La nefasta catadura del Gobierno oligárquico colombiano

Desde hace algún tiempo hemos alertado acerca del peligro que representa el imperio gringo para nuestra revolución bolivariana y socialista y, para nuestra existencia como país libre independiente y soberano. Hemos comparado a ese nefasto y voraz imperio con una fiera poderosa y mal intencionada, pero, herida de muerte, aun cuando algunas personas incluso venezolanos opinan lo contrario. Insistimos, que la revolución ha logrado herir de muerte al imperio gringo gracias a la actitud firme e irreverente que le ha opuesto el Presidente Comandante eterno Hugo Chávez Frías, actitud que debemos emular en todo momento. Solo con el evidente rechazo al imperio que ha suscitado en países latinoamericanos, la firme actitud del Comandante Chávez, ello ha servido para tambalear la hegemonía gringa, ellos perciben y acusan tan formidable efecto. Todas sus empresas para derrocar la revolución han fracasado, pero en esta oportunidad han logrado permear un bastión importante de la revolución, el cual, es la fidelidad del pueblo, pues con las ultimas agresiones del imperio, mediante la guerra silenciosa contra la conciencia y el estómago del pueblo estaban capitalizando un importante descontento en la población que pudiera dar el traste con la revolución bolivariana.

Debemos estar bien claros, que la falta de información, ineficiente comunicación y la inexistencia de ideologización que permitiera una firma identidad del pueblo con la revolución y sus predicados, ha permitido, que la otrora identificación del pueblo con la revolución se resquebraje. Hoy muchos ciudadanos aun cando la tardía intervención en la frontera esta arrojando luz sobre las verdaderas causas de la "crisis" económica, están deslizando su preferencia hacia una oferta falsa de la oposición y además sigue con tozudez toda matriz de opinión que esparce la canalla mediática de la derecha

A ello debemos agregar que su más servil aliado en la región, el Gobierno sumiso de la oligarquía colombiana que funge como cabeza de playa en su injerencia contra nuestra patria y otras patrias progresistas de la región, hoy está recibiendo un castigo y una puesta en evidencia, con el cierre de las fronteras decretado por el Presidente Maduro para limpiar nuestra patria del paramilitarismo, el contrabando de extracción y la perniciosa manipulación contra nuestra moneda para desestabilizar la economía venezolana y producir en consecuencia la caída del gobierno revolucionario, por mano del propio pueblo venezolano, sujeto y objeto de la justicia social que propicia la revolución bolivariana. Esto es el mismo propósito, que impulso al gobierno gringo a bloquear al pueblo cubano en 1960 y, a derrocar al Presidente Allende en 1973, ambos hechos, reconocidos en sendos documentos desclasificados recientemente.

Esta acción de cierre de fronteras con Colombia, pone sobre el tapete de la opinión pública los objetivos del imperio que no son otros que la destrucción de la revolución incluidos sus mas importantes lideres, y convertir a Venezuela en un para estado, además sectorizado en regiones que serán usadas según las necesidades del imperio y las características intrínsecas de las mismas regiones que le signifiquen provecho a la plutocracia imperial. Para ello buscaron y consiguieron en los tanques de pensamiento del imperio la mas eficiente vía para ello, que no es otra que la manipulación de la moneda el contrabando, la especulación, el escamoteo de los productos de primera necesidad y el contrabando de nuestros combustibles fósiles, en esta nefasta acción usan nuestros propios haberes y nuestra propia moneda para producir el financiamiento para sus operaciones desestabilizadoras. Dicho de otra manera más grafica han logrado hacernos daño con nuestras propias ventajas materiales y nuestras virtudes como pueblo porque hasta nuestra proverbial solidaridad generosa la usado para dañarnos.

La tarea hoy es dura pero no imposible debemos ser firme con el cierre de las fronteras y no ceder ni un ápice en el empeño de hacer una nueva frontera de paz, el hecho que el presid4nte Santos haya accedido a acudir a una reunión con Maduro no debe ser razón para ablandar nuestra firme intención de corregir la situación, antes la debilidad manifiesta de nuestros negociadores propició la perdida de importantes cantidades de territorio de la Patria, eso no puede volver a suceder.

Este cierre de fronteras, pone al descubierto la verdadera catadura del gobierno oligárquico colombiano que no atiende sus obligaciones con su pueblo, al cual mantiene en total abandono y bajo agresiones de todo tipo constantemente, hechos que son del dominio público. Precisamente, no por ineficiente gestión gubernamental, sino con aberrada intencionalidad, porque su objetivo principal es satisfacer sus propios y egoístas intereses, los cuales en verdad, son mantenerse en la historia y la geografía como un apéndice parasitario del imperio gringo sin importarle la verdadera situación social del pueblo colombiano, es en suma una actitud traidora y vende patria, que pretende convertir la patria colombiana en el Israel de Suramérica, que al igual que en el medio Oriente, sirva para convertir la región latinoamericana en un enclave del imperio.

Para nadie en el planeta, es un secreto, que casi seis millones de colombianos han emigrado a territorio venezolano, para lograr en nuestra patria un mejor trato y la satisfacción de sus necesidades, producto de la falta de seguridad social, económica, política y el desplazamiento sin ninguna discriminación por su estatus de inmigrante. Esta inhumana actitud contra el digno pueblo colombiano, la perpetra esa plutocracia con la intención de convertir al territorio colombiano en una Base de operaciones militares para agredir y colonizar a la República Bolivariana de Venezuela y, así prevaricar y explotar yodos los haberes de Venezuela especialmente los recursos energéticos (300 mil millones de barriles de petróleo), en provecho del imperio gringo.

Esta valiente actitud del Presidente Maduro demuestra con diáfana claridad las tropelías del Gobierno colombiano contra el pueblo venezolano, mediante el uso ilegal en su provecho, de nuestros alimentos, enseres, fármacos, combustibles, producto de contrabando, robo, escamoteo, chantaje y manipulación. Hechos éstos, que representan delitos en nuestra legislación y, que ellos -el gobierno colombiano-, en un ejercicio de provecho de cosa objeto de delito les convierte en agresor consumado y a todas luces evidente, contra la patria y el pueblo venezolano. A este nefasto cuadro de delitos debemos agregar el ataque destructivo contra nuestra moneda, llegando incluso al robo de nuestros billetes para manipular su tasa de cambio y el aprovechamiento de los mismos para su práctica delictiva, todo ello realizado o perpetrado mediante argucias legales en su patria para jugar con las tasa de cambio de nuestro signo monetario. Ello lo evidencia la devaluación que logran de la moneda venezolana, manipulando una doble tasa de cambio. Una tasa oficial, de más o menos 250 pesos por cada Bolívar en el Banco de la República y otra tasa alterna legalizada mediante el decreto No 8 del año 2000 en el cual autorizan a las casa de cambio en Cúcuta a establecer a criterio una tasa de cambio de 4,50 pesos por Bolívar. Otra es la aberración legal que han usado para legitimar el robo de nuestros combustibles, al darle mediante la ley 1995 en la cual convierten a los pimpineros en importadores de combustibles, tal vez la inefable María Corina Machado diseño esa aplicación del capitalismo popular que es su oferta para el desarrollo de Venezuela, el hecho es que esta aberración le permite al Gobierno colombiano, competir en el mercado internacional de hidrocarburo comerciando objetos productos del delito, sin tener capacidad refinadora de crudo..

Todos éstos hechos deben impulsar al pueblo venezolano en su totalidad a cerrar filas con el Gobierno del Presidente Maduro en su decisión de cerrar la frontera para crear un nuevo estatus fronterizo de paz, donde impere la justicia y la legalidad que promueva las mejores relaciones de buen vecino sin los atropellos y dolos que caracterizan la actual situación de la relación fronteriza desfavorable al pueblo venezolano. Por otro lado, asumiendo que el gran motorizador de la situación actual contra Venezuela, es el imperio gringo junto a la lacaya oligarquía colombiana, corremos el riesgo de una agresión del imperio. Para que nuestra nación salga airosa, insistimos en impulsar la unión del pueblo venezolano con el gobierno revolucionario, para desmontar todo intento de agresión por parte de la derecha internacional encabezada por el gobierno de Estados Unidos y su lacayo mayor en la región: el Gobierno colombiano.

Aun cuando es casi increíble, el imperio gringo está débil, ello se nota cuando advertimos que ya no disimula sus intenciones, ensaya constantemente avances y retrocesos en su política internacional significando un elocuente signo de desesperación. Por ejemplo, ya han ordenado al Presidente Santos que salga en defensa de Uribe y no disimule más el vínculo anti venezolano que lo une al ex presidente. En otro orden de cosas los gobiernos de oligarquía colombiana siguen pisando en falso, ello pone en peligro el éxito del plan de paz del estado oligárquico colombiano con las FARC EP, que se desarrolla actualmente en la Habana y, en el cual el gobierno del Presidente Maduro ejerce un importante rol de auspiciador y colaborador con la mejor y más efectivas intenciones, al verse obligado, el Gobierno de Santos, por torpeza, a mostrar ante la opinión pública internacional, sus auténticas aberradas intenciones contra el pueblo venezolano y los países de América latina en favor del imperio gringo, al aprobar leyes y decretos para legitimar el usufructúo de cosas provenientes de delitos perpetrados contra un pueblo hermano como lo es el pueblo venezolano, que solo le ha brindado con generosidad ayuda durante muchos años, para atender los empobrecidos y desplazados ciudadanos, dentro y fuera del territorio colombiano, que viene a nuestro país en cantidades importantes.

A ello agregamos la amenaza latente que se cierne sobre nuestra patria con las bases militares y los convenios con la OTAN y países de la UE como el que tiene establecido con Turquía para permitir el libre tránsito de ciudadanos por sus fronteras, hecho, que coloca al lado de nuestras fronteras a agresivos imperios del norte aliados del imperio estadounidense.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡CHÁVEZ VIVE!

¡LA PATRIA SIGUE!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 898 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a214124.htmlCd0NV CAC = Y co = US