El presidente Maduro mató mis sueños de entrar al reino de los ricos

Yo bailaba en una pata cuando hice mi declaración del ISRL y la chica que me atendió me dijo que debía pagar Bs. 1.800 por los Bs. 171.000 obtenidos como instructor MT en una de nuestras universidades durante el año 2015. Al fin me dije orgullosos ingrese en el reino de los ricos que pagan impuestos en nuestro país.

Creo que fue durante las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado cuando algunas veces me tocó pagar impuestos al fisco por concepto de salarios percibidos. Después más nunca hasta ahora. Yo estaba exento porque mis ingresos eran muy bajos y tenía una carga familiar de 5 hijos. Yo estaba en la categoría de los pobres (o marginados) y por lo tanto El Estado debía protegerme y me excluía como contribuyente.

Todos los políticos siempre han sostenido que sólo deben pagar impuestos al fisco los que ganen más, pues es de justicia que quien más gane, más pague. Durante muchos años me sentí acomplejado al saber que yo no entraba a la categoría de los que pagan impuestos, la cual como decía Renny Otolina, "eran Clase Aparte".

Iba a salir corriendo a pagar mis impuestos cuando me di cuenta que no tenía suficiente efectivo en la mano y por lo tanto había que ir al banco a sacar de mi cuenta de ahorros (Aunque ustedes no lo crean tengo ahorros que llegan hasta los cuatros dígitos). Cómo tenía tres meses de tiempo para hacerlo me dije: lo pago con las entradas de la próxima quincena.

Cuál no sería mi sorpresa cuando en un acto público el Presidente Obrero ordenó subir la Unidad Tributaria, para que los que ganemos menos de Bs. 300.000 al año no tengamos que pagar impuestos al fisco y por lo tanto, la contribución que yo iba hacer para paliar un poco la crisis por la baja de los precios del petróleo, no será posible. Es tal que ordenó que si ya alguien había pagado, que le devolvieran el dinero.

Eso no se hace Presidente, usted no puede matar los sueños de los que aspiramos algún día ser considerados ciudadanos de primera y contribuir al mantenimiento de nuestra revolución y más cuando estamos en una crisis que casi nos lleva al fondo del abismo. Pienso que su decisión nos excluye y ayuda a mantenernos en la categoría de los pobres. Fíjese que El Comandante se enorgullecía al decir que había logrado bajar la pobreza del 60% que recibió en el año 1999 a menos del 20% para el 2012.

Nos dicen que dejamos de ser un país que ya no vivirá del rentismo petrolero, que ahora tenemos que producir y sostener con nuestros esfuerzos la economía del país y cuando ya estamos convencidos de eso, entonces usted nos sale con que no necesitan de nuestra contribución y los que ya nos considerábamos clase media y por lo tanto aspirantes a ser contribuyentes, caímos como Condorito

¿Qué distingue a un país del primer mundo desarrollado?: Que todos sus ciudadanos pagan impuestos. En algunos le pechan hasta el 60% de sus ingresos. ¿Cuándo es que nosotros vamos a igualarnos a esos países?: Cuando todos paguemos impuestos y con orgullo reclamemos por el mal funcionamiento de los servicios públicos, pues "nosotros pagamos los impuestos que sostienen al gobierno que está mandando.

Señor Presidente, le pido de corazón, reconsidere la medida, haga que todos los venezolanos y extranjeros que aquí trabajan, se lucran, disfrutan y se benefician de todos los servicios y bienestar social que hemos creado durante los últimos 17 años paguen impuestos al fisco. Eso creará una cultura en el ciudadano común de responsabilidad, de ser parte integrante de la nación y cuidará de los bienes que a todos pertenece. Usted sabe que si el gobierno llega a estar en manos de la derecha capitalista, ellos logran esto mediante la subida de los precios en las tarifas que impondrán las empresas privadas a las cuales le den en concesión o vendan estos servicios públicos.

Cualquier país del mundo que en sus arcas tributarias reciba mensualmente 3.000 millones de dólares y de pronto sólo perciba 70 millones, lo menos que hace es declarar una emergencia nacional y pedir a sus ciudadanos que contribuyan a paliar esa crisis. Cuando usted señor Presidente me impide contribuir con el pago del ISLR, pienso me está negando hasta la categoría de ciudadano nacido en este nuestro país y aleja mas mis sueños de entrar al reino de los ricos que pagan impuestos.

Nota: Agradezco a mis lectores no tomar este escrito como una mamadera de gallos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3195 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: