¿Cuántos “plateados” hay dentro de la oposición?

 

No creo que un artículo más o un artículo menos determinen el resultado final del proceso electoral del próximo domingo. Pero varios eventos ocurridos en los últimos días nos deberían llamar a una profunda reflexión y revisión de nuestra decisión frente a la máquina de votación. A todos, chavistas y no chavistas, opositores y oficialistas, y también aquellos que no han sido presas de la polarización política. Ya deberíamos haber aprendido que las noticias que nos llegan a través de los medios como armas de destrucción masiva llevan el propósito de tergiversar nuestra ya de por sí convulsa realidad. Hay tres hechos recientes que marcan profundamente la psiquis de los venezolanos y llevan el sello mediático, a saber:

 

1

El caso de los sobrinos de nuestra primera combatiente Cilia Flores. La tinta que ha corrido y los bits subidos a la nube del Internet lejos de aclarar el asunto lo enturbian cada vez más y más. Muchos revolucionarios no entendemos el lapidario silencio institucional sobre este caso, pero en primer lugar se trata de dos venezolanos que están “detenidos” en suelo gringo sin explicaciones claras por parte de las autoridades norteamericanas. No bastan señalamientos a priori sobre la supuesta naturaleza delictiva de sus actos, toda vez que el precepto jurídico aquí y allá establece que todos somos inocentes hasta que se demuestre nuestra culpabilidad (Art. 49.2 de la CRBV y  enmienda V de la constitución de EEUU).  Este evento a hecho que muchos venezolanos cuestionen la institucionalidad y legitimidad del gobierno revolucionario mas por la desinformación que por la veracidad de las circunstancias. El daño colateral del mal manejo de este caso es un significativo caudal de votos menos para el Gran Polo Patriótico; el juicio a estos jóvenes se dilucidará el 17 de diciembre según notas de prensa, pero las elecciones y el daño correspondiente que a ella causa será el próximo domingo 6-D.

 

2

El caso Mauricio Macri y el harakiri de los argentinos. “Nadie escarmienta en cuerpo ajeno” reza el refrán, pero en este caso pareciera más bien masoquismo o síndrome de Estocolmo. Los argentinos mayoritariamente decidieron su destino para los próximos 4 años en pleno ejercicio de sus derechos. La hidalguía con la que los derrotados aceptaron los resultados contrasta con la soberbia y prepotencia del señor Macri. No ha empezado a gobernar su país y prácticamente le hizo una declaratoria de guerra al gobierno venezolano. Acá nosotros  siempre hemos dicho que “perro que ladra no muerde”... pero fastidia. Mauricio Macri tal vez no le habló claro a los argentinos, o éstos tal vez estaban más pendientes de los extraterrestres y los fantásticos colores de Plutón, ese es su rollo en todo caso, pero ver a este señor abrazando a Hillary Clinton o a judíos de renombre como Nethanyahu o figuras prominentes de la economía mundial como la directora del FMI Cristina Lagarde y a cualquiera que sepa de las andanzas de este trío se le paran los pelos de todo el cuerpo de puro terror. Que la esposa del señor Leopoldo López (conocido como el Monstruo de Ramo Verde) Lilian Tintori estuviera en la tarima donde se celebraba “EL CAMBIO” de los argentinos sería irrelevante de no ser porque en el tercer caso ella también estaba en una tarima. Misterios de la ciencia, diría el profesor Lupa.


 

3

El caso Luís Manuel Díaz y la banda delictiva “los Plateados”. El asesinato de este ciudadano en pleno acto público en una tarima (a su lado estaba Lilian Tintori) a sacado a la luz del entendimiento cosas que estaban ocultas y que nadie sabía aparentemente. Era secretario general del partido Acción Democrática de Altagracia de Orituco en el estado Guárico, por eso minutos después de su muerte, Henry Ramos Allup, se estremeció de dolor y pegó el grito al cielo y desde allá tronó Luís “Zeus” Almagro condenando a priori al gobierno revolucionario por tan “horrendo” crimen. Allá ellos. Mientras más chillan más se nos aclara el panorama a los que tenemos ojos y vemos y oídos y oímos. En nuestro país todos los días las bandas criminales se baten a duelo de plomo fundido por el control de espacios y poder, eso es “normal” aquí. Lo que no es normal es que sus integrantes sean además de pranes, secretarios generales de un partido político tan emblemático como Acción Democrática. Le he preguntado a más de un opositor su opinión sobre este caso y sus respuestas van desde la indiferencia (les da igual que haya sido un matón de pueblo y adeco) a la  angustia de la frustración. Pero igual no van a votar por los candidatos rojos. De paso ya se les olvidó el descuartizamiento de Liana Hergueta a manos del simpatizante de Primero Justicia Pérez Venta. Esto sí que debería prender las alarmas del chavismo.  Es sumamente peligroso el escenario al que nos han llevado los desaciertos del gobierno y los exabruptos de una oposición irracional. Un gobierno que dice que todo está bien y una oposición que dice que todo está mal. Pero ni una cosa ni la otra sino todo lo contrario, Si nos pela el chingo nos agarra el sin nariz. Obviamente el pueblo venezolano tiene notables diferencias con el pueblo argentino, idiosincráticas, culturales y económicas principalmente, pero ambos han sido sometidos a una brutal guerra económica desde adentro y desde afuera, ambos pueblos han tenido que soportar sabotajes y guerra sucia política, ambos pueblos han estado expuestos a unos medios de comunicación plegados a intereses contrarios a las leyes y los verdaderos intereses de las mayorías. Ojalá los resultados electorales no sean similares. No será uno sino dos los espejos donde se podrán ver las tragedias de los pueblos en manos de mentes sociópatas. Colombia es otra cosa.


 

Fidel J. Rodríguez

matatigre68@gmail.com

@macfidelio2010  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1038 veces.



Fidel Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas