La vaina se pone oscura, se anuncia la hambruna

Mientras el gobierno y la oposición nos entretienen con el pasaporte de Nacho, la corrupción en el Ministerio de alimentación y los ruidos de sables en los cuarteles y nos anuncian golpes de estado, la situación económica se agrava y el pueblo se desespera y se angustia en la búsqueda de los alimentos, las medicinas, los repuestos para automotores, el país va quedando en la ruina, que ya hasta vergonzoso hablar del Legado, Para el gobierno nacional con altos precios del petróleo, tenía recursos para continuar el circo y de vez en cuando una migaja de pan para el proletariado.

Es vergonzosa la conducta del gobierno nacional, continúa con el descaro y el cinismo, de hacer creer a los venezolanos que vivimos en un mundo feliz, asimismo, es lastimosa la situación de carencia de la mayoría de nosotros, azotados por el hambre al no encontrar los alimentos y cuando los hallamos es con un alto costo, donde el salario mínimo nacional no alcanza para comer, menos para vestirnos y comprar medicinas. Es una crisis total. Está llegando a etapa terminal. Es terrible la escasez, el desabastecimiento, agregando a estos flagelos la hiperinflación y mega especulación auspiciada desde el gobierno por funcionarios del Ministerio de Alimentación y su organismo el SUNDDE, los precios justos y los productos de precios regulados desaparecieron ante la inacción del gobierno. El gobierno sabe y conoce que desde el ministerio de alimentación, desde su cadena de distribución y comercialización hay una gran corrupción, más los fraudes y estafas cometidas con las divisas, más los sobreprecios de los alimentos importados. Los productos de primera necesidad son contrabandeados a los países fronterizos y los militares están interviniendo en todos estos negociados.

Al viacrucis en la búsqueda de alimentos para la familia, donde hay que recorrer casi todos los supermercados en el rastreo de la comida para la familia, los PDVAL, Los Mercales y Bicentenario cerrados por corrupción, a toda este martirio y suplicio hay que agregar la inseguridad, el hampa impone su ley, si no lo quiere creer recorra los municipios del Sur del estado Bolívar y las mal llamadas zonas de Paz. El calvario sigue ante la falta de medicinas, se nos mueren los familiares y se agravan sus enfermedades ante la falta de tratamiento. Aquí falta de todos, los repuestos y autopartes para vehículos está acabando con el parque automotor venezolano, vamos camino a cubanización, con los desfiles de sus autos del año 50. No Hay cauchos ni baterías, se consiguen en el mercado libre, hay un Dólar Today para cada rubros o productos, ante la mirada indiferente y tolerantes de las autoridades (in)competentes y los funcionarios que voltean su mirada hacia otro lado.

En Tiempos de Cuaresma, que es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua. Se trata de un tiempo de purificación e iluminación. Pero en Venezuela fue todo lo contrario ni espiritualidad ni iluminación, sino todo lo contrario, nubes negras ese 17 de enero. El Miércoles Negro, del paquetazo neoliberal y la usanza del capitalismo salvaje, nos vino con aumento de la gasolina y con la devaluación de nuestro signo monetario, los dólares a 6,30 bolívares pasa a 10 bolívares, para los sectores salud, medicinas, alimentación, misiones y grandes misiones y áreas vitales de insumos básicos. Es decir incremento en los precios de los alimentos, medicinas, etc. Además estamos en los Tiempos del Arroz, la escasez más significativa en la dieta del venezolano, hasta se usaba como refrán la abundancia del arroz, se recuerdan del ¡como Arroz! Las cosechas en Portuguesa, Guárico y Cojedes de este cereal eran por millones de kilos, había excedentes hasta para exportar, eran tan inmensas las cosechas que se contrataba a trabajadores para hacer ruidos y lanzar cohetes para ahuyentar los pájaros arroceros que venían de Norteamérica a comer arroz, nunca en esos tiempos se responsabilizó al imperio por la llegada de estas aves.

Asimismo, nos vino con el cuento de la reestructuración de la Ley de Precios Justos para establecer un nuevo sistema de precios, cónsonos con los precios reales de los 100 productos esenciales para el pueblo. El precio justo no existe presidente Maduro y SUNDDE no cumple sus funciones, aquí está desatada la especulación, porque los alimentos se desaparecen en los comercializadoras y distribuidoras del gobierno, impera la corrupción con los alimentos y con todos los bienes y productos de consumo masivo.

Este miércoles se aumentó el salario mínimo nacional de 9647 a 11578 bolívares, un aumento mensual de 1931 bolívares y diario de 64,37 bolívares, ese aumento no alcanza para un café. La cesta ticket, que no forma parte del salario, llegó a 13 mil 275 bolívares. Presidente es aumento no compensa nada las necesidades de los trabajadores, ante la escasez, el desabastecimiento, la especulación y la inflación, ese salario mensual no alcanza para comer una semana, es una burla, es un descaro contra el pueblo venezolano. No se pueden continuar repitiendo los errores constantemente, sabemos que el país no produce nada, ni alimentos, ni medicinas ni repuestos ni autopartes, que la mayoría de los insumos que usa la industria venezolana es importada y hay restricciones de dólares por la caída del precio del petróleo, que se comenzó a derrumbar a mediados del 2015.

Yo me imagino que los jerarcas del gobierno y la cúpula del PSUV no compra en los abastos ni supermercados ni jamás han hecho una cola sabrosa para adquirir jabón de baño, desodorantes, jabón para lavar, crema dental, menos para azúcar, aceite, pollos, café, arroz, harina pan y harina de trigo y pastas, etc.

Con el salario mínimo dan ganas de llorar en un supermercado, un kilo de pollo, si lo encuentra son 3 mil bolívares, el queso blanco 2 mil bolívares, la cebolla 1500 el kilo, el pimentón 1600 bs, la carnes 2000 bs. Café 2000 bolívares, arroz 600 bs. Azúcar 600 bs, si se consigue, por ahora hasta los bachaqueros no tienen productos, porque la escasez se ha acentuado, corremos el riesgo de morir de inanición y pasar a ser un pueblo subalimentado. Los pensionados del Seguro Social seguimos esperando el Bono de Salud y recreación ofrecido por el presidente maduro el 23 de febrero de 2014. No cumplió ni honró la palabra. http://www.eluniversal.com/economia/140224/otorgan-bono-para-medicina-y-turismo-a-los-pensionados

 

Las cosas andan tal mal en el país, que los ciudadanos venezolanos este año no pudieron adquirir la Póliza de los seguros de sus vehículos, porque una póliza anda por los 450 mil bolívares y las mensualidades en 20 mil bolívares. Hay que investigar a SUDEBAN, porque los venezolanos no pueden depositar en los bancos más de 300 mil bolívares, porque se lo confiscan y se los roban, porque al final los ciudadanos abandonan el reclamo y adiós dinero, ¿por qué SUDEBAN no investiga los dineros de los narcotraficantes y corruptos que tienen los dineros en los paraísos fiscales, a las empresas de maletín que estafaron a la nación por más de 260 mil millones de dólares por entrega de divisas de parte de CADIVI y otros organismos del control de cambio? Esto fue denunciado y documentado por Marea Socialista.

 

jlrlinares@gmail.com

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7339 veces.



Juan Linares Ruiz

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: