Nicolás Maduro, el hombre que no pega una

Escribo este artículo porque Aporrea se ha llenado de una especie de fetichismo hacia Maduro, ya que el hombre tiene varios días que no sale a la palestra pública, hay artículos que afirman que fue secuestrado, hasta otros que le exigen que de la cara, que diga dónde está, etc.

Se les olvida que Nicolás Maduro, desde su ascenso a la Presidencia ha salido continuamente en televisión, y creo que no le ha servido de nada.

Y viene mi pregunta ¿Desde que la Revolución llegó al poder, alguien ha visto al gabinete en pleno de vacaciones?

Otra cosa, es un pecado capital tomarse unos días de descanso en diciembre, cuando las empresas se van de vacaciones, el pueblo sale masivamente por terminales y aeropuertos, las playas están full, no se consiguen reservaciones y por eso viene mi otra pregunta ¿Por qué yo tengo derecho a descansar, echarme palos e ir a una fiesta y un ministro o el presidente no?

Dos días después de las elecciones, me reuní con varios amigos de mi antiguo trabajo, empezamos a discutir los resultados y llegó una querida amiga de esas antiguas chavistas furibundas, que lloró a Chávez como una magdalena, pero que ahora detesta a Maduro y les voy a describir lo que me dijo: Para ella nuestro Presidente es un bruto, un ignorante, no trabaja, es un inepto, nadie en el gobierno sirve, quiere que liberen el dólar, ahora defiende a los empresarios, etc.

Conclusión para alguien que decía amar a Chávez, Maduro es lo peor de lo peor, de verdad piensan que con un mensaje navideño de esos bonitos, ella va a creer en el Presidente.

El 24 de Diciembre, Dios oyó mis súplicas cuando pedí que no hiciera una cadena, ya que seguro el cacerolazo que iba a escuchar iba a afectar mi espíritu navideño.

Si Maduro está de vacaciones me parece bien, lleva tres años trabajando sin descanso, ni días libres, se ha enfrentado a las guarimbas, al saboteo interno, la baja de los precios del petróleo, le tocó tomar el poder y empezar a mandar a todo un gabinete que nunca lo vio como un líder, acaso creen que la remoción de Rafael Ramírez fue fácil.

El mayor error de Maduro es su personalidad, le falta carácter y poder de decisión, pero flojo y cobarde no es.

Ojalá de verdad esté descansando y reflexionando, para lo que le viene el año entrante, que es duro e incierto. El pobre no pega una, el cierre de la frontera no funcionó, las OLP tampoco (pienso que la Guardia Nacional, aún no ha entendido la gravedad de la situación, dos ataques con granada a puestos de vigilancia en pleno centro de Caracas lo demuestran), la venta de comida por Consejos Comunales menos, hablarle duro al dueño de la Polar tampoco. En conclusión ha hecho muchas cosas, pero la efectividad de esas medidas han sido muy pobres.

Los venezolanos que aún votamos por la revolución, pese a los problemas lo hicimos porque sabemos lo que nos estamos jugamos, tristemente muchos de nuestros connacionales, piensan que la renuncia o el cambio de gobierno acabará de una forma mágica con todos los males de la sociedad.

Creo que nuestro Presidente no terminará el mandato, ni pasará del 2016, lo cual me parece bueno para la salud de muchos revolucionarios que trabajan a sol y sombra, pero que se enfrentan a desafíos que pienso no podrán cumplir.

Llegó la hora que el pueblo comparé es necesario, ya no hay tiempo para muchas cosas, la única forma que valoremos el legado de Chávez, es que la oposición tome el poder y nos entregue a los gringos, en ese momento quizás entenderemos todos los intentos de Maduro por mantener muchas de las políticas sociales, pese a que los indicadores económicos reflejaban que era insostenible para el país.

La gente quiere a un Chávez de vuelta, que oiga sus problemas, le arreglé la vida, pero que no le exija nada a cambio. Añora el año 2006 con una economía boyante y dinero para comprar a lo loco y vivir la vida feliz, sin sacrificios, ni penurias, donde la corrupción, ni la delincuencia le importaban, ambos males en esa época también existían, pero el dinero lo escondió muy bien a los ojos del electorado. 

La mayoría de los venezolanos exigen cambios económicos, lamentablemente pocos saben cuál es el costo de estos, lo positivo o dramático es que en muy poco tiempo lo sabremos.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10375 veces.



Diana Carolina Pérez Mendoza

Miembro del equipo de redacción de la revista Memorias de Venezuela. Profesora Universitaria.

 diana_cpm81@yahoo.com.mx

Visite el perfil de Diana Carolina Pérez Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a220192.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO