Alguien pregunta ¿Qué hacer...y el pueblo responde ¿Como para qué...

Se dice que todas las respuestas que necesitamos para resolver nuestros asuntos existenciales de cualquier índole, están en los libros, pero, de haber sido ciertas estas aseveraciones el mundo no estaría tan descompuesto como lo esta, porque, si a ver vamos, hay y existe un libro, que según informaciones fidedignas, se dice, ha sido el libro mas impreso y vendido en toda la historia de la humanidad, tan antiguo como la vida misma, y, que a pesar de tener mas de tres mil años, aun en la actualidad, continua siendo un libro de consulta inmediata, en el cual los seres humanos se refugian, para entender mejor su comportamiento y dar respuestas a su forma de ser, este libro, que es compendio de varios libros a la vez, lo bautizaron con el titulo de "Biblia"; y ¡Vaya! ustedes a saber si de verdad se le ha prestado mayor atención a lo que en este libro se dice, para dar respuestas a las dos interrogantes que se plantea el titulo de este escrito, presentado como propuesta de articulo de opinión. Quizás es muy probable, y de hecho, los acontecimientos lo hacen ver de esa forma, que con el correr del tiempo, y a través de los años, la deformación y descomposición del comportamiento humano, de acuerdo a unos intereses muy personales y muy particulares, hayan hecho que los hombres (como género humano), en su inusitada ambición por el poder, sin importarle el costo de su inconsciencia, haya permitido que la humanidad, desatendiera el llamado divino en las palabras de Dios, y de ahí, que hoy en día tengamos que andar como los propios PENDEJOS, haciéndonos preguntas sin sentido; y gracias a ese mismo Dios que no hemos querido escuchar, atender ni obedecer, del que nos habla ese libro maravilloso, aun contamos con algunas personas de mentes conscientes que hoy siguen pretendiendo, poner orden en la pea. Y que nadie crea que me va a sacar de mi espíritu y naturaleza mundana.

Cuando conjugamos y entre mezclamos, las ideologías político partidistas, con dogmatismos, fanatismos ideológicos religiosos y espirituales, entonces la cosa se nos convierte, en algo que denominan "Pandemónium", que vendría siendo, algo así, como que, un soberano y descomunal desorden religioso espiritual, pero, controlado por intereses mutuos de ambas partes, es decir, andan demonios, diablas, brujas, brujos, santos, vírgenes, payasos, payasas, marineros, tramoyeros y dueños de circos, todos y todas en una misma comparsa, y se reconocen como iguales, luego entonces, es cuando surgen las insólitas de ¿Que hacer...para que la otra parte responda, con otra pregunta ¿Como para que...

Ahora bien, cuando personas, inconscientes, como quien suscribe este escrito, que no tiene la mas mínima prostituta idea de las cosas que hace y dice, pero que se cree -y de hecho así es- con el sublime derecho de opinar en algunos asuntos, y, con la autoridad amplia y suficiente para criticar lo que se le venga en ganas, sin tan siquiera proponer o aportar algunas soluciones para algunos asuntos en específicos, es cuando se presenta el verdadero problema, porque se crean las condiciones mínimas, para un estado de conmoción social o de caos, que conllevaría a los ciudadanos y ciudadanas de un país o nación, a tener que vivir de paranoia y zozobra colectiva, y de ahí, "De Barrio obrero" a la "Barbarie", y sin pensarlo mucho estaríamos en una "Guerra Civil", y de ahí a la destrucción "un paso es" y "cantando bajito" nos vamos a pie, es decir, no hay que hacer colas, ni esperar "la guagua" para caernos a coñazos.

No obstante y en virtud de hacer un aporte para responder la pregunta de ¿Que hacer..., claro esta, todo esto si la misma se enmarca dentro del contexto político actual, por el que hemos estado transitando luego de la AUSENCIA FÍSICA de "Nuestro Eterno Amado Gigante" HUGO RAFAEL Chávez FRÍAS; el gran y enorme descalabro electoral del 6D de 2015, y la respuesta es muy humilde, simple y sencillita, que no guarda mayores complicaciones de sofismas, rimbombancias, o sofisticaciones inútiles, para el léxico popular o la DIPLOMACIA COMUNITARIA, es decir, una respuesta que no tiene ningún vestigio de visión meritocracia, ni capricho tecnocrático, que pueda llegar a confundir y des configurar el real entender del PUEBLO DE A PIE, que tan solo pretende solución a las mínimas a las necesidades mas urgentes que nos abruman...

Hay mas de cinco millones y medios de personas que nos mantenemos fieles, leales, consecuentes y muy comprometidos y comprometidas disciplinadamente al gobierno revolucionario de nuestro camarada, hermano y amigo Nicolás Maduro Moros; mas de cinco millones, de hombres y mujeres, de las cuales es probable que dos millones de ellos y ellas estemos dispuesto, dispuestas, decididos y decididas a realizar los sacrificios que sean necesarios para defender nuestra patria y nuestro gobierno revolucionario, pero, para tratar de evitar de tener que llegar a esos extremos, se hace de VITAL IMPORTANCIA, que las instituciones gubernamentales, y sobre todo nuestros lideres, lideresas, y diferentes, tengan la genial SUTILEZA de una vez por todas, ESCUCHAR LA VOZ DEL PUEBLO -que según cuentan, es la VOZ DE DIOS- que desde hace un buen largo rato viene dando ALERTAS TEMPRANAS, pero hay quienes se hacen de la vista gorda y a la VOZ DEL PUEBLO la echan pa' un lado, sin tan siquiera pararle una gramo 'e bolas, de ahí, las cosas que estamos padeciendo, y nuestros dirigentes ¡Bien Gracias!, claro esta, con sus definidas y bien conocidas excepciones.

Aquí no hay soluciones mágicas, en las que se creen espacios en donde los sordos y sordas de siempre dirijan el concierto "en el país de los ciegos, con la batuta prestada del tuerto donde el mismo es el Rey".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2022 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: