Inmigrantes desechables

Los sueños del capitalismo engendran monstruos. Por ejemplo, manos y brazos que trabajan sin cuerpo y sin alma.

Ocurre con los inmigrantes: exhortados a desplazarse cuando su esfuerzo hace falta, expulsados cuando ya no.

Y algo más perverso, que actualmente se discute tanto en Francia como en los Estados Unidos: una mayor precarización. Una parte de los inmigrantes es declarada ilegal mediante mil subterfugios y entonces se la condena al «trabajo negro», es decir, como la autoridad no permite contratar al inmigrante «ilegal», el patrono lo reduce al mínimo indispensable, con remuneraciones paupérrimas y trato infame. La excusa es la ley, pero en esto la ley es como aquella que denunciaba Anatole France: «La ley es igual para todos: prohíbe a ricos y pobres dormir bajo los puentes».

También se prolonga la condición de inmigrado a infinitas generaciones. En Francia, por ejemplo, si eres bisnieto de inmigrante, eres inmigrante, así hayas nacido en Francia y poseas un pasaporte que acredita tu nacionalidad francesa. Como decía Roland Barthes: «Si ocupas el lugar de H, eres H. No importa que digas que eres otra cosa, la estructura dice que eres H. La estructura es como una burocracia, nadie puede litigar contra la estructura» (Fragments d’un discours amoureux). Fueron esos descendientes los que protagonizaron la violencia suburbana en Francia el año pasado.

Pero no es así. Un inmigrante, lo hemos visto en Venezuela, es una persona que trae un equipaje que no es evidente a primera ojeada: una cultura, es decir, afectos, emociones, recuerdos, tradiciones, maneras de cocinar, modos de accionar las manos, lengua, saberes, sabores, sonidos, una riqueza inestimable, en fin, que fertiliza la vida en el país de destino. Ese inmigrante, a su vez, fecunda su vida con la riqueza del país a donde acude. Son modos que tiene la humanidad de conversar consigo misma, de contarse las versiones de sus aventuras y experiencias en distintos parajes.

Pero cuando solo interesa la plusvalía que sus manos construyen, se mutila a ese ser y se lo condena a existir solo como una cosa invisible que trabaja. ¿Has considerado la humanidad del haitiano que te vende un helado? ¿Sabías que hay heladeros haitianos?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2999 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a21620.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO