Renovación, una necesidad objetiva

La renovación supone apoyarse en la viva creatividad de las masas, desarrollar de modo multilateral la democracia y el autogobierno socialista, estimular la iniciativa, fortalecer el orden y la disciplina, ampliar la publicidad, la crítica y la autocrítica en todos los campos del pueblo; mostrar un alto respeto al valor y la dignidad del hombre y de la mujer.

La renovación supone utilizar indeclinablemente los factores intensivos del desarrollo económico de Venezuela, restablecer y desarrollar los principios del Comandante de Chávez, de centralismo democrático en la dirección de la economía nacional, aplicar por doquier métodos económicos de la administración, renunciar a los de "imposición y mando", garantizar el paso de todos los eslabones de la economía a la autofinanciación completa y a nuevas formas de organización del trabajo y la producción, estimular el espíritu innovador y la iniciativa socialista.

La renovación supone dar un brusco viraje hacia la utilización de empresas socialistas de producción del pueblo, establecer una enérgica cooperación entre ésta y la práctica en aras de alcanzar máximos resultados, asegurar un sólido fundamento científico para cualquier empresa nueva; supone un vehemente deseo de los científicos de apoyar con energía la línea del PSUV orientada a la renovación del pueblo; supone, al propio tiempo, preocuparse por el desarrollo de la ciencia, la formación de científicos y la participación activa de éstos en los cambios que se operan en el país.

La renovación implica dar prioridad al desarrollo de la esfera social y satisfacer a plenitud las demandas, enseñanzas que los venezolanos presentan de buenas condiciones de trabajo, vida, descanso, enseñanza y asistencia médica; preocuparse siempre por la riqueza espiritual y el nivel cultural de cada hombre y cada mujer y de la comunidad en conjunto; saber conjugar la solución la solución de los problemas cardinales de la vida social con la solución de las cuestiones cotidianas que preocupan al pueblo.

La renovación implica librar por completo al pueblo de las tergiversaciones de la moral socialista y aplicar con firmeza los principios de justicia social; asegurar la unidad entre lo que se dice y lo que se hace, entre los derechos y los deberes; enaltecer el trabajo honesto de alta calidad, y acabar con la nivelación de su remuneración y las tendencias consumistas.

Creo que la finalidad de la transformación es obvia: renovar a fondo todos los aspectos de la vida del pueblo, conferir las formas más modernas de organización social al socialismo y revelar a plenitud el carácter humanitario de nuestro régimen en sus aspectos decisivos: económico, social, político y ético. Si contamos con la fuerza y tenemos la intención de implantar el chantaje, para resolver los problemas con los vecinos, la moratoria nos estorba. Se tenemos miedo a competir honradamente con el otro sistema (capitalista) en economía, socialismo, cultura y riqueza espiritual de la vida humana, la moratoria, es cierto, no nos sirve para nada.

La renovación pone en movimiento todas las fuerzas sanas de la comunidad, infunde seguridad en el trabajo. Aumenta el número de comités de las Comunas y organizaciones sociales, de colectividades laborales que valoran de forman objetiva y autocritica la situación, rehúsan el formulismo y los estereotipos en su trabajo, buscan vías nuevas y singulares para solucionar los problemas. Sentimos un enérgico y decisivo apoyo por parte de los obreros y campesinos, de la intelectualidad y de los profesionales de carreras científico-técnicas, por parte de todas las capas de las comunidades venezolanos.

En el país se debe un nuevo ambiente moral. Se deben reexaminar con espíritu creativo los valores, se debían discutir las vías para transformar la economía, la esfera social y la espiritual, se deben buscar nuevos métodos de trabajo ideológico y organizativo. La información objetiva, la sinceridad en la valoración de fenómenos y acontecimientos, la intransigencia frente a los defectos, el deseo de mejorar la situación constituyen principios vigentes de la vida.

"Sr. Presidente, Nicolás Maduro: Los "gerentes" venezolanos (por no llamarlos de otro nombre) de las varias empresas socialistas del Estado, están enconvinchados con los "narco-paracos" colombianos, y robando la comida y los reales del pueblo venezolano".

¡Gringos Go Home! ¡Pa’fuera tús sucias pezuñas asesinas de la Américas de Bolívar, de Martí, de Fidel y de Chávez!

¡Hasta la Victoria Siempre, Comandante Chávez!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 919 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a212972.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO