Por el bien o por el mal --- algo se está planificando

En agosto del 2015 Aporrea me publicó un artículo titulado “Los nuevos billetes de 1000 y 10000 Bs,” donde describo un sueño en donde un turista me sugirió que deberíamos tener en Venezuela billetes de 1000 Bs --- actualmente los billetes de más alto valor son de solamente 100 Bs.  
 
Ejemplo: Se necesitan 6 billetes de 100 Bs para comprar una botella grande de refresco, y 34 para comprar una caja de cerveza, lo cual es una situación absolutamente absurda.  
 
Entre otras cosas, dije lo siguiente: 
 
“Casi el 100% de mis sueños son lúcidos … también a menudo puedo decidir cambiar de escenario, o ir de un lugar a otro … tengo varios sitios donde pesco regularmente, o donde simplemente voy para observar …” 
 
“… Después de algunos “segundos” (el tiempo es relativo), se presentó un tipo --- me imagino que era un turista extranjero --- que pensaba que había que pagar algo para montarse en la estructura del hotel para observar los tiburones. De su bolsillo sacó un billete de 1000 bolívares (Bs) … Me parece que de aquí a diciembre es muy probable que un (1) dólar US llegue a costar 1000 Bs en ese mercado paralelo del negocio de la moneda … Entonces, gracias al turista que conocí en mis sueños anoche, propongo que el Banco Central produzca y emita de una vez los nuevos billetes de 1000 y 10000 bolívares.” 
 
Ver artículo:
http://www.aporrea.org/contraloria/a212573.html 
 
En febrero del 2016, casi exactamente seis meses después de mi sueño, el Banco Central de Venezuela anunció que iba a prepararse para emitir billetes de Bs 500 y Bs 1000 (¡un poco tarde me parece!). 
 
Ver artículo de noticia:
http://www.aporrea.org/contraloria/n286217.html 
 
Bueno, casi dos meses han pasado y no he visto ni un solo billete de 500 o 1000 Bs, y estoy seguro que cuando aparezcan ya serán obsoletos … una total perdida de energía …  
 
De todas maneras, anoche soñé por primera vez con Maduro --- eso en sí me sorprendió ya que nunca esperaría soñar con alguien que me cae tan mal --- o mejor dicho, soñé con varios Maduros. 
 
Era un sueño muy extraño.  
 
Como en el sueño del turista (arriba), fui a un sitio donde voy regularmente en mis sueños, es un pueblito turístico al lado del mar, y allí, mientras que caminaba viendo los recuerdos y artefactos que vendían en las pequeñas tiendas del malecón, vi a Maduro vestido en el uniforme blanco de la Armada venezolana, y estaba preguntando el precio de algún artefacto que tenía en las manos, como si fuera algo muy valioso, posiblemente un artefacto arqueológico, no sé. 
 
A primera vista me sorprendieron dos cosas: 
 
1) Nadie parecía reconocerlo. 
 
2) ¿Por qué estaba vestido con el uniforme blanco de la Armada venezolana? 
 
Bueno, lo observé durante un tiempo. 
 
Maduro seguía allí, caminando de tienda en tienda, solo, sin acompañamiento, lentamente, viendo los recuerdos y artefactos tipo arqueológicos y antigüedades, pero con una sonrisa infantil, como si estuviera comprando juguetes, o algo así.  
 
Después de algunos minutos dejé de verlo y volteé hacia la pequeña marina que se encontraba del otro lado de la calle del malecón, donde los turistas estaban caminando sobre los viejos muelles de madera observando las aves marinas y las pequeñas embarcaciones, algunas de pescadores y otras tipo lanchas y yates. 
 
De repente, allí entre los turistas del muelle, vi a Maduro otra vez, vestido igualito con el mismo uniforme blanco de la Armada venezolana. Andaba viendo las embarcaciones preguntándoles a los dueños de los yates cuánto costaría comprar un yate.  
 
Hmmm …  
 
¿Cómo hizo Maduro para llegar tan rápido a ese lugar?  
 
Entonces, me volteé rápidamente hacia las tiendas para asegurarme … 
 
“¡PLOP!” 
 
Allí en una de las tiendas estaba el primer Maduro, sonriendo, preguntando cuanto costaba algún artefacto. 
 
Pensando que me estaba volviendo loco me volteé de nuevo hacia los muelles y allí se encontraba el segundo Maduro, preguntando los precios de los yates.  
 
Mire por todas partes para ver si la gente se había dado cuenta de que habían dos Maduros, pero parecía que nadie se había dado cuneta, incluso, nadie notaba que Maduro era Maduro, el presidente de Venezuela.  
 
Era simplemente otro turista más, entre miles. 
 
Bueno, pensé, “Este es un sueño … es solamente un sueño … y ya que mis sueños son lúcidos, sé muy bien que todo es posible, y que si este lugar no se encuentra en Venezuela, entonces es muy posible que nadie sabría quién es Maduro. Pero, ¿Cómo es que hay dos Maduros, y los dos están vestidos con el uniforme blanco de la Armada venezolana? Maduro no es un militar, y nunca lo fue, ¿Entonces?” 
 
Ver sueños lúcidos:
https://es.wikipedia.org/wiki/Sue%C3%B1o_l%C3%BAcido 
 
Ver uniforme de la Armada:
http://www.diarioeltiempo.com.ve/sitio/escuela-de-grumetes-te-invita-enfilarte-en-la-armada 
 
Poco después, justo cuando iba a caminar hacia el centro de esa pequeña ciudad turística, saliendo del sector de los muelles, miré hacia el mar, y allí, abajo, vi que se estaba llevando a cabo una gran subasta, afuera, bajo una gran toldo blanco y rojo, y que los participantes eran un montón de sifrinos (momios) y ricachones, tomando cocteles y levantando sus manos para anunciar sus deseos de comprar los artefactos que se estaban ofertando, pero a precios millonarios.  
 
Mientras observaba, de repente noté que desde la orilla del espacio un tipo alto vestido de blanco --- sí, con el uniforme de la Armada venezolana --- levantó su mano y compró un cuadro original de Monet por algo como 22 millones de dólares.  
 
“¡PLOP!” 
 
¡Maduro otra vez! 
 
Me pregunté, “Qué hace Maduro allí? 
 
¿Qué hace comprando una obra de arte tan valiosa? 
 
¿Con qué dinero pagará esa compra? 
 
También me sorprendió que este tercer Maduro se sonriera al comprarla, como si tuviera millones de dólares en algún banco suizo, o como si fuera un gran inversionista capitalista de nivel internacional, o un gran ricachón o banquero, o algo así.   
 
Bueno, en ese momento me pregunté, “¿Será entonces que el otro Maduro se compró un yate en el muelle, y que el primer Maduro se compró una antigüedad muy valiosa?  
 
En ese momento que me desperté. 
 
La primera cosa que me vino a la mente al despertarme fue, “¿Será que esto significa que Maduro está poniendo en marcha un plan de privatización de Venezuela, para venderlo pedazo por pedazo a los extranjeros, pero con el fin de convertirse el mismo en el hombre más rico del mundo?” 
 
¿Será de allí donde Maduro consiguió/conseguirá tanto dinero? 
 
También me pregunté, “¿Por qué Maduro andaba solo, sin su esposa, y sin sus hijos? ¿Será que Cilia Flores es realmente solamente una fachada? 
 
¿Y por qué Maduro portaba el uniforme blanco de la Armada venezolana? 
 
Bueno, tengo una teoría sobre el significado del sueño, o, de por qué y cómo se desarrolló la historia del sueño antes de que yo apareciera allí en ese pueblito turístico. 
 
En el sueño --- no en realidad --- es posible que la Armada secuestro a Maduro y su familia, lo vistieron a él de miembro de alto rango de la Armada para poder enviarlo en un buque de la Armada a alguna isla donde nadie lo reconociera, haciéndolo pasar por un militar ricachón venezolano, y que le hayan depositado varios millones de dólares que Maduro, antes de que los secuestradores le envíen su familia a la isla, debía gastar o invertir en artefactos preciosos para evitar que queden rastros del dinero, lo cual pudiera inculpar a los secuestradores y a sus financistas. 
 
Por eso Maduro andaba vestido de militar, por eso tenía mucho dinero, por eso gastaba el dinero, por eso andaba solo, y por eso sonreía, ya que tenía miedo de perder su familia, y tenía que portarse bien y cumplir con las ordenes de los secuestradores.  
 
En otras palabras, en mi sueño, Maduro fue sacado del poder al estilo de lo que les ocurrió a Arístide y a Zelaya, donde fueron secuestrados y sacados del país antes de completar el golpe de estado. 
 
Ahora, no digo que mi sueño sea una advertencia de algún hecho en particular, no, pero lo que sí es muy extraño es que sueñe con Maduro, en otras palabras, me parece que --- por el bien o por el mal --- algo se está planificando.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3956 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a226541.htmlCd0NV CAC = Y co = US