GMVV: un triunfo colectivo sobre la adversidad

Muchos han sido los esfuerzos que colectivamente ha realizado el pueblo venezolano. La lucha contra la contrarrevolución ha sido colosal y continuada, sin embargo, la batalla cotidiana que se realiza por construir viviendas dignas para el soberano es una de sus aristas más hermosas y sublimes. La misión adquiere y tiene una dinámica propia con el involucramiento de todo un pueblo para resolver está necesidad histórica; por esta vitalidad propia es un epifenómeno que irrumpe con propia fuerza en la organización popular.

Esta iniciativa del Presidente Chávez y continuada por el Presidente Maduro, está resolviendo todos los días un clamor heredado, durante cuatro décadas la cuarta república descuidó el campo, generando incluso en el quinquenio de Lusinchi, la expresión de que era mejor cosechar en los puertos vegetales importados que trabajar dura y arduamente los predios agrícolas. Esta migración de miles y miles de campesinos obligados a abandonar sus tierras en búsqueda de un futuro mejor para ellos y sus familias, nutrió los cordones de pobreza en la periferia de las ciudades más importantes. La mayoría de estas viviendas y ranchos fueron establecidos en zonas de riesgo, fuera de toda planificación, invisibles o difusos en los planos catastrales o de servicios.

A pesar de las promesas y de todo el dinero gastado, robado o perdido, el tema de la vivienda para los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, sólo servían para campañas y para robarse el dinero público.

Esta tarea fue otra de las tantas deudas históricas que el capitalismo no pudo saldar, desnaturalizado hasta la inacción no se permite atender en términos estratégicos los problemas de los pobres. Tuvo que llegar la V República y el Comandante Chávez para garantizar el inicio de la resolución de este flagelo.

Es impresionante el esfuerzo colectivo y las vastas energías que ha significado esta batalla por viviendas dignas. Trabajo socialmente acumulado en maquinarias, piedra, cemento, acero, plástico, cerámica, madera y otros materiales para combinarlos en la resolución de un derecho humano fundamental. Definitivamente, estas viviendas son mucho más que hormigón moldeado.

Este año debe concluirse la vivienda un millón, todo un hito si tomamos en cuenta la guerra económica, el sabotaje y la disminución de los precios del petróleo. Toda una hazaña realizada por cientos de miles de trabajadores anónimos en su gran mayoría, conducidos por la Dirección de este proceso.

Existe el riesgo cierto de que todo esto se pierda, porque el enemigo siempre está al acecho y ahora pretende por la vía del desgaste truncar la esperanza de millones. Esto tenemos que explicarlo muy bien, aprovechar la campaña para explicar una y otra vez que es necesario mantener esta y otras conquistas sociales. Es por esto y por mucho más, que el 6 de diciembre la única opción verdadera del pueblo y de sus conquistas son los candidatos de la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 888 veces.



José Ramón Rivero

Viceministro para el Sistema Integrado de Inspección Laboral y de la Seguridad Social. Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo

 mejansen.sppp@gmail.com      @joseramonrivero

Visite el perfil de José Ramón Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: