Consideraciones sobre la negativa de la Emergencia Económica del Parlamento adeco burgués

Debido a que el Gobierno Bolivariano ha enfrentado y sigue enfrentando las arritmias en la venta de mercancías y en el acceso a los bienes y servicios que dudosamente aparecen y desaparecen de los anaqueles de los supermercados y abastos, el Jefe del Estado propuso el Decreto N° 2.184 de la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.214 de fecha 14 de enero de 2016 y aunque fue declarada su constitucionalidad por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en ponencia conjunta de los magistrados y magistradas que integran dicha instancia jurídica, fue rechazado por el Parlamento adeco- burgués, poniéndose de espaldas al país, hecho lo cual, constituye un cumplimiento de la principal oferta electoral de la derecha en las elecciones parlamentarias como lo fue el acabar la escasez de alimentos, rebajar los precios y acabar con las colas.

Es importante señalar que, así esta derecha quiera escurrir el bulto ahora, es corresponsable de manera importante de la no resolución y el agravamiento de la crisis política, económica y social que vivimos en nuestro país. ¿O será que se les olvidó que ahora tienen responsabilidades de Estado y que hay un principio de colaboración entre los Poderes? Pero, ¿De qué nos extrañamos? ¿O es que olvidamos que la principal intención de este Poder Legislativo controlado por la burguesía es el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro?

La razón fundamental por la que el Jefe del Estado se atrevió a tomar esta decisión tiene que ver en la razón altruista y fundamental contenida en nuestra Carta Magna de dar cumplimiento a su mandato que ordena el cumplimiento de la suprema garantía de los derechos humanos, sustentada en el ideario de El Libertador Simón Bolívar y los valores de la paz, igualdad, justicia, independencia, soberanía y libertad, que definen el bienestar del pueblo venezolano para su eficaz desarrollo social en el marco del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia.

¿Quién puede negar que con ocasión de la muerte del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana y Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, sectores nacionales e internacionales iniciaron una serie de acciones tendentes a desestabilizar la economía de nuestro país, con el objeto de debilitar sus instituciones legítimamente establecidas para provocar la ruptura del hilo constitucional, sobre la base de un malestar inducido por dichos sectores?

Es lamentable que en nuestro país se hayan establecido mecanismos de coordinación entre factores internos y externos en detrimento de las actividades económicas y lo cual ha incidido negativamente en los ciudadanos y ciudadanas, dificultando el ejercicio de su derecho a disponer y acceder libremente a bienes y servicios esenciales, en detrimento de sus derechos constitucionales a la salud y a la alimentación.

Sin duda que ante esta agresión que sufre nuestra Patria y que compromete seriamente la seguridad de Estado ante la disminución del ingreso petrolero, se requiere en estos instantes una verdadera unión patriótica de nuestro pueblo libre y consciente, con su Gobierno Revolucionario, para adoptar y asumir las medidas urgentes y de carácter extraordinario que garanticen al pueblo venezolano la sostenibilidad de su economía, hasta restablecer satisfactoriamente la normalidad e impedir la extensión de sus efectos.

Pues bien, este Parlamento adeco burgués, al rechazar el Decreto de Emergencia Económica, rechazó por ejemplo la implementación de dispensas de trámites cambiarios establecidos en CENCOEX y por el Banco Central de Venezuela, a órganos y entes del sector público y privado, esto a los fines de agilizar y garantizar la importación de bienes o insumos indispensables para el abastecimiento nacional, la reactivación productiva del país, o el aumento de la capacidad tecnológica productiva, sin que esto se constituya en modo alguno como un mecanismo en detrimento de la recuperación del aparato productivo nacional.

El parlamento adeco burgués rechazó que el Gobierno Bolivariano pueda requerir a empresas del sector público y privado el incrementar sus niveles de producción así como el abastecimiento de determinados insumos a los centros de producción de alimentos o de bienes esenciales, para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de las venezolanas y los venezolanos.

Los agentes imperiales de la burguesía nacional y transnacional en la Asamblea Nacional rechazaron la habilitación al Gobierno Bolivariano para que éste pudiera adoptar todas las medidas necesarias para asegurar el acceso oportuno de la población a alimentos, medicinas y demás bienes de primera necesidad, así como a todos los servicios necesarios para el disfrute pleno de sus derechos, pudiendo requerir de las personas naturales o jurídicas propietarias o poseedoras, los medios de transporte, canales de distribución, centros de acopio, beneficiadoras, mataderos y demás establecimientos, bienes muebles y mercancías que resulten necesarios para garantizar el abastecimiento oportuno de alimentos a las venezolanas y los venezolanos, así como de otros bienes de primera necesidad.

De acuerdo a la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia N°4 de fecha 20 de enero de 2016, el Decreto de Emergencia Económica atiende de forma prioritaria aspectos de seguridad económica, que encuentran razón, además, en el contexto económico latinoamericano y global actual, y resulta proporcional, pertinente, útil y necesario para el ejercicio y desarrollo integral del derecho constitucional a la protección social por parte del Estado.

La Sala Constitucional constató que se verifican los extremos de necesidad, idoneidad y proporcionalidad de las medidas de excepción decretadas, y que el decreto resguarda y no implica restricción de aquellos derechos cuyas garantías no pueden ser limitadas por expreso mandato constitucional, en cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 337 del Texto Fundamental y 7 de la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción.

Cabe destacar que la decisión emanada del Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional, obedece a lo dispuesto en los artículos 336.6 y 339 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y 25.6 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, en concordancia con lo establecido en el artículo 31 de la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción.

Al negar el Parlamento adeco burgués el Decreto de Emergencia Económica violenta varios artículos de nuestro texto constitucional y ordenamiento jurídico venezolano. La negación de la emergencia económica, y declaratoria de "crisis humanitaria" en el país, compromete de manera importante nuestra seguridad como Nación, ya que los agentes imperiales de la burguesía en la Asamblea Nacional, buscan torpedear el desarrollo integral de nuestro país al afectar y comprometer el estado o situación que garantice el goce y ejercicio de los derechos y garantías en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar de los principios y valores constitucionales por la población, las instituciones y cada una de las personas que conforman el Estado y la sociedad. Esta Asamblea Nacional busca comprometer nuestra proyección generacional, nuestro sistema democrático, participativo y protagónico. Constituye una tremenda amenaza a nuestra sobrevivencia, a nuestra soberanía y a la integridad de nuestro territorio y demás espacios geográficos.

No obviemos que al declarar la Asamblea Nacional la "crisis humanitaria", le está dando luz verde a los cascos azules de la ONU para que intervengan en nuestro país. Esto desde mi modesto punto de vista, puede configurar perfectamente el delito de traición a la Patria.

Y es ahí donde Nicolás Maduro tiene mucha razón al señalar que la decisión de la Asamblea Nacional es inconstitucional, y los recursos y las acciones jurídicas para atacar esta decisión y otras ejecutorias del Parlamento adeco burgués son variadas y muy amplias.

Por ello, y pese a negar la emergencia económica, saldremos adelante, porque pase lo que pase, siempre saldremos victoriosos y victoriosas.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hoy tenemos la Patria más viva que nunca, ardiendo en llama sagrada, en fuego sagrado!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



Juan Martorano

Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tutiteras Socialistas. Www.juanmartorano.blogspot.com , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221896.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO