Pildoritas 90 (año VIII)

Otra vez se van a equivocar

No cabe la menor duda que, al menos en un importante porcentaje de la población sensata que aún queda, desprovista de la influencia mediática inyectada por la prensa amarillista, los palangristas criollos y extranjeros que tanto odio y desinformación han generado, existe la sensación de que sí se nota de manera palpable el cambio positivo que la aplicación del decreto de Estado de Excepción le ha traído no sólo a la frontera sino al todo el Táchira, que como sabemos ha sido convertido por la ultraderecha nacional e internacional en un bastión que a manera de trampolín se convirtiera en proveedor de toda clase de crímenes y aberraciones, en su afán por apoderarse del país plagándolo de irregulares colombianos entrenados para matar y expertos en el montaje de organizaciones dedicadas al crimen, en todas sus manifestaciones, tales como secuestros, sicariato, mafias dedicadas al contrabando, a la trata de personas, a la extorsión, al cobro de vacunas y al uso de testaferros para adquirir propiedades de todo tipo, de modo que la penetración con el tiempo se convierta de un factor decisivo en diversas áreas de nuestra economía.

Bastantes y efectivos logros venían teniendo, todos como resultado de planes muy bien elaborados por personas como Uribe Vélez, experto en esas lides, JJ Rendón, La Embajada gringa y los apátridas de aquí agrupados con el camuflaje de partidos políticos, que no son otra cosa que organismos de ultraderecha reclutados para llevar adelante todo tipo de planes desestabilizadores, sin importar que los mismos generen como han generado destrucción y muerte y un daño terrible a nuestra economía.

El cierre de la frontera, que bien pudo haberse implementado hace mucho tiempo, y así evitarse que los daños tengan un saldo terrible, como el que han tenido, producto del contrabando por el llamado bachaqueo masificado de manera escandalosa y el que transporta grandes cantidades, por la invasión silenciosa de los agentes del uribismo, que no son otros que los paramilitares que vienen a cumplir misiones perfectamente bien planificadas, ha demostrado que la Revolución tiene capacidad de reacción para enfrentar y derrotar como ya lo ha hecho en otras circunstancian en las que se le ha puesto a prueba, cualquier estrategia que busque repetir aquí lo del Chile de Allende y desviar el rumbo que un buen día nos trazara con su "por ahora" el gran hombre que fue Chávez, que dejó a un pueblo bien organizado y capaz de defender sus logros y conquistas.-

Claro, y hay que aceptarlo, que aun hay escenarios que se resisten a ceder los espacios logrados por la vía del delito, es el caso del ahora bachaqueo interno que se incrementó, lo cual se nota en aumento del tamaño de las colas frente a los supermercados, debido a que los que bachaqueaban hacia Cúcuta o simplemente a los centros de acopio de las ciudades fronterizas, ya no pueden hacerlo y entonces unos compran para guardar porque según piensan la medida de cierre de la frontera va a ser derogada muy pronto y otros para venderle a los revendedores que despachan desde las bodegas, puestos de buhoneros e incluso casas de familia ubicadas sobre todo en los barrios.

Por ello no se ha notado la efectividad de la medida hacia la eliminación de las colas para adquirir alimentos y productos de primera necesidad, hay una especie de resistencia y la sensación de que lograrlo es imposible. En mi opinión quien así piensa está equivocado, lo que sucede es que el hueso ha sido más difícil de roer porque es el resultado de la participación de toda la cadena o la ruta por la que tiene que pasar cualquier producto de los que escasean. En ello participan desde los productores, hasta el expendedor final, pasando por los mayoristas, empacadores, distribuidores, transportistas y dentro de los establecimientos expendedores de todos los tamaños, desde el gerente, administrador o simplemente propietario, hasta el más humilde de los empleados; es esa la razón y no otra por la cual, como si fuese por arte de magia de repente en cuestión de minutos, a las afueras de los expendios se forman enormes colas, simplemente porque por la vía más rápida quienes tienen contacto más cercano con la mercancía llaman a sus contactos, pues esa simple llamada o mensaje les reporta una buena ganancia y contribuye además de mantener en la gente vivo, el sentimiento de lo que el majunche lechero llamó "arrechera" y que la derecha tiene la esperanza de capitalizar en las elecciones del 6D, sirve para dar la sensación de que el cierre de la frontera ha sido un fracaso y de que el gobierno es ineficiente e incapaz de producir medidas efectivas que hagan desparecer las colas, arma que para la oposición venezolana se ha convertido en providencial y a la cual le están sacando todo el jugo que pueden, mas cuando sabemos que no tienen discurso porque carecen de proyecto y entonces al no tener de dónde más agarrarse, a no ser el de valerse de mentiras como las que acostumbran colocar en las primeras páginas de sus medios, se agarran del fenómeno de las colas, mediante un simplismo tal, que pretende que todas las fallas y omisiones del gobierno que las hay y se reconocen, se resuman en una simple cola porque ella refleja el fracaso total de una gestión.

Otra vez se van a equivocar y a demostrar que mientras tengamos una oposición de ese talante y calibre habrá Revolución para muy largo tiempo.-

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: