Frente a Frente

Merced-es

Snowden, el que no será perdonado por el Gobierno de su país, abrió la “caja de Pandora” del espionaje global de las comunicaciones, la cual nunca más podremos cerrar.
En estos tiempos de “pinchazos”, googlemaps, GPS, cámaras de “protección”, blogs, videos caseros, YouTube, ya casi nada queda en la esfera de lo íntimo. Asistimos a la presencia del espectáculo de lo privado hecho público.

Oír, desde un portal web de “noticias”, de masiva concurrencia, la conversación “privada” de personajes del mundo artístico, religioso o político, se ha convertido en un hecho cotidiano. El “escándalo” se impone, es lo que vende…

Esta semana, en mi ciudad natal Valencia, hemos tenido que soportar que el tema de moda sea hablar (o no hablar también, disfrazados de “indignados” por la grabación) de la conversación casi escatológica de dos “personillas” de la política local valenciana, quienes fueron “amigos” alguna vez, pero que ya no.

En ese mar de insultos y acusaciones mutuas que escuché pensé que realmente mi ciudad, mi parroquia, lo que llaman circuito pues, merece a otra gente, a alguien como Mercedes.
Mercedes, plural de Merced, del latín Merces, es considerado como un premio o galardón que se da por el trabajo. Otra gente, algo religiosa, considera el nombre como una advocación de la Virgen María y significa “misericordia” y “perdón”.

Mi Mercedes es otra. Físicamente ya no está con nosotr@s, pero es la representación de la mujer aguerrida, con convicciones, tipo heroína anónima que no aparece en ningún libro de la historia patria, pero que en su momento hizo sentir su voz.

Por esos regalos que da la vida, tengo la fortuna de compartir parte mi existencia con un hijo de Mercedes y enterarme por él de una famosa carta pública que en 1944 esa hermosa mujer escribiera a los “congresantes” venezolanos de la época.
La carta en cuestión, publicada en un diario local de lo que hoy conocemos como el estado Vargas dice textualmente:

“Sobre el Voto Femenino. CARTA DE MERCEDES DE GALINDO A LOS PARLAMENTARIOS DE ARAGUA. Maiquetía, 2 de mayo de 1944. Ciudadanos Senadores y Diputados por el Estado Aragua. Honorables Representantes: Desde Maiquetía, donde actualmente tengo fijada mi residencia, oriunda del Estado Aragua, e inspirada por la idea tan patriótica como brillante de Graciela Rincón Calcaño, ilustre dama venezolana y poetisa por excelencia, como ha sido la de dirigirse a los Congresantes del Zulia, me ha animado en mi carácter de mujer aragüeña, que aspira una patria más ilustre y más digna, dirigirme a Uds. para que apoyen el pliego de solicitudes que han firmado muchas mujeres de la Sociedad Venezolana anhelantes de un futuro mejor, con la obtención del voto femenino. Ilustres Representantes de Aragua, no seréis vosotros los que rechazaréis las justas aspiraciones de la Mujer Venezolana. Tengo la plena convicción personal de que vosotros estaréis presente siempre para el servicio digno de la patria, y que trabajáis por perseverancia y patriotismo por todos los problemas y por todas las ingentes necesidades del presente que serán bases para un futuro más amplio y mejor, y que de ninguna manera podría ser, sin la colaboración de nosotras las mujeres de la Venezuela actual, forjadoras de la Venezuela del futuro. Como aragüeña y como venezolana, pido al Soberano Congreso Nacional y con especialidad a los Representantes de mi Estado natal apoyar con calor y entusiasmo el VOTO DE LA MUJER VENEZOLANA”.

Mercedes merece estar en la red. Volverse universal. Un lenguaje y acción dignos de la mujer venezolana. De inmenso valor para su época y para ésta donde lo soez y la política de pacotilla parecen estar de moda. Necesitamos muchas Mercedes, tenemos a algunas patriotas como ella, pero necesitamos más. Que vivan las Mercedes de mi país!

correaguia@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1469 veces.



Dalia Correa

Profesora Titular Universidad de Carabobo.

 correaguia@gmail.com      @dalia_correa

Visite el perfil de Dalia Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dalia Correa

Dalia Correa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas