Con las espuelas puestas

El reto de hoy. La Patria del mañana

El próximo 6 de diciembre vamos a una confrontación electoral de una gran trascendencia para el futuro de nuestra patria. Se trata de las elecciones parlamentarias nacionales, es decir la elección de diputados y diputadas a la Asamblea Nacional. Esta elección tiene una particularidad que la diferencia ampliamente de cualquier otra confrontación al mismo nivel o cualquier otro.

Para los militantes de la Revolución es ir a una batalla decisiva sin la presencia física de nuestro comandante supremo. No hay lugar a dudas que vamos a ir al combate con el espíritu guerrero del comandante eterno, con el corazón henchido de amor por nuestra patria, con el deseo sincero de seguir llevando a nuestro país por los caminos del desarrollo sustentable donde el ser humano siga siendo lo primero y más importante.

En el marco de esta contienda la oposición y sus amos del norte han venido montando una serie de actividades que buscan desestabilizar el proceso. Estas actividades van desde el intento de renovar las guarimbas, pasando por el sicariato, hasta llegar a la provocación de conflictos con otros países.

Hacen de todo para crear atmósferas conflictivas, llegando inclusive a generar conflictos en países hermanos para a través de ello sembrar una matriz de opinión de que Venezuela está sola y aislada. Tenemos el caso más reciente en Ecuador donde buscan acabar con el proceso ciudadano que se adelanta en ese hermano país con el liderazgo del compatriota Rafael Correa.

Hoy nosotros, militantes de la revolución, tenemos la obligación y el deber de construir el proceso revolucionario y para ello debemos estar claros en que el respeto a nuestras autoridades, la disciplina y el cumplimiento de las tareas asignadas por el partido deben marcar nuestro accionar y comportamiento.

En el caso de Nueva Esparta nosotros tenemos ya la nominación de nuestros candidatos y candidatas y en tal sentido debemos estar claros en que esos son los candidatos de la revolución y que más allá de cualquier consideración personal, filosófica o de apreciaciones personales está el interés máximo de la revolución.

Desde esta trinchera hago un llamado a todos los compatriotas para que estemos conscientes del papel que debemos jugar hoy y que no puede haber, no debe haber fuerza humana en el mundo que pueda desviar el rumbo de nuestra revolución.

Vamos con todas nuestras fuerzas, vamos con nuestros corazones, vamos con tesón, con solidaridad para con nuestro pueblo a desarrollar una campaña electoral que nos garantice la victoria el próximo 6 de diciembre.

Es el deslinde de dos formas diferentes de gobernar. Una representada por la oposición golpista amparada en el manto protector del imperio norteamericano y la otra representada por los chavistas, por los revolucionarios, por los bolivarianos. La primera pone por encima de la condición humana del hombre los intereses materiales del capitalismo, del neoliberalismo salvaje. La nuestra basada en las enseñanzas bíblicas de Jesús y patrias de Simón Bolívar que fundamentalmente trata al hombre como el elemento primordial de la sociedad y por lo tanto eje y motor del desarrollo de la misma.

La batalla de hoy es por la permanencia del proceso revolucionario. Esta batalla hay que darla con la firme convicción de seguir avanzando en la consolidación de las políticas sociales de nuestra revolución. Es verdad, hoy no está físicamente nuestro comandante supremo, hoy no está presente nuestro padre Libertador, pero su amor patrio late en el corazón de los revolucionarios y su sangre hace un torrente imparable de querencia a nuestro pueblo.

Hoy inscribiremos a nuestros candidatos y lo haremos con la plena seguridad que vamos a lograr el triunfo anhelado, el triunfo esperado por el pueblo y necesario para que siga creciendo nuestra patria, para que no se detenga el crecimiento revolucionario en nuestro continente y el mundo.

Vamos gente de mi tierra, como dice el padre cantor Ali Primera, vamos gente de Bolívar, vamos gente de Chávez, vamos gente de Mata Figueroa, vamos gente de mi Nueva Esparta querida, vamos mi gente, vamos carajo vamos a conquistar la mayoría parlamentaria para darle a nuestro compatriota Nicolás Maduro la fuerza suficiente, el amor del pueblo para que siga construyendo el sueño de Bolívar, para que siga consolidando la obra de Chávez.

Juan Griego, 4 de Agosto de 2015.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 972 veces.



César González


Visite el perfil de César González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a211806.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO