Y cierra con broche de oro la grandiosa Carta de Jamaica (X)

Continuaremos con el escrito de algunos otros fragmentos de la extensa, grandiosa y visionaria Carta de Jamaica, redactada por el venezolano inmenso, Simón Bolívar, el Libertador, en la ciudad de Kinstong, Jamaica, el 6 de Septiembre de 1815. La causa por la cual esta carta se escribe en Jamaica se debió a que Bolívar, después de la pérdida de la Segunda República de Venezuela y exiliado en la isla, redacta allí este documento de trascendencia histórica y geopolítica, reflexiona sobre la lucha por la independencia en un marco regional y expresa su pensamiento antiimperialista; todo con el propósito de dar respuesta a la increpación que le hizo el ciudadano inglés Henry Cullen.

"De todo lo expuesto, podemos deducir estas consecuencias: las provincias americanas se hallan lidiando por emanciparse, al fin obtendrán el suceso; algunas se constituirán de un modo regular en repúblicas federales y centrales; se fundarán monarquías casi inevitablemente en las grandes secciones, y algunas serán tan infelices que devorarán sus elementos, ya en la actual, ya en las futuras revoluciones. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse; mas no es posible porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes dividen a la América. ¡Qué bello sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto Congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra…Pienso como usted que causas individuales pueden producir resultados generales, sobre todo en las revoluciones. Seguramente la unión es la que nos falta para completar la obra de nuestra regeneración.

Sin embargo, nuestra división no es extraña, porque tal es el distintivo de las guerras civiles formadas generalmente entre dos partidos: conservadores y reformadores. Los primeros son, por lo común, más numerosos, porque el imperio de la costumbre produce el efecto de la obediencia a las potestades establecidas; los últimos son siempre menos numerosos aunque más vehementes e ilustrados. De este modo la masa física se equilibra con la fuerza moral, y la contienda se prolonga, siendo sus resultados muy inciertos. Por fortuna entre nosotros, la masa ha seguido a la inteligencia. Yo diré a usted lo que puede ponernos en aptitud de expulsar a los españoles, y de fundar un gobierno libre. Es la unión, ciertamente; mas esta unión no nos vendrá por prodigios divinos, sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos… Cuando los sucesos no están asegurados, cuando el Estado es débil, y cuando las empresas son remotas, todos los hombres vacilan; las opiniones se dividen, las pasiones las agitan y los enemigos las animan para triunfar por este fácil medio. Luego que seamos fuertes, bajo los auspicios de una nación liberal que nos preste su protección, se nos verá de acuerdo cultivar las virtudes y los talentos que conducen a la gloria; entonces seguiremos la marcha majestuosa hacia las grandes prosperidades a que está destinada la América meridional...Tales son, señor, las observaciones y pensamientos que tengo el honor de someter a usted para que los rectifique o deseche según su mérito; suplicándole se persuada que me he atrevido a exponerlos, más por no ser descortés, que porque me crea capaz de ilustrar a usted en la materia" "De usted muy atento y seguro servidor. Simón Bolívar. Kingston, 6 de septiembre de 1815"

Observe bien, como la Carta de Jamaica concentra lo que habría de ser el programa político y estratégico de la gesta libertadora de Simón Bolívar, como detalla aspectos que conformaban la vida de nuestros países amalgamados en una nueva humanidad por la mezcla de los europeos con los indígenas americanos y los africanos; considerando a esta población con características y exigencias propias; y a la vez como hace la denuncia de las brutalidades e injusticias del régimen colonial español. De manera que Bolívar derrotado y sin mayores posibilidades de lograr una fuerza militar capaz de reconquistar a Venezuela, hace ver y sentir su alto optimismo sobre el futuro de estas tierras y la convicción plena de que el triunfo de la lucha independentista será inevitable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1308 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a215759.htmlCd0NV CAC = Y co = US