Algunas ideas para avanzar en la acción del gobierno bolivariano

Tenemos quince años en guerra. Desde el seis de diciembre de 1998 cuando ganó las elecciones el Comandante Chávez, se inició la guerra. La derecha y el imperialismo juntaron esfuerzos para derrocar al Presidente y lo lograron. El pueblo y los militares patriotas reaccionamos y recompusimos el ajedrez. Paro patronal convocado por FEDECAMARAS, paro petrolero, golpe de estado, guarimbas terroristas, acaparamiento, saboteo, guerra económica y demás formas para impedir la gobernabilidad y la estabilidad política del país.

La constante en la respuesta a las agresiones del imperialismo y la derecha ha sido la valentía del pueblo, del Comandante Chávez y del Presidente Maduro para enfrentarlos. Esta condición sigue siendo indispensable en el Plan que debemos desarrollar para volverlos a vencer. Sin embargo el enemigo ha cambiado sus estrategias, aunque parecieran los mismos guiones. En estos tiempos han sido perseverantes en su política de minar la fuerza moral del chavismo. Ahora estimulan a la desesperanza, la ansiedad la rabia, el desmoronamiento del valor del trabajo, promueven el rentismo bachaquero. Hoy los efectos de sus acciones antipopulares para crear animadversión hacia el gobierno se expresa en largas colas para tratar de conseguir productos de primera necesidad, precios especulativos de los alimentos, contrabando, viajeros raspacupos, además del constante bombardeo de la radio, la televisión, los medios impresos y las redes sociales.

El plan de la contraofensiva popular tiene que estar sumido en el sustrato de la fe, la esperanza y la convicción de ser chavista y profundamente venezolano. Pero para lograr la derrota definitiva del imperialismo y la derecha antinacional requerimos se cumplan algunas condiciones.

1. Acelerar la sustitución de la institucionalidad del Estado deteriorada por su mismo burocratismo, corrupción e ineficiencias por instituciones dinámicas, de respuesta rápida, intolerantes con los vicios, organizadas y eficientes.

2. Integrar procesos que tienen como resultado un mismo producto. Tal como debería ocurrir con lo referente a la agricultura. Deberían integrarse los Ministerios de Alimentación y el Ministerio de Agricultura y Tierras. La situación actual de ambas instituciones llama poderosamente la atención, lo cual atenta contra el logro del objetivo estratégico de la seguridad y la soberanía alimentaria del país.

3. Eliminar el Ministerio de las Comunas y crear Programas de Organización Comunal y Acción Social en cada ministerio o institución pública los cuales converjan en los gabinetes regionales constituidos para tales fines convocados por los responsables políticos regionales comisionados por la Presidencia de la República. La organización y acción social tiene que ser tarea de TODOS y no de un Ministerio que da la impresión se queda a la zaga de la coyuntura,

3. Acelerar el pago de la deuda social, tal como lo acaba de hacer el Presidente Maduro con la dignificación de los facilitadores de la Misión Robinson, a quienes incorporó a la nómina del Ministerio del Educación. Debería resolverse la situación de inestabilidad que viven un importante número de empleados públicos con varios años en condición de contratado. Se debería hacer un inventario de la deuda social afín a cada ministerio e institución y ofrecer públicamente un programa de cumplimiento de la misma y eliminar así las dudas o el cuestionamiento hacia el Estado como no cumplidor.

4. Masificar la producción de alimentos, decretando un período de urgencia nacional con un plan bien diseñado, único no disperso, organizado y ordenado, de apoyo a los campesinos en sus diferentes niveles económicos, para producir lo que necesitamos consumir.

5. Organizar un plan urgente de importación para satisfacer las necesidades que tenemos en algunos productos de diferente naturaleza. Así como se hizo cuando el paro petrolero, de Brasil llegó rápidamente gasolina para enfrentar la crisis. Esto lo podemos hacer con los productos utilizados por empresarios antinacionales para crear el caos. Es una guerra y hay que vencerlos. Aquí hay un pueblo con dignidad más que demostrada que espera respuestas efectivas.

6. Contrarrestar el plan mediático de la derecha que es permanente desde que el capitalismo es capitalismo en Venezuela. ¿Cuándo se le pone término a la publicidad alienante y denigrante? Cómo construimos otra sociedad con la acción continuada de sembrar y consolidar la cultura del consumismo? Ante los objetivos de los medios de comunicación de la derecha para mal informar a los venezolanos tiene que haber un plan poderoso de la revolución. Es la cultura popular, venezolana y revolucionaria o la contracultura.

7. Incrementar la política de represión al delito. Sabemos que el robo, el asesinato y demás daños a la sociedad que quiere paz no se resuelve con solo exclamaciones de buenas intensiones. "Mano de hierro, Nicolás" dijo el Presidente eterno Hugo Chávez.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 900 veces.



Salvador Camacho


Visite el perfil de Salvador Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a210134.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO