Movimiento corporal anormal de Capriles pudiese deberse a calambrina y mal de sambito, al pasarse de la zona verde

Permítaseme una digresión previa, es que quiero enviarle una cartica cerrada al Niño Jesús para que me proporcione al menos dos cuestiones, un suéter como esos que usaba antes José Vicente, y una burra´e palo o acaso como la de Pacheco, es que a ésta la necesito para un remedio.

Tendí mi suéter en el bauprés, para que se secara, pero, pobre de mí, el bicho desapareció; estaba raído pero cuando yo me lo ponía me parecía a un marqués, las muchachas de mi catacumba me miraban con admiración y tal vez porque me confundían con José Vicente, es que hay que decirlo, antes José Vicente aparecía en la pantallita enfundado en tremendos suéteres que eran "la envidia de los envidiosos"; Rosales, dixit.

Y, si bien, de ahora en adelante no hay razón para que me confundan con el Doctor José Vicente Rangel [de antes, el que aparecía en la pantallita con un marcial Tato], es seguro que ahora van a compararme con el Doctor Lupa, lo que no es menos, por lo que sigo cotizado ante alguna que otra jovencita cuarentona, jovencita cincuentona, e inclusive ante una jovencita sexagenaria que, aunque "tal", me huele a septua, pero cuando ella se emperifolla más parece un jazmín de verano; y, de mi parte, yo sigo metiendo la coba aunque no firmo autógrafos, ¡yo no sé leer pero me escriben!

Y, para tratar de reparar la sensible pérdida de mi suéter a lo José Vicente otrora, tan bueno, consecuencialmente he de enviarle tal cartica al Niño Jesús, más o menos así, en los siguientes términos (ojo, que apenas indico aquí un esbozo, obviamente no la propia misiva, pero consideraos que la importancia de un esbozo no es lo que dice sino lo que puede decir):

Señor Niño.

 

Su Despacho.

Entiendo que usted debe estar súper ocupado por estos días decembrinos previos a la Navidad, pero por si acaso, os pido tal y cual cosa, pido no sólo para mí y para los demás chavistas sino, a modo de profilaxis social, para algunos escuálidos; y tal y qué sé yo, … y por ahí me le voy, no sin advertir con franqueza mi convicción de que el Cielo debe estar superpoblado, y esto lo diría no por el despecho que me causare saber que yo no iría nunca al dicho Cielo, cuyas puertas ni siquiera sé donde quedan.

Ah, y si pudiese haber una burra´e palo, tal sería para hacérsela llegar a Monseñor Urosa, aunque una burra como la de Pacheco, mal no sería al efecto.

Y por otra parte, la Duquesa, que me había obsequiado la referida prenda auuu… en uno de mis cumpleaños pasados, dijo que ¡bien bueno, pa´que no seas tan pendejo!; y, ella tiene razón, estoy salao.

Y, por cierto, diciendo como los locos, una que está salá es la señorita NACL Machado, fijaos, ahora que la MUD metió hasta al gato en la AN, la señorita Cloruro de Sodio Machado -como también se le conoce- quedó como la guayabera, antes la botaron de su trabajito de embajadora de Panamá ante la OEA, después Diosdado también la botó de su ique trabajito como diputada de la MUD, ¡qué vaina, ella está salá!, peló ese boche, no pega una contimás dos, y de salao a salá, he ahí a mi consuelo.

Mas, al grano.

He estado conformando uno que otro grupito de cherechere para los más allegados, es bueno compartir lo poco que se tiene y, de comidas ni que hablar, y entonces llegó "la mosca" a la que también brindé palitos de ron, además del bojotico, que de algo sirve.

_...¡el buen hijo vuelve a casa! … (es que yo estuve esgaritao por unos días), …"Capriles hizo así" (caracterización de un ademán corporal anormal que, en un político que quiera ser presidente, luce peor que grotesco), ¡ese carajo parecía tener la calambrina! …

_Yo no soy faculto en esas especies marinas, les dije, pero creo que eso se denomina en ciencias ocultas, como mal de sambito, y pudiera ser consecuencia de un exceso de voltaje.

_¿Tú crees?

_Es lo que parece por lo que me dicen, él pudo haber estado enchufao durante un excesivo tiempo, a tal punto que se salió de la banda verde que corpoelec estableció, ahora recuerdo que cuando él mandó al pueblo a salir a la calle a descargar "su" arrechera, haciendo ver que el pueblo estaba arrecho, él ha debido haber dicho que, "salgan a la calle a descargar mi arrechera" porque la arrechera era en verdad de Capriles, no del pueblo, pero he ahí entonces una arista de la comunicación de laboratorio sucio, en tal caso haber trocado el "mi" por el "su".

¿Nos dimos cuenta, respondimos acertadamente a esa ofensiva?

Sin duda que, embaucar al pueblo es un acto de irresponsabilidad; lo que uno diga de un solo dirigente de la MUD puede decirlo para todos, salvo que haya evidencia de alguna excepción que desconozco hasta ahora, y Capriles es un emblema de esa gente, tanto es así que ha sido candidato presidencial de la MUD casi a la par que Caldera con Copei, pero en un espacio de tiempo muy breve, relativamente, así que fíjate, Capriles es un renuevo del fascista Rafael Caldera que en 1935 ó en 1936 (no recuerdo preciso) le cayó a palos al periodista Leoncio Martínez -"Leo"- y casi lo dejan muerto, tan sólo por éste publicar caricaturas, y eso hay que explicárselo a las nuevas generaciones del PSUV, al detalle; insumo para la guerrilla comunicacional (y ojalá aporrea.org, por cuyo intermedio dedico de vez en cuando alguna cuestión al pueblo todo, tome nota y, a su modo, haga extensiva esta consideración, a la juventud chavista y a la antichavista inclusive, por supuesto, previa investigación testimonial).

La Irresponsabilidad del señor Henrique Capriles es demasiado evidente, en momentos de derrota tanto como en momentos de triunfo él escuece y disemina lo que parece dominarlo, la arrechera, y no es cuestión de navegar en la semiótica para, al comparar lo de su expresa y manifiesta arrechera anterior con lo que ahora él quiso decir con su vulgar ademán en contra del pueblo, su gesto manifiestamente erótico, ver que se trata de lo mismo, la expresión enfermiza de su odio de clase, creerse superior a los demás.

Una cosa es el sentido de las cosas y otra es su significado; para cifrar, tanto como para descifrar la comunicación, hay que poseer un pensamiento ordenado y estar apropiadamente entrenados para abordar percepciones, no siempre somos capaces de percibir todo, y la comunicación entraña demasiados elementos visibles e invisibles a simple vista -incluso para el más pintao-, perceptibles e imperceptibles, date cuenta por ejemplo que "El Nacional" siempre dice y siempre oculta lo que no debe, ¿y, por qué?, porque ese periódico es un instrumento de guerra mediática al servicio del imperialismo.

Uno debe procurar tener a mano y en tiempo real todos esos citados elementos de la comunicación que pretende abatir a Venezuela y que nos llegan por diversas vías -¿el medio también es el mensaje?-, no sé de aguja ni de hilo, maría es la que cose, pero recuerda este detallito, hace pocos meses el señor Osmel Sousa, también conocido con el remoquete de "zar de la belleza" profirió declaraciones insultantes contra la mujer venezolana y en las que con desparpajo endilgó de "negras feas" a las venezolanas, y de negras bonitas a las mujeres colombianas; y eso pasó como algo sin sentido, como una simple estupidez, pero eso pudo no ser inocente sino parte de una agresiva estrategia comunicacional racista con la que el fascismo imperial arreció su ataque psicológico, condimento de la guerra económica dirigida especialmente contra la mujer venezolana, que dicho de paso, ostenta una moral de primerísima línea debido tal vez a su tan inconmensurable belleza holística, entre muchísimas otras virtudes, es así en consecuencia, desde mi modesto punto de vista, que la mujer venezolana tiene una granítica autoestima, por lo que el enemigo dispuso tratar de rebajársela y no se le ocurrió otra cosa que privarla del derecho a usar su toalla femenina, algo criminal, nada peor, así lo pienso y así lo digo.

Grosso modo (o mato groso) en breves minutos y mientras no he dejado de hacer oficios del hogar, me enteré de lo más resaltante de las últimas dos semanas aproximadamente, gracias a mis secuaces del club de los pobres y a los que denomino como "la mosca", pero en un par de días podré escarbar para saber un poco más, falta que me hace para más o menos opinar con propiedad acerca de los últimos días luego del 6 D porque ya el 7D yo había dejado la pelu[k], así que ahora ando medio atarantado.

Pero, si mientras tanto la MUD apuesta a llevarse por delante la legalidad, con miras a provocar una confrontación sangrienta, ¿vamos a dejar que la brutalidad física nos arrope? Yo creo que no.

El camino hacia la paz debe ser ahora y siempre, nuestro camino principal.

Otan:

Parece ser que al parecer, y asegún ciertas protuberancias abultadas que asoman visibles, otro penúltimo viene en camino hacia cierta interminable cepa, lo de menos, es que sea de aquí, de allá o de acullá, doquiera es igual de maravilloso; pero, mosca, hay que luchar hasta el último aliento para que quienes vengan a jugar y a joder encuentren al menos un mundo menos áspero y eso lo establece expeditamente nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1772 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a219736.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO