Con Chávez Guaicaipuro refunda el Panteón Nacional

A propósito de la entrada de Negro Primero y César Rengifo. Presidente Nicolás Maduro, una deuda con Guaicaipuro es una deuda con Chávez

"Los pueblos y comunidades indígenas, constituyen lo más originario, lo más antiguo, constante y específico del país y del continente en todo su devenir histórico." Esteban Emilio Mosonyi (¿Por qué no son también los pueblos indígenas una constante y lugares propicios de identidades especificas –con sus virtudes y defectos de todo lo humano- para los proyectos históricos de nuestra liberación?)

"Yo me siento más indoamericano y afroamericano, que hispanoamericano, iberoamericano y latinoamericano" (Presidente Hugo Chávez, desde Brasil) (1)

INTRODUCCIÓN

UNA NACIÓN LLAMADA MAYAMI NUESTRO (O LAS SIETE CONFERENCIAS DE LA IMPLANTACIÓN DEL POBLAMIENTO)

Cuando Chávez, bajó a Guaicaipuro, a Bolívar y al Negro Primero de la frialdad de las estatuas y los discursos oficiales, Don Germán- con su filosofía de implantación de la conquista y su desplante de Cronista del Rey-, pegó una Carrera tan grande, a pesar de que ya no era aquel muchacho ágil, de caballo en pelo y gesto arrequintao en sus joviales caminatas cumanesas por la famosa Calle Larga.

Tampoco paró su marcha despavorida con la mediación de unas Damas mantuanas, que juegan canasta y hacen política con Mari-cori en el Lagunita Country. ¡No joda¡, al fin y al cabo, un cumanés de tabaco en la vejiga no se amilana al paso de las huestes "invasoras" de Monteverde. En todo caso y en buena lid, ante la marcha sin tropiezo de los Monteverde, ¡seguiré el ejemplo que Caracas dio!. (Ildefonso, ¿adivinas el personaje?). Un tiempo después, mucho más reposado, se fue al Palacio de las Academias a abogar por el Estado Liberal Democrático y a rezar por el alma en pena de Don Rómulo Betancourt como "el Padre de la Democracia".

ESE GALLO PARA/EMBOLATAO

La misa cantada siempre estuvo a cargo del Cardenal Urosa. Todo será hecho con sigilo y prudencia frente al infierno de esa apestante dictadura chavista-castrista-pensamiento Mao Tse Tung… Sin embargo, ya Don Germán había pasado la prueba de fuego como cocinero de Lusinchi y de Blanquita Ibañez. Con el tiempo de la velocidad del capital en la historia, en la era del internet y como jefe de la Reforma del Estado quiso implantarnos el FMI y el Banco Mundial, pero sufrió el revés más grande de toda su vida por el pueblo/pueblo el 27 de febrero de 1989 y desde ese día –como todo gallo para/embolatao- vive con las tablas en la cabeza y con la uribe alta.. tal vez, necesite además, de un tacto prostático, señala una de esas damas mayameras, media enfadada...

-No te contrato más como asesor…Mejor papel hacías como cocinero de Blanquita y Jaime, le dijo de mal humor su Adelantada Mari-cori.

-¡No te llamo MARÍA SERPIENTE porque sería una ofensa, tanto para Eva como para la serpiente y la manzana! Y aún peor, para el Paraíso Terrenal de Mayami Nuestro. Respondió airado el Cronista del Rey...

De todas maneras finalizó declarando a los jóvenes de aquel quinquenio: ¡muchachos, salud, están naciendo y viviendo en "La gloriosa Era Lusinchi". ¡Al fin tienen futuro!

Esta nota jocosa, escrita por Don Aquiles Pinto Ravelo (2) se la entregamos al buen amigo Ildefonso Leal Director de la Academia Nacional de la Historia para llevarle un poco de humor … , antes de que cerrara aquellos ojos inquietos, luminosos, ávidos de paisajes y pájaros, de letras y libros vivenciales. Con copia al diputado Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, quien nos hizo recordar un célebre discurso suyo en la Plaza Bolívar de Caracas, en presencia del Alcalde Jorge Rodríguez y los Poderes Públicos…. Allí se manejó con una clara alusión a esas inconsistencias del Cronista del Rey. Quien con su anti-culto a Bolívar, exalta las gloriosas notas del himno peninsular de los viejos y nuevos conquistadores. Quien critica al Bolívar de la frialdad de las estatuas y los discursos oficiales, sale ahora corriendo, despavorido ante el Bolívar operativo, emancipador e integracionista del Comandante Hugo Chávez y del nuevo Congreso de Panamá. Corrió tanto, tanto, como Carmona El Breve el 13 de abril cuando los cerros bajaron a restablecer la Constitución y a Chávez en el poder. Antes, muchísimo antes, había dicho Don Germán, en sus célebres Siete Conferencias, que si la izquierda seguía entrampada en el Estado "liberal/democrático", nunca podría hacer cambios significativos en la realidad sociohistórica del continente. ¿Quién carrizo entiende ese intrínguli de su babel historiográfica? Pero el oportunismo se digiere muy bien para entender su "Proyecto Nacional"…(de paso neo-liberal-democrático, demagógico y de cogollo fedecamarero, muy episcopal, represivo y militarizado a lo Punto Fijo).

LA CONCEPCIÓN GUZMANCISTA DEL PANTEÓN NACIONAL

Hoy se habla mucho del Panteón Nacional. Sin embargo, se olvida su concepción inicial en el gobierno de Guzmán Blanco: parte de un proyecto nacional, afrancesado y anti nativo. A propósito de la merecida entrada del Prócer Pedro Camejo, a solicitud del Presidente Nicolás Maduro y los movimientos populares, destacamos que antes no cabían los negros en el Panteón Nacional. Muchísimo menos, los Caciques y Cacicas Indígenas como parte de lo originario e insustituible de la nacionalidad y de lo americano de Abya-Yala.

El indio constituye siempre dentro de los proyectos históricos de la dominación "lo banal de la vida cotidiana, lo fácilmente prescindible y sustituible". El extremo de "la barbarie" y cuando no, del "salvajismo". Mientras se da un antagonismo racial del blanco con el negro, se da un antagonismo étnico y cultural del colonizador con el aborigen.. La negación casi absoluta del originario por parte de la clase dominante y de los imperios, es con el propósito expreso de negarlo como sujeto del territorio. Y esto ocurre en todos los continentes.

Plantear las cosas en términos exclusivamente raciales –blanco y negro, blanco y pardo- oculta la discriminación de fondo, étnica, cultural, de castas, tanto del indio como del afrodescendiente, pero deja sobre todo a los pueblos originarios totalmente invisibilizados y absolutamente fuera del juego: así lo seguimos observando hoy en algunas carteleras escolares del país, lo que se hace en forma inconsciente.1. De la misma manera hay que decir que, inicialmente, se trataba de un Panteón para blancos, para hombres y para mantuanos, en lo esencial. Tampoco cabían del todo las heroínas de nuestra independencia. Menos heroínas indias, negras, aindiadas o "pardas". De vainita cabía Luisa Cáceres de Arismendi y todavía no estaba Josefa Camejo.

La campaña Guaicaipuro al Panteón Nacional estaba ligada a los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos indígenas, que hoy están en la Constitución Bolivariana. Además, queríamos poner en claro la indo-descendencia irrenunciable del pueblo venezolano, oculta bajo nubarrones y clisés de "mezcla de razas", "sincretismo-cultural", "transculturación" y otras malas yerbas ideologizantes. Queríamos también, manejar símbolos de unidad y de encuentro pleno de una venezolanidad, ancestral y contemporánea para entendernos luego con una revolución pacífica, pero no desarmada. Con una unidad cívico-militar, que debe ser garantía de independencia y soberanía. Con una igualdad, libertad y fraternidad, más allá de los cánones de la Revolución Francesa y de toda revolución burguesa, desde las fuentes ancestrales y contemporáneas del socialismo del siglo XXI por otros mundos posibles.

PERO¿ QUE GUAICAIPURO NO ERA Y NO ES VENEZOLANO?

A pesar de que nuestro pueblo dice todo lo contrario, que Guaicaipuro es el más venezolano de todos, ¿cómo opinaban antes connotados intelectuales?:

Veamos lo que en una oportunidad pudo decirnos el conocido intelectual Arturo Uslar Pietri en la redacción del diario El Nacional: Saúl, ustedes están equivocados, Guaicaipuro no puede entrar en el Panteón Nacional, él no era venezolano. ¿Cómo? Él no era "mestizo", me replica. Muy cerca estaba silencioso, oyendo aquello, con un poco de asombro, el escritor Miguel Otero Silva. ¿Por qué el alboroto? La primera página de El Nacional había registrado un 19 de abril un titular desafiante, en unas notas que nos tomó Ludmila Vinogradof entregadas por Henry Inojosa y por mí, del movimiento Nosotros Mismos: Recogerán 100.000 firmas para llevar a Guaicaipuro al Panteón. (Y las recogimos) .Después de unos años, Uslar corrigió aquella posición extrema. Cuando vino el Quinto Centenario de la Conquista, expresó que el español al llegar a la América, no encontró aquí un "vacío cultural", recalcó que Marx estaba lejos de pensar que buena parte de sus utopías comunistas, tenían sus raíces aquí en América. Hay en el pensamiento de Uslar como cuatro o cinco visiones totalmente contradictorias sobre Guaicaipuro , y media una vieja polémica entre él y el camarada Miguel Acosta Saignes en la década del cincuenta. Juan Liscano, terminó aceptando como válido que Guaicaipuro estuviera en el Panteón Nacional. Esto lo supe por boca del amigo Iván Darío Parra -del Zulia- quien era amigo personal de este intelectual venezolano al comunicarnos el deseo de Liscano de hablar con nosotros para apoyar el Proyecto Guaicaipuro al Panteón Nacional.

Al conocerse que el Comandante Chávez y los Poderes Públicos le darían el Ejecútese, más de 50 programas y comentarios televisados, tuvieron lugar para ridiculizarnos y sin derecho a réplica. El Nacional, en entrevista a Noelí Pocaterra, banalizaba el proyecto con un titular de doble filo: Guaicaipuro se incorpora a las crónicas bolivarianas. Dalia Yanes y Erólida Rey, con apoyo de Adina Bastidas y María León, en un Congreso de Mujeres Bolivarianas recogen las firmas de todas en solidaridad y luego, con Ana Elisa Osorio, Ministra de Ambiente, le enviamos el proyecto al Presidente Hugo Chávez y éste anuncia el acto para el 8 de diciembre de 2001, que era entonces Día Municipal de Guaicaipuro, una tradición del Cantón Guaicaipuro, del 26 de abril de 1938.

Sin duda, hubo en principio intelectuales que apoyaron el proyecto, sobre todo, quienes asumieron críticamente el quinto centenario. Desde Uruguay nos apoyaba Eduardo Galeano, quien no pudo asistir al acto por razones de salud. También intelectuales jóvenes como Freddy Ñañez y Antonio Trujillo; el sindicalista Gabriel Rodríguez y el abogado Roberto Urbano Taylor, entre otros; de edad madura, como Gloria Marrero, Itala Scotto, Mario Sanoja, Marcial Ramos Guedez, Ildefonso Leal o compañeros de estudio como Maury Márquez, Juan José Salazar y Nelson Guzmán. Destacamos la participación del profesor Miguel Rojas en su apoyo incondicional y la continuidad en la línea de talleres de formación intercultural para educadores de la profesora Luisa Sequera y su equipo; como del antropólogo Luis Adonis Romero en el oriente del país con los pueblos indígenas. De Alfredo Torres, César Arismendi, Gilberto Rodríguez Ochoa, Alejandro Signi y Mons. Enzo Ceccareli en el Amazonas. Pero sigamos con la trampa de la ideología "mestiza":

MORON: JUNTO CON HERMAN ZINGG BUSCA EN JÚPITER "EL INDIO PURO" PARA OTORGARLE LAS TIERRAS

Guillermo Morón planteó siempre en sus textos de "Historia de Venezuela", que el indio dueño de estas tierras, desapareció con el intenso mestizaje y consideró deseable la desaparición de los últimos hablantes de caribe. Junto con Herman Zingg busca en Júpiter un indio puro para asignarle las tierras del Valle de Wanay. Una penosa ideologización de "lo mestizo", niega la existencia actual de los pueblos indígenas, pero también, la indo-descendencia del venezolano y del pueblo en su totalidad: su herencia de sangre o de cultura. Esta indo-descendencia la legitima César Rengifo desde su teatro indígena. Curayú o El Vencedor, viejo piache invidente al enterarse de la muerte de Guaicaipuro, nace y llora un niño indo-mestizo y en ese vástago, encuentra la continuidad de la resistencia caribe y el vengador de Guaicaipuro. Exclama el piache Curayú: Guaicaipuro no ha muerto ¡los caribes viviremos siempre! Volcanes sobre el Mapocho hace contemporánea la resistencia mapuche y la resistencia chilena en el derrocamiento imperialista de Salvador Allende por Augusto Pinochet. Cae Pinochet y los mapuche –paradigmas de libertad para nuestros Próceres- viven la dictadura en una ley antiterrorista del Estado neoliberal de Chile y su Alianza del Pacífico con el imperialismo. La anticonquista atraviesa toda su creación artística.

APARTHEID CRIOLLO: UN PANTEÓN APARTE PARA LOS INDIOS, OTRO PARA LOS NEGROS

Volviendo al tema, Armas Chitty nos dijo, que el Panteón Nacional lo hizo Antonio Guzmán Blanco para los héroes de la nacionalidad y no para los indios. Nos proponía que hiciéramos un Panteón aparte para los indios. (¿Habrá que hacer otro para los negros? preguntábamos).. La ideología mestiza/desmestizante, reclamaba el apartheid nacional, social, cultural y ecológico del hispanocentrismo o de la "raza cósmica de Vasconcelos. Rengifo ve en el barrio sub-urbano, un apartheid social y ecológico. Algunos pensaban que el Panteón de los indios no tenía paredes y había que dejarlo libre, como el colibrí allá en las neblinas más empinadas del Waraira Repano, al cuido de la venenosa tigra/mariposa [el racismo tiene también sus giros poéticos, sobre todo para elogiar a la conquista y pseudo-elogiar o anestesiar al colonizado]. Pero en el fondo del mar, subyace en el inconsciente colectivo, "criollo" -positivista- la idea de pueblos y razas inferiores, que no caben en el proyecto nacional, salvo como indeseable rémora del pasado. Como tampoco caben –de hecho- en la ideología de la "sociedad implantada" colonial/colonialista del historiador Germán Carrera Damas, como no cabe Bolívar y el pensamiento de la Independencia. Ni la igualdad de Ezequiel Zamora y la Guerra Federal. Su reseña de la esclavitud indígena del siglo XX, con lágrimas de cocodrilo casi que parece lo natural e inevitable para incorporarnos en forma tardía a la implantación del sistema capitalista mundial y del Estado Nacional liberal/democrático.

Tampoco llora Carrera Damas el recibimiento de Cumaná a Monteverde sin resistencia ¿Acaso no siguió el ejemplo que Caracas dio? Desde su obra de teología histórica de la conquista también bendijo la conquista del Sur propuesta por Rafael Caldera en su primer gobierno: era la primera vez que la huella humana se iba a posar sobre Guayana y Amazonas para completar el proyecto de conquista del siglo XVI y con los mismos métodos del conquistador español. Es un lugar común –y de celebración- la idea de segregar de raíz al indígena como pueblos y comunidades en todos los proyectos históricos de dominación y particularmente, en el llamado "Proyecto Liberal-democrático del Estado Nacional", como lo apunta Eduardo Galeano. Estado uninacional, unicultural, unirreligioso, unifilosófico, unicientífico, unitecnológico. Y sobre todo, uni-lingue, uni-gente, anti-ecológico, nada liberal, nada democrático bajo la dictadura del capital transnacional. Estado contrario a la Constitución Bolivariana del 99 y a los Estados plurinacionales de Bolivia y Ecuador.

CAMUFLADO EN EL MESTIZAJE ENTRA JOSÉ LEONARDO CHIRINO EN LA CUARTA REPUBLICA

José Leonardo Chirino, el zambo (hijo de una india y un afro), había entrado, medio camuflado, un poco antes que Guaicaipuro al Panteón Nacional, un poco al amparo del requisito de "lo mestizo" y apadrinado en el gobierno de Caldera por Pompeyo Márquez. Nosotros apoyamos este justo proyecto en aquel momento. Hoy prototipo de la afrovenezolanidad.

Como asesores que hemos sido, tanto el profesor Esteban Emilio Mosonyi como el suscrito, consideramos que es hora de la afrovenezolanidad contextualizar también y asumir su indodescendencia en tanto nativos de estas tierras, sin detrimento de su afrodescendencia. Como la debe asumir también el crío o criado, el sudaca, el hijo de europeo nacido en América, sin detrimento de su eurodescendencia desde la venezolanidad y la unidad político-territorial dentro de los múltiples mestizajes. Sin prepotencia ante lo nativo y sin sumisión ante las metrópolis.

Para la cultura dominante, lo zambo queda en la penumbra de lo "tente en el aire" y peor aún, el negro que "se devuelve" pa` lo indio, es como el chivo: ¡que si se devuelve se esnuca!. Como la mujer de Lot, si mira pa`tras, se convierte en estatua de sal. De esta forma el aborigen se convierte simultáneamente en punto de desencuentro de toda conquista y en punto de encuentro y de unidad de lucha revolucionaria de toda anticonquista para la liberación definitiva. Por eso la anticonquista de Rengifo, no es una reconquista, no es un pase de factura, ni un racismo al revés. Es un rencuentro con nosotros mismos y con la humanidad.Es un nuevo rencuentro con la naturaleza, como acertadamente lo busca hoy el Papa Francisco, en su primera encíclica. La primera víctima de las interminables conquistas, ha sido la Madre Naturaleza.

ENCUENTROS Y DESENCUENTROS CON GUAICAIPURO

O CON NOSOTROS MISMOS

Con Guaicaipuro, la Cuarta República llegó a apoyar su llegada al Panteón con encendidas y violentas discusiones, primero en Diputados, propuesto por Gustavo Márquez y en el Senado por Lolita Aniyar (encuentro con Nosotros Mismos) Pero no se le dio el Ejecútese (Desencuentro con Nosotros Mismos, inconsistencia de identidad y dignidad). El camarada Márquez apeló incluso al Presidente Encargado Ramón J. Velásquez y al final, éste se desentendió, cómodamente del Ejecútese. Muy a pesar de que en las dos cámaras –al pasar la tempestad- habíamos logrado unanimidad y en principio, Don Ramón Jota [ver, oir y callar], apoyaba el Proyecto. (?)

GUAICAIPURO ESPERABA UN GOBIERNO SOCIALISTA

Con sobrada razón nos decía un día en la Quinta Quetzalcóatl el camarada y amigo Miguel Acosta Saignes: Saúl, yo apoyo plenamente ese proyecto de Guaicaipuro al Panteón Nacional, con la vieja consigna de la Guerra Federal:¡Patria para los indios! Pero ustedes deben estar locos. Tendrán que esperar un gobierno socialista. Y así fue. Tenía que llegar el Gobierno Bolivariano del Comandante Eterno Hugo Chávez para el Ejecútese el 8 de diciembre de 2001, convertido ahora en "Día Nacional de Guaicaipuro". Simbólicamente, con la tierra de Suruapo o Suruapay y un puñado de tierra de los pueblos indígenas de Venezuela y de América, en el primer nicho del Panteón (a mano izquierda) entraba Guaicaipuro como encarnación simbólica de todos los pueblos, Caciques y Cacicas de la resistencia anticolonial, del pasado y del presente. Guardián de los territorios indígenas y de nuestra unidad político territorial, como país y continente.

CON GUAICAIPURO, CHÁVEZ REFUNDA EL PANTEÓN NACIONAL PARA REFUNDAR LA PATRIA

Es la refundación del Panteón Nacional como máximo Monumento de la Nacionalidad, decretando luego el Día de la Resistencia Indígena, cada 12 de octubre, con la propuesta inicial, de convertirlo en Día de la Resistencia Indígena Planetaria. No podíamos pensar en refundar la República y la llamada "Cultura Nacional" criollizante, anti-nativa y pseudo-europea, sin refundar el Panteón Nacional.

Destacamos como hecho curioso, que los dos personajes con más aceptación popular para entrar en el Panteón Nacional -Bolívar y Guaicaipuro- fueron tal vez los que más encontraron obstáculos y tiempos de espera en la clase dominante: Bolívar, como Libertador por excelencia de todo un continente, esperó 12 años el repatriamiento de sus restos (1830- 1842) y luego, que Guzmán Blanco configurara el Panteón Nacional (1876). Guaicaipuro esperó medio milenio, sin olvidar los últimos 27 años de lucha continua por los movimientos indígenas y colectivos de educadores del Estado Miranda y del país, teniendo como epicentros las Escuelas de pintura Juan Lovera y la de Teatro en Los Teques dirigidas por los profesores Edgar Corrales y Nelson Romero, quien había sido alumno de César Rengifo, acompañados además con el humor de Chito Aguilar y el fotógrafo de la ciudad que se ha ido, Leopoldo Olivares, Ildemaro Cobos, Jorge Pocaterra. Allí también se despierta esa memoria rengifiana, que estaba como dormida y despierta primero en la provincia, que en Caracas, su ciudad natal. Luego la Sociedad Bolivariana con el aval y apoyo incondicional del Dr. Carlos Olivares Bosque y del Profesor Miguel Rojas.

La investigación de Guaicaipuro al Panteón, fue nuestra y colectiva, pero la propuesta, fue tomada del pueblo/pueblo. De los más marginados y oprimidos.

Guaicaipuro no está en el Panteón, porque es indio, nos decían… ¿Dónde van a encontrar los restos de Guaicaipuro? Otra razón para oponerse –sutilmente- a su traslado al Panteón… Lo de ilustrarlo con la tierra de Suruapo, en consonancia con las cosmovisiones y cosmovivencias indígenas, fue una excelente idea del escultor tequeño Edgar Corrales (autor de la maqueta del monumento que va en el primer nicho a mano izquierda del Panteón Nacional). Significa que el proyecto, está inconcluso. Presidente Maduro: una deuda con Guaicaipuro, es una deuda con Chávez. Con Guaicaipuro, los Caciques y Cacicas de la Resistencia Chávez refunda el Panteón Nacional al abrirlo a la diversidad cultural y a la interculturalidad:

CON NEGRO PRIMERO, EL PUEBLO DE A PIE, ENTRA AL PANTEÓN NACIONAL Y CON RENGIFO, EL CANTO DE ESA ESPIGA SEMBRADA EN CARABOBO

Con Negro Primero, entra el pueblo/pueblo, incluyendo el soldado desconocido, ese ejército de a pie de indios, negros y pardos llaneros. Con César Rengifo y Esa Espiga Sembrada en Carabobo, entra el llamado quemante en las venas de todos los tiempos de nuestra historia, de todos los invisibilizados e invisibilizadas en cinco siglos de conquista y colonia. Y sobre todo, el ojo sigiloso y avisor de la anti-conquista contra el decreto de Obama. No como reactividad epasmódica sino como firme advertencia apoyada en la historia y la cultura propia y la interculturalidad para hacer frente a cualquier hegemonía imperial o imperialista. La independencia como medio de realización de nuestras diversidades y de la unidad y emancipación bolivariana.

Con Armando Reverón, la luz del litoral abre nuestras puertas al Caribe y al Atlántico. Con Carlos Manuel Piar, la indiada de Chirica en San Felix (11 abril 1817), clave para el Congreso de Angostura y la formación de La Gran Colombia (1819).(3) Con Chávez desde el Cuartel de la Montaña y la rosa de los cuatro elementos en la genialidad de Fruto Vivas, el llano ahora entra con flores en la boca de los fusiles, con guaicas y cañones y los ejércitos de Guaicaipuro, de José Antonio Páez y Negro Primero, de Simón Bolívar, de Francisco de Miranda y de Antonio José de Sucre, para darnos independencia y soberanía, la paz con justicia del profeta Isaías. Lo llanero, inseparable de lo andino, lo guayano-amazónico y lo caribeño. Un himno a la Patria Chica bajo los cielos y el arcoíris de América en el amplio territorio de la Patria Grande. El Cóndor y el Quetzal, tomarán en sus alas, la hora del ALBA, La CELAC, UNASUR y Petro Caribe. Y cuando ya no haya imperio, asistiremos al encuentro del Cóndor y el Águila. "Cuando el hombre sea libre -dice el poeta Walt Whitman-, la política será una canción y el eje del universo no descansará sobre una ley sino sobre un canto".

(1) Con esto Chávez, el Chávez vivencial, yendo más allá de las "mezclas" raciales, prioriza sus propias identidades, sin excluir ninguna. Y comienza por lo más originario e irreductible del país y del continente. Desbloquea incluso, la indodescendencia del venezolano. Otra mentira que nos ha metido el colonialismo es que alguien es portador de una sola identidad, renunciando a un orden de prioridades, según su origen materno o paterno según el caso. Pero no es el apellido, lo más definitorio de nuestro sentido de pertenencia a un territorio de origen.

(2) Aquiles Pinto Ravelo era el pseudónimo del camarada Ramón Gamarra en el Estado neo-Liberal Democrático de la Cuarta República y del Pacto de Punto Fijo, apuntalado por AD, Copei, CTV-Fedecámaras y con la Fe de Cámaras y la bendición apostólica de la Conferencia Episcopal Venezolana.

(3) En una visión amplia, integral de la Historia y Geografía de Venezuela y sobre todo de una nacionalidad intercultural, ya no es necesario contraponer a Miranda y Piar a Bolívar, ni antagonizar indianidad y bolivarianismo. Ciudad y campo, oralidad y escritura, cultura y naturaleza. No para eclectizar o sincretizar sino para propiciar el diálogo intercultural y de civilizaciones y el ecumenismo planetario, sin desconocer las contradicciones verticales de clases, castas y estamentos.

Las claves están en asumir simultáneamente las múltiples fuentes del socialismo del siglo XXI como parte del legado de Chávez y de los múltiples sujetos, actores y actrices presentes en la creación personal y colectiva de César Rengifo.

Estas múltiples fuentes del socialismo del siglo XXI y la diversidad de actores, también se expresa con fuerza en la Canción Revolucionaria de Alí Primera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2423 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: