Lo "urbano" como entidad musical

En aquellas décadas de los años 60, 70 y 80 el movimiento musical venezolano se mantuvo en un amplio mosaico de complejidades. Desde la adopción de los medios técnico-artísticos de producción musical; la escogencia de las soluciones del componente literario; la asimilación –sin perder especificidad- de las influencias de movimientos y conceptos de otras latitudes; la inclinación por una esperanza poética basada en el sueño de redención y utopía social. Pero, el denominador común, lo más visible hoy día, fue el signo de la resistencia cultural; basado en la búsqueda de la originalidad y hasta alternativas de radical de emancipación. Ya entrada la década de los años 80 se daba la confluencia del las valencias discursivas en lo académico; las raíces originarias y etnológicas de la cultura popular tradicional y la dimensión significante de lo popular urbano como el caso de la música afrocaribeña, el rock y el jazz.

Hoy debemos celebrar esa "ilusión" que alguna vez unió a agrupaciones musicales como "Autana", "Experimental Caricuao", "Kimbisa", "Benteallá", "Urbe", "La gente del salitre", "Madera", "Cumbe", o el Grupo Enigma y también la legendaria poética musical de un Vitas Brenner, un verdadero portal del porvenir y lo genuino capaz de trastocar el universo del discurso musical. Los ochenta será recordada como década, donde lograron cohabitar discursos, creaciones, recreaciones. Piezas de "Los Cañoneros", "Cañón Contigo", ""Taller de Jazz de La Pastora", "Guaguancó de los Chamos", "Orquesta Café", "Los Chimbangueles", "Grupo Experimental Nuestro Barrio" entre otros que invitaban a apreciar desde la depurada síntesis de los hallazgos del ámbito de la música de la investigación no ortodoxa de nuestras raíces folklóricas y religiosas, y la asimilación de las grandes corrientes y tradiciones que existieron en nuestro continente desde hace más de treinta años. Lo "urbano" sigue siendo una entidad en la cual diversa agrupaciones sociomusicales han encontrado a lo largo del proceso histórico, una fuente expresiva que no solamente ha reflejado los hábitos, el sentido de la vida social, los valores morales, sino también las ambiciones y angustias más íntimas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 940 veces.



Joaquin Lopez Mujica

Filósofo, escritor y diplomático

 j.lopezmujica@laposte.net

Visite el perfil de Joaquín López Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: