Vamos de mal en peor según Credit Suisse: ¿Por qué el gobierno no informa de la real situación económica?

Mis queridos lectores, vuelvo a escribir sobre la realidad económica venezolana debido a que ha llegado a mis manos, o más bien a mi correo electrónico, el último informe sobre Venezuela del Grupo Financiero Credit Suisse el cual es bastante lapidario respecto a la situación económica actual y futura del país en el corto plazo.

Muchos se preguntarán por qué nos basamos en un informe realizado en el extranjero, la respuesta es bastante sencilla, desde ya hace mucho tiempo, el Banco Central de Venezuela ha dejado de ser una fuente confiable de información económica, por ejemplo, es absolutamente insólito que no haya una estadística oficial de la inflación, como si ocultando la cifra de esta la inflación no existiera. Tampoco, hemos vuelto a saber del índice de pobreza, que cuando mostró una tendencia al alza dejó de ser publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas. A todo lo anterior, hay que agregarle declaraciones de personeros del Alto Gobierno que pueden jurar que la criminalidad va en descenso aunque no se cuente con estadísticas al respecto.

En virtud de todo lo expuesto, no nos queda otra alternativa que tomar información que llega desde afuera para medio saber qué es lo que ocurre con las finanzas de nuestro país, algo ridículamente insólito. También podemos preguntarnos cómo es posible que el gobierno diseñe una política económica sin una buena base estadística sobre el comportamiento de la economía, será acaso por eso, que no tenemos nada que pueda llamarse o aproximarse a una política económica seria.

Entrando en materia acerca de lo que contiene el informe del Credit Suisse, el mismo señala que la estructura macroeconómica de Venezuela se ha deteriorado marcadamente en el segundo trimestre del año.

Esta afirmación la sustenta el Credit Suisse en la rápida pérdida de reservas internacionales desde comienzos de marzo del presente año, lo que aumenta el temor de que Venezuela caiga en default o no pago de sus compromisos en moneda extranjera. Desde marzo de este año, el Banco Central de Venezuela habría perdido 5 millardos de dólares de las reservas internacionales. Es posible según el informe, que el saldo de las reservas internacionales a final de año sea de 14 millardos de dólares en vez de los 18,5 millardos pronosticados previamente. Debido a las necesidades de pagos internacionales habría una pérdida de 2,5 millardos de dólares en el segundo semestre con respecto al nivel actual de reservas de 16,4 millardo de dólares.

El Credit Suisse estima que Venezuela pueda necesitar en el segundo semestre del año unos 13 millardos de dólares. Parte del déficit sería solventado con endeudamiento externo y el resto con pérdidas en las reservas internacionales. En este escenario, el gobierno podría recibir 1,5 millardos de dólares por la monetización de parte de la deuda de Petrocaribe con Venezuela por la venta de petróleo en condiciones especiales, largos plazos para pagar y bajos intereses. Esta deuda podría monetizarse a un 50% de su valor como ocurrió con la deuda de República Dominicana. Como se puede ver, y este es un comentario personal, la venta de petróleo a los países caribeños ha sido un mal negocio desde el punto de vista económico; y desde el punto de vista político y diplomático, tampoco parece haber sido de gran ayuda, ya que los países caribeños siempre han apoyado a Guyana en el diferendo con Venezuela por el territorio Esequibo.

Según Credit Suisse, los préstamos anunciados con Rusia y China podrían llegar a un máximo de 10 mil millones de dólares. Algún efectivo adicional en dólares podría lograrse por la cancelación en bolívares y no en dólares de los bonos de PDVSA, que tienen en su poder instituciones gubernamentales, o incluso posponer su pago más allá del plazo establecido de madurez. También, se asume que el Banco Central de Venezuela necesitará continuar monetizando sus reservas de oro. En este sentido, escuché una noticia de que se estarían haciendo las gestiones pertinentes para reexportar el oro que se repatrió durante la presidencia de Hugo Chávez y que se proyectó como un acto de recuperación de la soberanía. De acuerdo a los datos de marzo de 2015, la porción de oro de las reservas internacionales habría bajado a 13,1 millardos de dólares, de un monto de 14,6 millardos de dólares en que se ubicaba en febrero.

Por otra parte, los Derechos Especiales de Giro (DEG, reservas en el Fondo Monetario Internacional) estaban en alrededor de 3,1 millardos de dólares y la posición en efectivo de las reservas en 4,6 millardos de dólares. El gobierno ha vendido 1,8 millardos en DEG y perdido 5,5 millardos de dólares en reservas.

Credit Suisse también plantea que el gobierno tiene recursos fuera del presupuesto en fondos como FONDEN, BANDES y fondos de PDVSA en el extranjero, esta institución supone que estos fondos podrían aportar alrededor de 4,5 millardos de dólares. El informe concluye que el gobierno podría acceder a unos 30 millardos de dólares de sus activos líquidos y no líquidos, moneda extranjera, oro y fondos fuera de presupuesto.

El informe que estamos revisando señala que no existe una agenda de reforma creíble en materia económica. Se ha rumoreado acerca de una posible devaluación del tipo de cambio oficial que no se ha concretado en la práctica. Una devaluación ayudaría a las cuentas fiscales y marginalmente aliviar la presión sobre las reservas internacionales, al requerir menos dólares para convertirlos en bolívares y pagar la deuda interna y financiar el gasto público. Credit Suisse piensa que una devaluación tendría un efecto limitado en la inflación, debido a que muchos productos ya se cotizan en bolívares usando la tasa de cambio no oficial. La devaluación no solucionaría todos los problemas si no forma parte de una política macroeconómica coherente. De acuerdo al informe no se espera ninguna decisión de fondo hasta después de las elecciones legislativas.

Credit suisse proyecta una inflación de 90,4% para el 2015, lo que para muchos puede verse como una estimación muy conservadora. La inflación sería consecuencia de la devaluación aguda del bolívar en el mercado paralelo, también la presión al alza de los precios vendría por la monetización del déficit público, lo que significa la emisión de dinero inorgánico para cubrir el gasto público. El pronóstico sería que dicho déficit pudiera alcanzar un 13,8% del Producto Territorial Bruto en 2015 y 9,4% en 2016. El crecimiento de la liquidez monetaria estaría por el orden de un 74%.

Aquí podemos introducir un comentario personal, el crecimiento de la liquidez monetaria, es decir la cantidad de dinero que circula en la economía debe tener relación con el crecimiento económico. Una economía en crecimiento requiere que la liquidez vaya aumentando para que se puedan realizar las transacciones económicas de una manera fácil. Sin embargo, este no es el caso de Venezuela donde tenemos una economía en recesión, es decir, cada año se producen menos bienes y servicios. Si combinamos un mayor volumen de dinero en la calle con menos productos, el resultado será una mayor inflación. Esto es algo que el gobierno no ha querido entender, el aumento del gasto público constante, y del gasto social en particular, con fines de clientelismo político conduce a la hiperinflación.

El informe de Credit Suisse también realiza un análisis político, señalando que de acuerdo a las encuestas, la oposición tiene una opción real de derrotar al gobierno en las próximas elecciones legislativas. Tampoco se descarta la posibilidad de que si el descontento socioeconómico termina en protestas callejeras, el gobierno podría suspender las elecciones legislativas.

Ahora debo hacer algunos comentarios personales adicionales acerca de este informe. Algunos podrán dudar de la veracidad de los datos y las proyecciones que se realizan, aduciendo que forma parte de la conspiración internacional para desacreditar a Venezuela. Sin embargo, la pregunta es: ¿por qué el gobierno venezolano a través de sus ministros del área económica no hace una cadena nacional de radio y televisión y comunican al país la real situación económica? Si es necesario, deberían desmentir todo lo que se señala en este informe con cifras en la mano. Eso es lo que hace en cualquier parte del mundo un gobierno serio. En cualquier otro país, un informe como el presentado aquí daría lugar a una interpelación del ministro de economía ante el parlamento para que explicara cuan veraz es el informe, pero eso no sucede en Venezuela.

No podemos dejar de decir que en materia económica el gobierno ha caído en el más absoluto oscurantismo medieval, todo el mundo sabe que la situación es grave, pero nadie sabe a ciencia cierta cuan grave es. Nadie sabe qué piensa hacer el gobierno para superar la crisis, aunque uno puede suponer que después de las elecciones legislativas habrá una devaluación fuerte del bolívar, un alza del precio de la gasolina, aumento de los impuestos, incluido el IVA.

Todo el mundo está pendiente de la debacle de la economía griega y los sufrimientos del pueblo heleno, pero aquí en América Latina también tenemos una Grecia y se llama Venezuela, aunque no contemos con un Platón, un Aristóteles o un Homero.

htorresn@gmail.com

Twitter: @htorresn



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5279 veces.



Hernán Luis Torres Núñez


Visite el perfil de Hernán Luis Torres Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a210158.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO