tal vez unos más que otros, pero culpables ante un sistema económico, que fue incapaz de superar desde sus comienzos el sistema viciado de la renta petrolera, la burocracia, la corrupción, las malas gerencias, el tráfico de influencias de quienes fueron puestos en sus cargos por elección popular o nombramientos e infringieron las leyes.

El pueblo esperaba en esta oportunidad el ‘’Sembrar el Petróleo’’, tal como quedara plasmado en una frase de un gran venezolano en la década del cuarenta, nos referimos al Dr. Alberto Adriani, pero una vez más se esfumaron estas esperanzas, porque la voracidad de los mercaderes del politiqueo frustraron el anhelo de la mayoría.

La CRBV, plasmó en teoría lo que debió ser un sistema democrático bajo los auspicios del pensamiento del Libertador, pero esta vez, que, sí se estableció en la Ley Suprema, como guiar una auténtica democracia, surgieron los detractores de siempre y todo se derrumbó, queda sentado el gran proyecto de hacer algún día realidad una política surgida de nuestro suelo, así está establecido en los documentos políticos, económicos, sociales, culturales de Simón Bolívar, pero volvimos a caer en ser copiones, lo contrario de lo enseñado por el Maestro Simón Rodríguez, cuando señaló ‘’Inventamos o Erramos’’, pues hemos copiado siempre teorías políticas foráneas: Liberalismo, Conservadurismo, Social Democracia, Social Cristianismo, hasta fascismo, Neoliberalismo, Capitalismo, Comunismo, ‘’Socialismo europeo o el inventado del siglo XXI’’, este opacó la ‘’ autóctona Revolución Bolivariana’’ y todo se diluyó; teorías políticas no autóctonas de nuestra región y menos de nuestro país. Visión tuvo Bolívar y su Maestro cuando establecieron sendos documentos políticos y económicos de las rutas a seguir, pero cuando surgen los reivindicadores de lo nuestro, también surgen los eternos herederos de corrientes foráneas, que casi siempre se imponen y echan por la borda una genuina independencia y soberanía.

LA SENSATEZ DE VENEZOLANOS PREOCUPADOS HAN INSISTIDO EN EL DIÁLOGO Y CIUDADANOS DEL COMÚN PUEBLO TAMBIÉN.

Los nacidos, criados, formados, educados, crecidos y levantado familias en esta Venezuela, incluso muchos venidos de otras latitudes que han abrazado la nacionalidad venezolana, que aman la patria, han abogado y abogan por el entendimiento, para hacer ciencia política de altura, para gobernar acorde a las leyes sociales y objetivas para cumplir deberes y exigir derechos, por el respeto al derecho ajeno, por el rescate de los valores humanos y morales, por la ética y administración del país con sana gerencia, por exigir perfiles indispensables para los cargos de elección popular y los de libre nombramiento y remoción.

Incluso con garantías previas para que se sometan a las leyes y hagan una gestión administrativa bajo juramento para exaltar valores éticos, haciendo aportes de progreso, de inversiones reproductivas, que nos alejemos de esa mentalidad de la renta petrolera y los beneficios de grupos o individualidades en mengua de la Nación, que se fomente la producción agropecuaria, que hayan carreras universitarias dirigidas a la superación y la dinámica de la sociedad, pues se observan esquemas no acordes a las exigencias del desarrollo material, pero con preponderancia de lo humano alejado de la enseñanza educativa a todos los niveles, que hayan técnicos en el desarrollo automotriz, maquinaria, industria manufacturera, de la construcción, de la mecánica, metalmecánica, técnicos en refrigeración y otras tantas para facilitar el desarrollo sustentable, y alejarnos de la marcada dependencia a la que estamos sometidos por negligencia y desaciertos de malos gobiernos; lo contrario sería seguir bajo la dependencia, bajo las influencias de poderes foráneos, bajo las mismas rémoras que cargamos como gran peso que nos aprisiona.

Leímos una noticia cuya fuente es la Agencia EFE, en la que el Club de Países más poderosos advierte a Venezuela, que están sumidos en una profunda crisis política, ante los constantes roces entre la Administración Central y la Asamblea Nacional venezolana de mayoría opositora. Este Club de países es el G-7; Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y agregan la Unión Europea, en tal sentido el G-7 pidió a ambas partes que ‘’trabajen urgentemente juntos para lograr este objetivo (el fin de la crisis’’).

Acaso el pueblo y la sensatez de intelectuales, trabajadores y algunas organizaciones no han llamado desde hace varios años al entendimiento, al diálogo, a la confrontación de ideas dentro del campo de la ciencia política a fin de que la política y la economía pudieran hacer el binomio ideal para sanar heridas, errores, desbarajustes, derroches, corrupción dentro de los estamentos de la alta dirigencia y sus colaboradores de confianza. Se hubiera podido ejecutar sanas políticas administrativas para deslastrarnos de la subyugante y muchas veces repetidos errores por los gobiernos de mantenerse atados a las divisas ingresadas por la exportación del recurso generador de riquezas, mal administradas y derrochadas que nos hemos hundido en el excremento del diablo como lo sentenciara el padre de la OPEP, en su libro, antes de marchar al infinito.

Cuanto deseamos no ser tan reiterativos en este tema, pero la obligación del deber llama, y porque el clamor del pueblo está en todas partes. Ayer recibí un escrito de un gran amigo, joven visionario, Licenciado en Administración y Contaduría, siempre ha tenido buenos trabajos y sueldos, que le han permitido vivir de acuerdo a un estatus de vida de cierta comodidad, es decir lo indispensable, sin lujos excesivos, su hogar, su carro, su apartamento, sin riquezas, pero acorde con su proyecto de vida, como es la aspiración de todos los jóvenes profesionales; incluyo hasta mis hijos e hijas, sobrinos, sobrinas y hasta nietos y nietas, que hoy muchos están en fuertes dilemas, algunos ya han encontrado caminos de futuro en otras latitudes, es para nosotros lamentable, que con el trabajo que tengan aquí no les alcance para suplir sus principales necesidades, entonces se van en busca de mejores horizontes, dejando nuestros sentimientos golpeados, pero uno ya está en el ocaso y ellos o ellas están empezando la vida junto con sus pequeños hijos, a los que aquí ya no pueden ofrecerles un futuro promisorio, por las series dificultades económicas, y con las constantes amenazas de inseguridad, provocadas y con malos ejemplos por los conductores políticos empeñados en defender intereses materiales e ideológicos a ultranza y al margen de lo esencial que es el país y el pueblo para lo prometido la máxima felicidad posible.

Con la anuencia de quienes se interesen por estas líneas, insertaré algunos párrafos del escrito o sencillo análisis, no hecho para publicarlo, pero que me permito incluir, porque estas palabras escritas con humildad pero pasión por el país llaman a reflexionar por parte de un muchacho trabajador, con su ideología política que hace reflexionar: incluso hasta a la alta dirigencia política de la gobernabilidad sin excepción a opositores que tienen poderes y gobierno, que también los tiene; de estos estamos recibiendo pésimas clases de política.

Me dice el joven amigo y pariente en cierta forma lo siguiente: Lamentable la situación de Venezuela, y no se vislumbra un camino claro para ir saliendo de esta profunda crisis. El cáncer de la corrupción está diseminado a todo nivel y a falta de líderes con valores y principios enfocados al servicio del bienestar de la Nación. Ha llevado al país a una mentalidad egoísta en la que cada quien vela por su propio beneficio y enriquecimiento, sin pensar en las consecuencias que mañana acarreará a sus actos. Quienes están actuando en el poder han amasado enormes fortunas y la visión ideológica que alguna vez profesaban fue corrompida por el poder absoluto que hoy detentan y defenderán hasta la muerte. Pues de entregar la investidura, correrían el riesgo de ser juzgados por actos de corrupción y solo Dios sabe que otras tantas cosas de las que se comentan puedan ser ciertas o no.

Pero sí así fuera, y el gobierno entregara las riendas del país a la oposición por cualquier camino, el panorama no mejorará mucho, se nota en muchas personas más deseos de poder que de servicio, lo que nos mantendría hundidos como sociedad, esclavos de intereses materiales y personales, retrasando el desarrollo del país. La situación es muy compleja, el problema es a todo nivel. Sin duda hay gran descontento por parte del pueblo quien es el que más sufre con esta inflación, porque los que están en el gobierno y los enchufados, como llaman a los que se benefician en negocios con el tráfico de influencias, no sufre el problema del desabastecimiento y la inflación; pueden pagar a cualquier precio un bien escaso lo que conlleva a un aumento desproporcionado del valor en el mercado. Aunado a ese negocio redondo que tienen con el Dólar regulado al que solo pueden acceder unos privilegiados.

La solución mágica no existe. Se necesita un cambio general de mentalidad, una visión dirigida al beneficio colectivo. Es necesario implantar medidas fuertes e inflexibles para erradicar la corrupción. Se necesitan poderes autónomos que garanticen el cumplimiento de las leyes y la seguridad jurídica. (negritas mías). Eliminar todo control de cambiario e incentivar las inversiones extranjeras y nacionales, ofreciendo beneficios fiscales que sean atractivos en esta economía global, para que grandes industrias y corporaciones vuelvan sus ojos a Venezuela inviertan y generen fuentes de trabajo e ingresos para los ciudadanos, que dicho sea de paso deben cambiar esa mentalidad de dependencia del Estado y formarse para el trabajo productivo. Se debe aplicar una reingeniería en todos los entes públicos, Fuerzas Armadas y Orden Público, buscando mejorar las condiciones de vida de quienes allí realmente cumplen con sus funciones, ya que satisfaciendo a cabalidad sus necesidades básicas evitando la corrupción y el matraqueo. Así botar a aquellos que solo saben cobrar un salario sin prestar un buen servicio, o nunca estuvieron realmente calificados para los cargos que poseen.

Bueno aquí pudiéramos pasar todo un día plasmando ideas para mejorar, pero los oídos a quienes deben llegar creo son sordos.

La inflación nos golpea duro a todos los tipos de ingresos, cada vez alcanzan para menos y cualquier imprevisto descuadran nuestro ya ajustado presupuesto. Muestra de esto es que este mes se dañó el aire de la sala del apartamento en Margarita y corregir una fuga de gas salió por bolívares 108.000. No sé cuánto más se pueda soportar el abrir huecos para tapar otros. A Dios gracias estamos con ciertas formas para maniobrar y apelar a lo que queda de ahorros, algo así, que un poco mejor que muchos que por la inseguridad y la necesidad de la mayoría seguirán en vertiginoso aumento.

Necesariamente seguimos trabajando en forma tesonera observado otros horizontes donde se pueda sacar provecho de la buena semilla con la esperanza de mejores frutos, lamentablemente las cosas están muy elevadas en precios que ni con algo de dinero alcanza para hacer proyectos de inversión que ayuden a mantener el sostén de la familia.

Como se puede apreciar en dos cuartillas escritas por un profesional joven, que con su trabajo y buenos ingresos ya se le dificulta el mantenimiento de su apartamento y su familia, en un sitio donde el aire acondicionado es de primera necesidad, su análisis es el reflejo por el cual muchos jóvenes nos han dejado, y no es que lleguen a otro país en condiciones privilegiadas, les implica sacrificios y amoldarse a un nuevo ambiente, pero lo que ganan les alcanza para vivir más o menos bien, hay quienes corren mejor suerte y alcanzan sistemas de vida más holgados, se conocen muchos casos.

Nuestra situación se ha complicado, tal vez o mejor llegamos a este extremo por los errores de prometer un socialismo sin que las condiciones estructurales y conciencia política del pueblo estuvieran dadas, esto sin duda le dio armas a los adversarios para el ataque despiadado, y porque no se supo conducir una economía estructurada muchas décadas bajo un esquema capitalista y así continúa por la influencia nacional de poderosos sectores y la foránea en la administración de los cuantiosos recursos derivados de la industria petrolera, se desperdiciaron muchas oportunidades, y una férrea guerra política de fuertes confrontaciones derrumbó un proyecto nacional ambicioso, pues sus conductores perdieron la brújula, y sus adversarios lograron atraer el descontento, en tal sentido el juego se trancó entre los que gobiernan poderes en la oposición y la ‘’revolución bolivariana’’ o socialismo del siglo XXI, mezcla que se percibe ya alejada de una realidad, quizás mejor solo ‘’REVOLUCIÓN BOLIVARIANA’’, así empezamos a digerirla mejor, pero la historia será la que al final de su real veredicto.

CONCLUSIONES

La única salida es la constitucional a través del diálogo político, un diálogo sin perjuicios y prejuicios donde la dirigencia de ambos bandos se despojen de todos los intereses personales y las ambiciones de poder con un ego elevado a los extremos, quienes están en la cumbre del poder político deben soltar sus amarras y pensar por el país y su pueblo, estos sectores políticos que parecen más bien, que defendieran un mercado de la política y no la ciencia como medio para la gobernabilidad y la exaltación de la democracia, pareciera que olvidan cuando están el poder la teoría y la praxis de la sana política y lo que esta connota.

Nos referimos a quienes forman gobierno, sea el Ejecutivo o el Legislativo, la verdad es que los que se hacen llamar oposición porque no ostentan la presidencia de la República, también gobiernan, tienen gobiernos estadales, alcaldías, ahora son mayoría en el poder legislativo, son poder sometidos a las mismas leyes, no pertenecen a otros país, entonces la política exige a ambos bandos conjugar esfuerzos por el bien colectivo y no de parcialidades todo se lo deben al pueblo que los eligió, o estamos fuera de la realidad, cuando afirmamos esto, entonces sí es sabido por la mayoría que la solución del problema económico está en la concordancia de las fuerzas políticas, por qué esperar que se desate una guerra a muerte entre hermanos por culpa de una minoría, quizás no pasen de 500 personas con alto poder de decisión, es decir que a la hora de un conflicto se desataría de pueblo contra pueblo, y los líderes volarían a tiempo para salvarse de la ira de la gente, es lo que ha pasado.

Hasta los del G-7 llamaron a la conjunción de esfuerzos, no llamaron a la guerra y refieren que el problema económico es por los choque de dos bandos en pugna por el poder. Dejarán sus obnubilaciones estos que osan llamarse los predestinados para gobernar o quizás más bien se arrogan altas condiciones políticas para hacerse al poder, y luego defraudan al pueblo que les concedió su confianza, sin duda están obnubilados, están actuando al margen de la razón cuando fijan posiciones intransigentes en perjuicio de la mayoría, la historia les juzgará por sus actuaciones al margen de las leyes y si de sus caprichosas acciones al dejar que nuestra patria se hunda o quede a la deriva.

Desde esta humilde tribuna, que nos abre Aporrea a la diversidad del pensamiento político, una vez más nos permitimos conminar a la alta dirigencia política del poder Ejecutivo y a la alta dirigencia del poder Legislativo, que, repetimos son gobierno, para que depongan actitudes radicales o extremas y dialoguen, conversen para superar esta grave crisis, que nos acosa hacia una hambruna, en la AN hay quienes tienen poder económico y de decisión para aportar a la solución del abastecimiento, de los precios y otros aspectos ya muy trajinados, y en el Ejecutivo Nacional también hay decisiones claves para destrancar el juego político que hunde la economía, deben saber que pasaron cinco meses de un decreto de excepción y este no ha contribuido a solucionar el alto costo de la vida, el acaparamiento, escasez y bachaqueo, y que sus constantes regulaciones de precios no surten ningún efecto positivo, pues en la práctica se regula un producto y la necesidad obliga a comprarlo a precios muy por encima de las regulaciones legales, hay muchos ejemplos, ya trajinados, preferible fuera que los precios se dejaran abiertos a la ley de la oferta y la demanda, quizás compráramos más barato, pues al haber competencia y abundancia u oferta de productos los precios bajan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a228648.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO