Mucho por hacer, mucho que recuperar

Mucho por hacer, mucho que recuperar, corrigiendo lo que hay que corregir, profundizando en lo que hay que profundizar, peleando por lo que se tiene que pelear y verdaderamente contra quien se tiene que pelear.

Estos meses que viene posiblemente serán muy duros para el país en muchos aspectos, de por si el comandante en sus líneas Chávez de marzo de 2009 lo advirtió "estamos en una guerra amigo mío en lo económico, político, militar, social y comunicacional, y esto requiere mucha lealtad y mucha unidad" tal vez uno de los principales motivos de este resultado es que no entendimos estos ataques como una guerra, se nos olvido no solo que son los mismos del 11 de abril y del paro petrolero del 2002 sino que fueron los que generaron el Caracazo del 89 y el redoblamiento del neoliberalismo en los años 90, y lo vimos como algo coyuntural donde un grupo de ricos nuevamente intentan desestabilizar el país para generar una consecuencia electoral como en efecto ocurrió, como si fuese mentira que el vecino malandro que tenemos al frente (EEUU) importa el 60% del petróleo que consume y apele a la intervención de países soberanos para saciar su sed de consumo y que sus vasallos endógenos hacen el juego de la guerra económica como ingrediente no para que una asamblea regule la política de gobierno popular (cosa que es muy delicado y muy peligroso) para poder generar un escenario de enfrentamientos sociales que permita una intervención extranjera bien sea del punto de vista diplomático, político o militar para hacerse de manera más rápida de nuestros recursos naturales.

En la actualidad hay muchas hipótesis, conclusiones, puntos de vistas, pero una sola realidad, el resultado no fue ni remotamente el esperado, ¿ahora bien qué hacer? sin duda alguna la respuesta ni es llorar o llamar traidores a los que no votaron o cambiaron su lealtad con Chávez por un rollo de papel higiénico, y de verdad disculpen si soy injusto en el termino pero muchos de ellos tienen casas y yo sigo viviendo alquilado, su juventud tuvo la oportunidad de una tablet mi generación se vio obligada en conformar un comité de bachilleres sin cupo para poder estudiar, sus viejos tienen una pensión digna pero a los míos esperaban hasta 9 meses para que le pagaran 1 mes luego de ser agredidos por la ballena de Ledezma, sus hijos tienen Canaimas y PAE, pero a nosotros nos cobraban matricula y nunca llego el vaso de leche escolar, ellos por lo menos pueden hacer cola para conseguir productos regulados, pero en comparación muchos revolucionarios nos encontramos en desventaja porque tenemos que trabajar todo el día con un salario similar pero con la diferencia que nuestro esfuerzo es para hacer mas revolución dejando de un lado familia, amigos o privilegios personales, y sin embargo aquí estamos, valorando mas el significado de la patria que tenemos gracias a Chávez que un paquete de harina pan o un tinte para el cabello.

Nos viene un 2016 muy duro, el precio del barril de petróleo bajo 30 $ y la meta de los gringos es que llegue a 20 para declararle frontalmente la guerra a Rusia, hoy la oligarquía más rancia es gobierno en el poder legislativo, las cúpulas empresariales no perdieron tiempo en solicitar el cobro de su inversión de 17 años de desestabilización, por ello no es de sorprender la petición de FEDECAMARA en eliminar la ley de precios justos el cual afirmativamente permitirá que ya no existan colas pero tampoco precios regulados porque una Harina pan costara 500 bs, CONSECOMERCIO ya pidió la derogación de la Ley del Trabajo o mas textualmente dicho por su presidenta " la ley del trabajo no puede ser para defender al trabajador" seguramente no faltara quien diga que los diputados son los que legislan, como también el saber popular contestara que las cúpulas son las que financian la campaña, por ello no es de sorprender que la agenda parlamentaria estará destinada en boicotear el sistema de gobierno popular que abandera nuestro presidente obrero Nicolás Maduro.

En ese mismo orden de ideas y ya sabidas las intenciones de destruir toda la política social del gobierno revolucionario y dar el salto adelante a las políticas de ajustes del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial como Lorenzo Mendoza pidió , el Presidente de la República asumió públicamente que se la jugaba con el pueblo, pero ¿el Pueblo se la jugara con Maduro?, ¿todavía se está pensando que las acciones de un gerente burócrata de una institución del estado es por culpa del presidente de la república y no de los que NO asumimos como poder popular ejerciendo la contraloría social?, ¿será que es culpa del presidente que un tipo venda los números en PDVAL y que cierto personaje venda los productos del pueblo a 1000% de su valor y los órganos de seguridad no lo castiguen?, ¿será que el camarada Nicolás tiene que hacer el trabajo político del movimiento estudiantil y el de los profesores universitarios para que sus estudiantes entiendan que su proceso educativo más que un derecho es un deber social para la construcción de una nueva y mejor sociedad?

La verdad de todo esto es que nuestro proceso pasa por un firme revisión pero como diría alguien "con una lupa y un espejo" la lupa para ver que paso, quien es el flojo, el corrupto, el ineficiente, el infiltrado, el Boliburgués, pero también el espejo para saber en qué fallamos, porque tenemos 17 años diciendo y escuchado de la democracia participativa y protagónica, pero al final dejamos al Comandante Chávez que resolviera solo su peo o mejor dicho nuestro peo y todavía con el inmenso esfuerzo que hace nuestro Presidente obrero en resistir el vil y mayor ataque imperial a mandatario alguno, no nos atrevemos a rescatarlo, lo seguimos dejando solo en esta dura pelea, esperando bajo de un árbol que caigan los frutos de la revolución para seguir comiendo de ella, mientras del otro lado esta una derecha cortándonos y quemando todo el bosque y acusando de responsable al camarada Nicolás.

Lo cierto es que no hay tiempos para vacilaciones, la tristeza no está permitida no porque sea diciembre o porque a mal tiempo buena cara, sino porque hay mucho por hacer, hay mucho que recuperar, y solo es posible haciendo revolución, corrigiendo lo que hay que corregir, profundizando en lo que hay que profundizar, peleando por lo que se tiene que pelear y verdaderamente contra quien se tiene que pelear.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Marcel Doubront

Profesor UNESR Bolívar

 marceldoubront@gmail.com

Visite el perfil de Marcel Doubront para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: