6D: archivo de lo dicho y no dicho… y lo que está por decirse

(…) las elecciones serán un evento más, pero no creo que hay se determine el destino de la revolución venezolana" (Chávez en entrevista con José Vicente Rangel, 7/8/2011 p 374).

No se me olvida allá en Maturín, en un complejo urbanístico que hizo la revolución con todos los servicios y acabados de una arquitectura envidiable en cualquier país; servicios educativos, desde casa maternal hasta liceo Bolivariano, de salud con Centro de Diagnósticos Integrales (CDI) y de seguridad con puestos policiales, amén de aguas servidas con apartamentos entregados totalmente equipados al pueblo otrora invisibilizados que en tiempos de abril del 2014 ante el llamado a "drenar arrecheras" (Radonski dixit), un grupo de beneficiados(as)del conjunto residencial La Gran Victoria) que poco ante no tenían techo, quemaban cauchos y al preguntarles razones de su (¿protesta?) guarimba, expresaban con gestos de "ojos saltones" y movimientos epilépticos de sus extremidades "que no tenían libertad", el "gobierno coño no nos deja ser libre, esto es una dictadura castro comunista" decían, "Tibisay robó los votos después de una llamada que le hizo Fidel y nos consta" insistían "porque un amigo que es amigo del amigo del sobrino de Diosdado que vive en el Furrial y estaba en Caracas escuchó la conversación porque se encontraba en altavoz y nos informó" continúan diciendo y "nosotros sabemos que Diosdao tiene una quinta en San Miguel y una finca al lado del Furrial con varios pozos petroleros adentro" y cómo saben eso, le pregunto, y sin titubear y como que estuvieran en la privilegiada urbanización, responden, "porque hay otro amigo más, que es amigo de una amiga de la novia del hijo de Diosdao que me dio el datazo", a nosotros sólo nos dieron unos apartamentos y queremos la quinta que tiene Diosdao en San Miguel", "esa es la arrechera que tenemos y la estamos drenando, por esos ignorantes es que no tenemos libertad".

Como esas anécdotas tengo muchas, son las cosas que pasan en mi país y es por la vía de la neuronización caotizante que la idea de libertad liberal es manejada de manera contundente por la derecha, y así el gobierno revolucionario entregue lo que la necesidad exige para lograr que este país haya dejado de ser uno de los mas desiguales en la distribución de sus riquezas, haya sacado a muchas familias de la pobreza y puesto la tilde de su ejercicio de gestión gubernamental en alcanzar soberanía militar, cultural, política, moral con un una metodología de misiones buscando quebrar el burocratismo heredado, no obstante ello, la guerra de las transnacionales que pugna con el proyecto bolivariano aunado a lo que Chávez denominó la derecha endógena, enquistada en el mismo proyecto han posibilitado mediante la guerra prolongada y sistémica en todos los planos (comunicacional, psíquica, económica, militar, política) algunos reveses que exigen una permanente revisión.

La anécdota de esta comunicación es una cotidianidad en taxis, buses, universidades, liceos, licoreras, festejos, plazas y cualquier espacio de encuentros, la difamación pasa y queda como un atributo de aporías de la verdad.

Decía en el artículo "Razón de cola o la cola como razón en Venezuela"que "No es momento de ser zizagueante y reformista en las respuestas de organización, en un contexto de debilidades del cuerpo cognitivo o de relación pensamiento -mundo por unas condiciones materiales de poco despeje, de muy poca consolidación, toda revolución conocida hasta hoy tiene fuerte componente productivo, un molino o un movimiento que no debe cesar ni pararse". La revolución recibió un país sin aparato productivo, pero a su vez oligopólica y monopólica en su circuito económico de una burguesía con más de cincuenta años viviendo del Estado y con cien años de modelo rentístico y extrativista, (amén de todas sus consecuencias).

17 años de un proceso para quebrar esa plataforma exige un aceleramiento revolucionario, pues, nuestro imaginario colectivo está atravesado por esas civitas, por esa cultura creada del consumismo sin medida.

Por ello eso como lo dije en otro artículo "Por una teoría revolucionaria o el redimir de los pueblos" que "una revolución que se sienta en las sillas que ofrecen sus enemigos está destinada al fracaso porque se siente cansada antes de iniciar el tránsito de sus ideales". Y nos hemos venido quedando con las elecciones como medida de legitimidad del ejercicio público, de la esfera pública y del poder político, esto considero para la izquierda o la revolución es un mal de alta factura.

Compatriotas la opción está desde el principio en la profundización del proceso político en la radicalización de la teoría revolucionaria y no sólo en redimir por mejoras sustanciales en las condiciones de vida, una cosa complementa la otra, pero la teoría revolucionaria nace al calor de la construcción de las organizaciones de lucha y de base por una sociedad distinta.

El burocratismo, la ineficiencia, la corrupción son males de una misma condición contrarrevolucionaria hija de un cáncer incoado desde el imaginario arriba señalado que coexiste como malignidad con lo que queremos construir.

Por eso la crítica y autocrítica requieren ser más descarnada, más revolucionaria, de mayor avance y con más fuerza y no quedarse en el impuesto "ecosistema de la información" que nada ingenua ni desinteresada, ni neutra tiene con su "mercado de opinión" con poco de problematización de la investigación lo efímero y el nihilismo de lo que ocurre en los muchos espacios de encuentros con lo que quise ilustrar este artículo.

La campaña del imperio en Venezuela para el 6D, que se enfrentó al Gran polo Patriótico, fue por sus herramientas de excelencia que logran que personas que nunca en sus vidas hayan tenido algún oficio de la política se hicieron oficiantes de la misma y produjeron la campaña del marketing, nada que ver con el cara a cara, desinhibida y con transparencia trampeada y con ello la campaña de un nuevo (¿?) activismo de holgazanes, desde sus casas, desde espacios de confort para buscar cambios, así sea con pleistocenos de la política partidista clásica en Venezuela, que hoy aspiran ser los "nuevos" actores del cambio y el tenemos cambio con manito y todo.

Empujando el sol se acerca la madrugada

Alí Primera

Este 6D tiene un archivo de cosas dichas y también de cosas no dichas:

  • La palabra se hizo propiedad privada: privada como posesión de algunos; privada como posibilidad de otro significado. Las elecciones y lo electoral es una posesión privada de la palabra que impuso que los números, las cifras, los porcentajes sean per se la idea de democracia, quitándole todo el impulso y la voluntad al sujeto de transformación social activado y en movimiento de este proceso revolucionario que no calza en ese protocolo.

  • Las elecciones son una pulsión, un aceleramiento del pulso, que debe llevar a trascender en el fragor del combate que está provocando, la activación del poder popular desde sus organizaciones de base y de fuentes directas de participación y protagonismo revolucionario.

  • El genocidio comunicacional-propagandístico que alborota resentimientos, que atonta la capacidad creativa, que envilece el espíritu y que hizo posible en estos meses un marketin político que arropó a activistas de redes, quienes hoy despolitizados despolitizan a un sector importante de multitudes que han quedado en la manipulación más descarada y que serán los expertos quienes podrán dar cuenta de ello.

  • Hacedores de imágenes producen la mediocridad con la genialidad de que un pleistoceno de la política como un tal Ramos Allup, de muchas andanzas en la cuarta república, sea artífice y cuerpo del "cambio" en Venezuela. Una aporía del cambio.

  • Al presidente Nicolás Maduro y al saliente presidente de la Asamblea Nacional el imperio los odia y los ha convertido en objetivos y blanco de la palabra inoculada que los sentencia con la fuerza descomunal del misil lingüístico de la destrucción imperial.

  • Por las provocaciones del envalentonamiento de algunos diputados ganadores del 6D podría estar en puertas un 13 de abril parlamentario. Para ello la fuerza estará siempre en los saldos organizativos del pueblo como concreción y no la abstracción con lo que todavía, a 17 años de vida revolucionaria, hay algunas confusiones por trazos difusos que se maneja desde ángulos de reflexión electorales.

  • las celebraciones en Miami fueron más notorias, la alegría aquí prácticamente se esfumó en setenta y dos horas, y en este país nuestro, de apenas treinta millones de personas, y 19 millones con opción de votos, la revolución cuenta con más de cinco millones de personas decididas a activar la organización y movilización.

  • Cancha abierta y desatada en este momento para los dardos más venenosos de lo que Chávez llamó los "sesudos analistas", aquellos que en perspectivas gramscianas son los intelectuales inorgánicos que no confrontan a la rancia derecha sino que le hacen el juego con sus palabras recreadoras de egos pero que no re-crean el paisaje político que da vida a la crítica revolucionaria

  • Desatados los los "tiratuallas" (Serrano dixit), refiriéndose a aquellos que les gusta el calificativo de críticos e hipercríticos pero que sólo andan en las experticias del mundo desde oficinas, nada malo pero deficiente para el reto del imaginario que tenemos.

  • No existe madurismo, término producido por la derecha para que muchos de los nuestros "tiren la tualla" con la aspiración que lo tuteen como críticos, olvidando que esta es una herramienta de aprendizaje y de crecimiento propia de los revolucionarios para profundizar y radicalizar, para la consolidación y no para conciliar con nuestros adversarios y enemigos identificados.

  • El presidente Maduro está obligado con el pueblo a comprometerse a estar al frente de este autobus, cuya velocidad debe marcarla la materialización del pueblo como concreción de instancias y estructuras del poder originario, directo y constituyente para las transformaciones de las instituciones heredadas.

  • Malinche está con nosotros con Asamblea Nacional y todo y como Malinche traidora de lo que somos se creía parte de española, estos malinche devenidos se creen gringos, dirán, mientras más nos parecemos a nuestros amos borramos cualquier sospecha, de allí que no se aborrecen sino por el contrario se hacen el selfi con su deditos manchados de la tinta endeleble en el avión que los llevó el mismo 6D a Nueva York.

  • Venezuela es el lugar donde se dirime la política con P mayúscula como alternancia a los protectorados del imaginario impuesto por la palabra privatizada del pensamiento único que ha irradiado el gobierno corporizado de los Estados Unidos en América Latina.

  • Colocar quienes tenemos algún tipo de retos a la orden del pueblo organizado y a la orden del debate y la discusión que oxigene y le ponga más pulmón a la revolución bonita, es una obligación de nuestro código socialista, todos tenemos algún nivel de responsabilidad en las ventajas y desventajas, las inercias y las potencialidades que vive la revolución bolivariana, en consecuencia la crítica y autocrítica debe ser nuestra acompañante, nuestra almohada y nuestro traje.

  • Las elecciones parlamentarias del 6D llevó a 112 diputados y diputadas de la derecha a la Asamblea Nacional y a 55 diputados y diputadas del Gran Polo Patriótico. Ello le dió mayoría calificada y con esto un conjunto de potestades y prerrogativas, pero la potestad soberana siempre la tendrá el pueblo, confundir esta trivialidad es una imbecilidad de proporciones telúricas políticamente hablando.

marcanofernandez@gmail.com

@marcanoubv

@alej1467









 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1605 veces.



Jesús Alejandro Marcano Fernández

Profesor titular de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV. Doctor en Educación en Uiversidad Pedagógica Experimental Libertador.

 marcanofernandez@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Alejandro Marcano Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas