Congreso en Panamá

Tronos contra repúblicas Desde 1821, Simón Bolívar imparte instrucciones a Joaquín Mosquera para preparar un gran encuentro de las naciones latinoamericanas.

Lo llama Congreso Anfictiónico, como los de la Grecia clásica, que reunían Ciudades Estado políticamente autónomas pero unidas por una cultura común para debatir sus problemas en sitios prestigiados por la tradición religiosa o histórica. El llamado es continental:
su designio, planetario.

En el trajín de las batallas, Bolívar vigila la constitución de la Santa Alianza, liga de los absolutismos de Europa para sofocar a sangre y fuego revoluciones y libertades. Ésta reúne en 1822 en Verona un Congreso para planificar una intervención que devuelva a España sus colonias americanas. Si los tiranos se coaligan para oprimir, los pueblos se unen para defenderse. Contra conspiración de tronos, hermandad de Repúblicas..

Una liga verdaderamente americana Pedro Gual, secretario de relaciones exteriores de la Gran Colombia, envía en octubre de 1821 misiones diplomáticas por todos los territorios independizados: Miguel Santamaría se dirige a México; Joaquín Mosquera al Perú, Chile y las Provincias Unidas del Río de la Plata. El Libertador fija sus instrucciones: “Nada interesa tanto en estos momentos como la formación de una liga verdaderamente americana. Pero esta confederación no debe formarse simplemente sobre los principios de una alianza ordinaria para ofensa y defensa: debe ser mucho más estrecha que la que se ha formado últimamente en Europa contra las libertades de los pueblos. Es necesario que la nuestra sea una sociedad de naciones hermanas, separadas por ahora y en el ejercicio de su soberanía por el curso de los acontecimientos humanos, pero unidas, fuertes y poderosas para sostenerse contra las agresiones del poder extranjero. Es indispensable que usted encarezca incesantemente la necesidad que hay de poner desde ahora los cimientos de un cuerpo anfictiónico o Asamblea de plenipotenciarios que dé impulso a los intereses comunes de los Estados americanos, que dirima las discordias que pueden suscitarse en lo futuro entre pueblos que tienen unas mismas costumbres y unas mismas habitudes y que por falta de una institución tan santa pueden quizá encender las guerras funestas que han desolado otras regiones menos afortunadas”. La confederación no es cesión ni abdicación de soberanías, sino unión para la defensa de pueblos hermanados por cultura y costumbres; solución pacífica de controversias y rechazo de los conflictos fratricidas que podrían debilitarlos y fragmentarlos. El 7 de diciembre de 1824, poco antes de que la Independencia Americana quede sellada en Ayacucho, se lanza la convocatoria desde Lima..

Un equilibrio perfecto A principios de 1826, el Libertador anota ideas básicas sobre los propósitos del Congreso, que vale la pena citar in extenso por la proyección que tendrá sobre la diplomacia americana y la mundial:
El Congreso de Panamá reunirá a todos los representantes de la América y un agente diplomático del Gobierno de Su Majestad Británica. Este Congreso parece destinado a formar la liga más vasta, o más extraordinaria o más fuerte que ha aparecido hasta el día sobre la tierra. La Santa Alianza será inferior en poder a esta confederación, siempre que la Gran Bretaña quiera tomar parte en ella como Miembro Constituyente.

El género humano daría mil bendiciones a esta liga de salud y la América como la Gran Bretaña cogerían cosechas de beneficios.

Las relaciones de las sociedades políticas recibirían un código de derecho público por regla de conducta universal.

1° El Nuevo Mundo se constituiría en naciones independientes, ligadas todas por una ley común que fijase sus relaciones externas y les ofreciese el poder conservador en un congreso general permanente.

2° La existencia de estos nuevos Estados obtendría nuevas garantías.

3° La España haría la paz por respeto a la Inglaterra y la Santa Alianza prestaría su reconocimiento a estas naciones nacientes.

4° El orden interno se conservaría intacto entre los diferentes Estados y dentro de cada uno de ellos.

5° Ninguno sería débil con respecto a otro; ninguno sería más fuerte.

6° Un equilibrio perfecto se establecería en este verdadero nuevo orden de cosas.

7° La fuerza de todos concurriría al auxilio del que sufriese por parte del enemigo externo o de las facciones anárquicas.

8° La diferencia de origen y de colores perdería su influencia y poder.

9° La América no temería más a ese tremendo monstruo que ha devorado a la isla de Santo Domingo, ni tampoco temería la preponderancia numérica de los primitivos habitadores.

10° La reforma social, en fin, se habría alcanzado bajo los santos auspicios de la libertad y de la paz, pero la Inglaterra debería tomar necesariamente en sus manos el fiel de esta balanza..

Ventajas para Inglaterra A continuación, Bolívar apunta que “la Gran Bretaña alcanzaría, sin duda, ventajas considerables por este arreglo” :
1° Su influencia en Europa se aumentaría progresivamente y sus decisiones vendrían a ser las del destino.

2° La América le serviría como de un opulento dominio de comercio.

3° Sería para la América el centro de sus relaciones entre el Asia y la Europa.

4° Los ingleses se considerarían iguales a los ciudadanos de América.

5° Las relaciones mutuas entre los dos países lograrían con el tiempo ser unas mismas.

6° El carácter británico y sus costumbres las tomarían los americanos por los objetos normales de su existencia futura.

7° En la marcha de los siglos, podría encontrarse, quizá, una sola nación cubriendo el universo -la federal.

Tales ideas ocupan el ánimo de algunos americanos constituidos en el rango más elevado; ellos esperan con impaciencia la iniciativa de este proyecto en el Congreso de Panamá, que puede ser la ocasión de consolidar la unión de los nuevos estados con el Imperio Británico.

# Bolívar juega el as de Inglaterra contra la baraja de reyes de la Santa Alianza. La partida del Congreso de Panamá apenas comienza. .

PD: El “Luis Brito” que apoya con su firma la candidatura de un converso no soy yo.

luisbritto@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11059 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: