¿Será que el gobierno no acepta críticas, o es que algunos que critican quieren ser gobierno?

"Aprobarlo todo suele ser ignorancia, reprobarlo todo, malicia."

Baltasar Gracián Escritor español

Comencemos por estudiar "La Crítica", para finalmente responder la interrogante que titula este artículo.

Criticar no es malo, por el contrario, es necesario. Pero la crítica política, como método de rectificación, tiene también sus reglas. Debe ser una crítica "responsable" ¿Qué significa esto? Que debe ser una crítica surgida de un estudio profundo de la situación, incluso con la utilización de reglas científicas y con exclusión, en lo posible, de las pasiones que enturbian la objetividad. Luego, la crítica debe ser propositiva. Esto es una consecuencia lógica del conocimiento que tiene el que critica de la situación o acción que critica. Ese conocimiento de lo que se está haciendo mal, se traduce a su vez, en un conocimiento de cómo hacerlo bien. Razón por la cual, el que critica está obligado a exponer la solución del problema. Pero además, la crítica tiene que ser oportuna. Esto quiere decir, que no sólo se debe decir en el momento apropiado, sino también en el lugar apropiado y de la manera apropiada. En este orden de ideas, reproduzco parte del discurso del Presidente Raúl Castro, el 18 de diciembre de 2010, a propósito del 52 aniversario de la Revolución Cubana:

"No hay que temerle a las discrepancias de criterios y esta orientación, que no es nueva, no debe interpretarse como circunscrita al debate sobre los Lineamientos; las diferencias de opiniones, expresadas preferiblemente en lugar, tiempo y forma, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Es por demás un derecho del que no se debe privar a nadie."(fin de la cita).

El objetivo de la crítica debe ser dejar al criticado con el sentimiento de que ha recibido una ayuda y no de que ha sido ofendido o atacado. Por eso, cuando la crítica es realizada correctamente, es indispensable que el que la reciba no lo vea como algo personal, sino como algo que lo beneficiará.

La crítica como acción intelectual, que se expresa a manera de opinión, puede moverse en dos direcciones directamente relacionadas con las intenciones de quien realiza la crítica; es lo que conocemos como crítica constructiva y crítica destructiva. En este sentido, la crítica constructiva persigue colaborar con el criticado, presentando un método de rectificación o una posible solución al asunto cuestionado. Mientras que la crítica destructiva se dirige a la persona, para implicarla y culpabilizarla de algo. Otra cosa que diferencia a ambos tipos de críticas es que la crítica destructiva se centra en el pasado y se mantiene allí, mientras que la crítica constructiva se centra en el futuro. No importa lo que pasó, lo que nos importa es cómo nos va a servir esto en el futuro, para mejorar las acciones.

Mao Tse Tung fue un estudioso de los errores del partido comunista chino y de sus métodos de rectificación, en lo que respecta a la crítica, como instrumento de rectificación, expuso, entre otras cosas, lo siguiente:

"Con relación a la crítica en el seno del Partido, es preciso mencionar otro punto: algunos camaradas, al hacer críticas, pasan por alto las cuestiones importantes y limitan su atención a las mezquinas. No comprenden que la tarea principal de la crítica es indicar los errores políticos y de organización. Por lo que respecta a los defectos personales, a menos que estén vinculados a errores políticos y de organización, no hay que censurarlos demasiado para no sumir a los camaradas en el desconcierto."

"La crítica dentro del Partido es un arma para fortalecer sus organizaciones y aumentar su capacidad de combate. Sin embargo, en la organización del Partido en el Ejército Rojo, la crítica no siempre tiene este carácter: a veces se convierte en ataque personal. A consecuencia de ello, no sólo se perjudica a los individuos, sino también a la organización del Partido. Esta es una manifestación de individualismo pequeñoburgués. El método para corregirla es ayudar a los miembros del Partido a comprender que la crítica tiene por objeto aumentar la capacidad de combate del Partido a fin de lograr la victoria en la lucha de clases, y que no debe utilizarse para realizar ataques personales."(Sobre la rectificación de las ideas erróneas en el partido; diciembre de 1929).

Es evidente que quienes, en la crítica, sean inoportunos, imprudentes, irresponsables y ofensivos, se enmarcan dentro de la crítica destructiva y seguramente persiguen objetivos mezquinos, independientemente de su posición ideológica o política. Pero si alguien formula una crítica de manera oportuna, responsable, respetuosa y propositiva, y aun así, es atacado por quien reciba la crítica, esta último (el criticado) es un peligro para el desarrollo y avance de cualquier revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1654 veces.



Juan Carlos Valdez


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: