Mentes disociadas

Que me expliquen cómo se supera el rentismo con la extracción y refinación de Oro. De la dependencia del Petróleo a la dependencia del Oro ¿Dónde está la diferencia?

Chávez supo que había que captar la renta petrolera para pagar una deuda social, nivelar las oportunidades y calidad de vida para toda la sociedad, en Venezuela y más allá. Para eso fueron creadas las Misiones, en salud, en el acceso a la educación, a la vivienda, al agua potable. Pero cancelar esa deuda significaba avanzar en el cambio del modelo político y económico; impulsar un cambio de espíritu, de hábitos, de necesidades, de prioridades existenciales.

En el año 2013 repatrió las reservas de oro que estaban en Inglaterra. La idea era fortalecer al bolívar, respaldar al bolívar con nuestras reservas y quizá disponer de ellas por motivos extremos pero soberanos, socialistas.

Hoy se están vendiendo las reservas de oro, se "captan" las divisas para pagar una deuda que nadie sabe a quién y a cuánto asciende. Una deuda contraída luego de vaciar nuestras reservas internacionales para dárselas a la empresa privada, a los capitalistas ladrones.

Ahora ¿Cómo se explica que en televisión se denuncie con insistencia sobre este asunto, que se diga, con pelos y señales, quienes se robaron los dólares y cuántos se robaron, y no se diga cuáles son los responsables de estas torpes (o calculadas) decisiones, que hicieron que desaparecieran, al punto de que ahora estamos pensando en vender nuestro oro, las "reservas" de oro? ¿Cómo se explica que nadie es responsable de ésto –porque ésto pasó, los dólares se los robaron-; por lo menos que no haya quién reconozca la metida de pata, que admita o diga –como una vez lo hizo Lusinchi con los banqueros- "los capitalistas me engañaron"?

No. Se robaron miles de millones de dólares y nadie va preso, nadie es confiscado, ni una sola empresa expropiada en nombre del pueblo estafado, nadie es castigado. Todo pasó como un fenómeno de la naturaleza, no hay humanos implicados, la voluntad humana parece que nada tuvo que ver con que ahora no tengamos dólares, o euros, en reservas, o que tengamos una deuda innombrable; que no fue nadie, sino algo, lo que nos obliga ahora extraer oro, refinar oro y vender oro (que es algo que nos obliga, a lo que cínicamente llama el gobierno, "superar el rentismo petrolero")

Este es el problema de la impunidad. La impunidad disocia las mentes que buscan justicia, desquicia a los que buscamos explicaciones, razones para los "porqué" de la crisis. Si hay responsables de las muertes de las guarimbas ¿Por qué no hay responsables de esta crisis, de esta "guerra", de esta "emergencia" económica? Si robas vas preso o recibes un castigo proporcional a tu delito. Si eres negligente, igual. Si metiste la pata, por lo menos pide disculpas, por lo menos da una explicación razonable, que todos podamos entenderla sin disociar el discurso de la realidad, sin disociarnos.

¿Para qué y para quién son los recursos que quiere captar el Estado?

A Lusinchi los banqueros, liderados por otro banquero, presidente de BCV, el señor Pedro Tinoco, lo "engañaron" (¿dos veces?). Luego los banqueros "engañaron" a Caldera II. Ahora le tocó el turno a Maduro y a su gobierno social democrático. Estamos impulsando unos Motores Productivos con la empresa privada, liderados por un empresario privado, el señor Pérez Abad. Ya los farmacéuticos se robaron millones de dólares y las ensambladoras otro tanto, por supuesto el intocable Lorenzo Mendoza, Procter & Gamble, Colgate, y demás inimputables; ¡Gold Reserve! Pero se necesita repetir la dosis de millones de dólares para levantar la producción ¿Con quienes vamos a levantar la producción? con los únicos que pueden producir en este país – ¿país de retrasados mentales?-, es decir, con los capitalistas de siempre, con los empresarios privados, que sí saben producir en gran escala. Porque ahora el país está blindado con no se sabe qué formula administrativa infalible. Ahora no se van a robar los dólares.

Para ellos, para los capitalistas, irán a parar todos los dólares que obtengamos de la venta del oro, para estos niños de pecho, para estos angelitos del cielo, de comprobada reputación "socialista", garantizada por el empresario Miguel Pérez Abad. Se parece al cuento de Pedro Tinoco y Lusinchi (Con la diferencia de que Lusinchi declaró en público que lo habían "engañado". Nadie se lo creyó, por supuesto, pero por lo menos lo dijo).

Dólares para producir Atún. El gobierno financia una empresa atunera a privados, pero no querrás saber cuánto te cuesta una lata de atún en un abasto. Hay que exportar. El gobierno da dólares a los empresarios que deseen exportar, pero, si así fuera ¿qué beneficio hay en hacer a una familia rica más rica, o a una pobre, rica y capitalista? ¿A quién beneficia que Venezuela tenga una empresa que exporta los mejores mármoles si la sociedad no recibe nada a cambio de esta actividad? Solo el señor capitalista que es dueño de la empresa tendrá riqueza y beneficios. Los empleados serán explotados, humillados, y a lo largo abandonados del Estado, del gobierno, de Dios. ¡Dólares para invertir en la producción de dólares! Mejorar la "calidad de vida" del venezolano expandiendo una sociedad de empleados, de explotados y consumidores de basura. ¿No les parece un socialismo muy extraño este?

Sí es extraño. Porque esto no es socialismo. Esto es una vulgar socialdemocracia, como la de los adecos y copeyanos. Porque ya se adelanta el llamado "pacto social", entre burocracia política, empresarios capitalistas y sindicatos corruptos, más el consabido ejército represor (habría que saber qué piensan de esto los capitanes formados con el espíritu de Chávez)

Las apetencias del imperio en acelerar la entrega de la revolución, de la derecha oligarca nacional e internacional en acelerar un golpe de Estado o una salida rápida del gobierno y del chavismo, no debe servir de excusas al "pacto social". La salida es movilizar al pueblo chavista para profundizar la revolución con medidas socialistas firmes. Castigar a los empresarios ladrones, a los acaparadores, a los burócratas cómplices, pero explicar bien el asunto, hacerlo público, admitir las responsabilidades, hacer juicios públicos, confiscar empresas, expropiarlas, tomar el control de las redes de distribución, dar responsabilidades a las organizaciones de base para el control de la distribución, moralizarla, conmover a toda la sociedad para que se defiende del capitalismo y de los capitalistas. No caigamos de nuevo en la misma trampa. Chávez no se inmoló para que ahora volviéramos al pasado.

El disimulo y la mentira revienta la lógica del discurso. Disocia las mentes de quienes son sus receptores. Estamos creando las condiciones para ser presas de la tiranía.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1851 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: