Militares revolucionarios hasta la muerte

El capitán de Corbeta Víctor Hugo Morales, uno de los jefes del "Porteñazo", ex diputado de la AN, y ex presidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), me hizo llegar un artículo donde hace una remembranza de los movimientos militares acaecidos en Carúpano y Puerto Cabello, el 4 de mayo y 2 de junio de 1962, respectivamente. Después de leerlo, me pareció conveniente solicitarle permiso para publicarlo en Aporrea.

El capitán Morales, ha sido un pilar de granito que ha permanecido por más de 50 años fiel a los principios que lo motivaron a comandar, junto al capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez y el capitán de Fragata Pedro Medina Silva (fallecidos ambos), un movimiento cívico militar en contra del gobierno opresivo y criminal de Rómulo Betancourt. Cabe destacar, que el Presidente Chávez, en varias oportunidades, se refirió al "Carupanazo" y al "Porteñazo", como las semillas que germinaron en el 4 de febrero de 1992.

Muchos de los camaradas militares y civiles han fallecido. Hoy día somos pocos los militares que seguimos, a pesar de nuestras edades, apegados a nuestros principios revolucionarios, apoyando a este proceso que nos legó Hugo Chávez, y que hoy es liderado por Nicolás Maduro. Somos pocos, pero militares revolucionarios hasta la muerte.

A continuación el artículo del capitán Víctor Hugo Morales, titulado "De vidas paralelas y golpes paralelos":

Así como hay personas que, por una u otra razón, han consagrado sus vidas por rumbos distintos en tiempos diferentes, hasta converger en destinos similares, aun cuando hayan trascurrido muchos años, continúan sus esfuerzos hasta enrumbar unidos hacia la finalidad de sus objetivos; existen también en la vida de los pueblos acontecimientos que, pese a encontrarse separados por largos años de vivencias distintas, de repente surgen hechos, por ejemplo, con medio siglo de diferencia que, casi como si "haya sido escrito", se encuentran personas y sucesos que convergen para continuar unidos en torno a similares objetivos, pese a la distancia del tiempo en que surgieron los propósitos iniciales. Los movimientos revolucionarios cívico militares de Puerto Cabello y Carúpano, ocurridos a mediados de 1962, como los definió el Almirante Jairo Avendaño Quintero, Comandante de la Armada, en acto celebrado el 22 de noviembre del 2.014 en el Patio de Honor de la Academia Militar de la Armada Bolivariana, cuando pronunció el discurso para abrir el acto en que se otorgaron condecoraciones, insignias y entrega de rabizas, a los oficiales homenajeados, hasta culminar con un inolvidable desfile de los cadetes, para quienes constituirá un ejemplo de constancia en la que se lucha, siembra y fertiliza la semilla de la devoción de patria bolivariana.

Para el mañana queda el reconocimiento que hace la Armada de "El Porteñazo" y "El Carupanazo" como parte integral de su historia, lo que reconoce el Almirante Avendaño en el discurso pronunciado ese día inolvidable: "…las insurgencias militares de signo patriótico y revolucionario de "El Porteñazo" y "El Carupanazo", abrieron una brecha histórica…quedó el surco para la semilla, de allí venimos nosotros y nosotras…Estos movimientos tuvieron una motivación ideológica fundacional de los principios rectores de la Carta Magna y del movimiento revolucionario. Es por ello necesario reconocer en vida a los líderes de "El Porteñazo" y "El Carupanazo". Las reivindicaciones de tales hombres tienen una pertinencia política incuestionable y un mensaje único: el reconocimiento al mérito que hace la revolución a sus más conspicuos defensores y representantes a lo largo de la historia bolivariana del país". Es de justicia recordar también que el 2 de junio de 2.012, con motivo de conmemorarse medio siglo de "El Porteñazo", en Puerto Cabello la Brigada Blindada "Manuel Ponte Rodríguez", celebró por todo lo alto el acontecimiento con un desfile, mas la participación de unidades de otras fuerzas de la guarnición, un desfile naval, la participación de antiguos combatientes y el apoyo de la alcaldía de la ciudad, al frente de la cual se encuentra el valioso combatiente Rafael La Cava. No tenemos otra cosa que ofrecer a los hermanos y hermanas de la Armada, en el invierno de nuestras vidas, la eterna gratitud y disposición incondicional de ofrendar lo que nos reste de vigor para estar en la primera línea de combate si fuese necesario, al servicio de la Patria.

En el año de 1.992, se hizo vida la convergencia de hombres y sucesos, de líderes y de simples combatientes. Los veteranos de Carúpano y Puerto Cabello durante todos los años cuando eran prisioneros en los campos de concentración, cuando las huelgas de hambre eran para hombres y mujeres templadas, siempre conservaron en sus pensamientos la seguridad de que algún día veríamos el signo de la victoria de un pueblo luchador. Se hizo así realidad la convergencia de vidas y de golpes paralelos. Los viejos líderes cruzaron sus brazos con los líderes que surgieron en los movimientos revolucionarios cívico militares del 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992. Cada uno en la medida de sus esfuerzos ha contribuido a crear y fortalecer la Revolución Socialista, Antiimperialista y Bolivariana. Manuel Ponte Rodríguez y Hugo Rafael Chávez Frías, son ejemplo inmortal para la juventud que fortalece los cimientos de esta lucha. Honor y gloria eterna a Manuel Ponte Rodríguez y a Hugo Rafael Chávez Frías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1654 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a214738.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO