Opción J: Proponer un modelo de gestión revolucionaria de calidad para el socialismo del siglo XXI

El reto Bolivariano en la revolución socialista del siglo XXI emana del espíritu de Bolívar: "Conceded a Venezuela un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral,

que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad" . Simón Bolívar en el Congreso de Angostura, 15-02-1819.

La décima acción que adoptaría de "las 10 medidas a tomar hoy para terminar con la escasez, la inflación, la especulación, la corrupción y el dólar paralelo" que me invita reflexionar Hernán Luis Torres Núñez en su respuesta (1) a mi artículo "Los peligros del ajuste silente del paquetazo empresarial" (2) es proponer un modelo de gestión pública, capaz de profundizar la democracia socialista, de asumir las contradicciones de la crisis del país, de un modelo que fenece, el capitalismo, plagado de burocracia servil, corrupta, anárquica, renunciando a la idea del capitalismo de Estado pero también al modelo socialdemócrata del Estado, tenemos que abrirnos paso, construyendo un modelo de gestión público basado en una democracia popular, vigilante de los procesos, de las políticas públicas, haciendo del gobierno una gestión eminentemente popular, de amplio espectro democrático, contralor de los procesos sociales, económicos y políticos, que enfrente los problemas críticos en que nos encontramos, una gestión pública y popular del Estado que se irradie hacia el interior del gobierno, hacia las bases populares, las empresas de producción social y las comunidades, he allí un gobierno eminentemente popular.

Partimos de un diagnóstico del modelo de Estado, que nos dice estos ámbitos de acción del gobierno revolucionario, en primer lugar, apunta abandonar la retórica del discurso revolucionario, bien lo dice Dennys Sucre; "Sin ánimo de ofender a nadie, pero creo que ya llegamos al extremo, lo que siempre hemos escuchado de muchos politiqueros, la retórica y el mismo discurso, y que ya nos tienen acostumbrados algunos funcionarios del gobierno para ver como convencen a nuestro pueblo, pero ya todo es una manipulación y una mentira" (3). Se trata de trascender el discurso retorico, pasar a las acciones concretas, al discurso revolucionario de las transformaciones prácticas, cambiar lo que debemos cambiar, asumiendo responsabilidades y compromisos. Pasar de las palabras a las acciones cotidianas, estamos frente a la crisis del modelo capitalista, por eso se pregunta Sucre: "¿cómo es que un país tan rico como nuestra querida Venezuela este sumergida en una crisis, es un cáncer terminal o es que acaso no tenemos el control político y económico, cuando tenemos todos los poderes públicos que nos ha transferido el pueblo y hoy vemos como seguimos improvisando y todavía no hemos conseguido la pista de aterrizaje?" (4). Así es, tenemos que aterrizar en los problemas cotidianos e inmediatos, urgentes, tenemos los poderes públicos, siendo independiente, pero somos una unidad nacional, el gobierno debe ser un solo Poder nacional, subordinado al soberano, pongámonoslos al servicio del pueblo, en la solución de sus problemas, enseñándole a ejercer la gestión pública y popular.

La gestión popular es también parte del socialismo, es control social del pueblo, participación en la gestión pública, entonces no podemos dejar a la deriva de la burocracia los problemas, no podemos quedarnos inerte, la política se hizo para eso, tomar acciones, asumir el control político y económico, a diferencia del capitalismo, que todo lo quiere dejar a la deriva del mercado, del azar del juego de la oferta y demanda. "Según Fidel Castro; el socialismo es también el arte de realizar lo imposible: construir y llevar a cabo la revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes. Según Chávez; democracia profunda y plena, es el único camino para que tengamos paz, es el único camino para que tengamos patria. Según Marx y Engels: Es la lucha de clases que nos conlleva a la toma del poder por parte del proletariado, y que como consecuencia de esta lucha ha de surgir una sociedad sin clases" (5), indica Andrick Cordero. Tener patria, he allí la clave, tener humanidad, una sociedad humana, pero como podemos tenerla si la sociedad es humillada no solo por el burócrata sino también por el capitalismo con las colas, "con la escasez, la inflación, la especulación, la corrupción y el dólar paralelo", además del bachaqueo, ¿Qué puede hacer la burocracia de la revolución? Hay una crisis y el pueblo lo sabe, el capitalismo apuesta a ella, más aún a la guerra, puesto que el capitalismo es "un orden o sistema social y económico que deriva del usufructo de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción. Según Chávez…"es la ley de la selva, sálvese el que pueda, la sobrevivencia de los más fuertes a expensas de los más débiles". El capitalismo y su fase superior que es el imperialismo, llevan consigo la generación de dinero a cuesta de todo, de venderte hasta el aire de ser posible, y no tener ningún tipo de consideración por la vida humana ni medio ambiente si estos pueden generar dividendos financieros (6).

Pues bien; el bachaqueo y el contrabando son acciones capitalistas, producto d ela guerra económica, atacan a la par del Dólar Today la estabilidad de un país, la seguridad y el bienestar de una población, todo por los ánimos de generar dinero, lucrarse sin tener ningún tipo de consideración humana hacia las madres necesitadas de los pañales y la leche, y en general de los productos de primera necesidad. No es el gobierno quien encarece los precios, no es Maduro quien acapara los bienes, no es la burocracia quien fija los precios especulativos, es el capitalismo que se sirve para burlar los controles públicos. Así pues; del capitalismo --como dice Cordero--"hoy conocemos su exasperada faceta en su estado natural, y eso es porqué ya no da más, es un sistema que se devora así mismo, que golpea al patriotismo, al medio ambiente, a la vida humana y de cualquier índole en ese afán de superarse económicamente; veamos como descaradamente especulan e inflan precios, esconden productos, alteran el mercado de divisas inescrupulosamente, revenden hasta el agua, los vemos generando rumores como locos, sacando provecho de todo, sin importarle ni su entorno, ni su prójimo ni su país, que es capaz de invertir con tal revertir cualquier medida que le impida tener más dinero. La insensatez es una de sus cualidades más notables. Aquí prevalece el individualismo y lo anti democrático tanto que no creen en la razón de la mayoría sobre minorías, ya hoy ellos son sus propias víctimas" (7).

Ese capitalismo que acusa de la crisis del modelo de gestión socialista es responsable de la degradación del pueblo, con las actividades del bachaqueo, de incorporar a miles de personas a delinquir contra la sociedad, contra la patria, contra el socialismo, en "ese afán de superarse económicamente" de manera desvergonzada, especulando, escondiendo los productos, traficándolo sin importar la sociedad, quebrando los vínculos sociales, el tejido social para lograr beneficios individuales, atentando contra los derechos sociales y la democracia. El hecho de alterar los precios y el mercado de divisas de manera ilegal, además de la venta de productos regulados a precios especulativos de manera pública en las calles, prueba de la existencia de la impunidad, mejor dicho, por eso, "La ineficiencia y la impunidad hacen de las suyas, (por eso es que no podemos seguir inertes, la burocracia hay que movilizarla inspeccionar las fábricas, las industrias, las empresas, no puede quedarse sin hacer nada, las negritas son mías); somos también dolientes de esta calamidades que vivimos más del 80% de los venezolanos, pero no porque hemos sido cómplices o porque no hemos denunciado, eso nadie lo puede negar; y sin petulancia, hasta hemos arriesgado nuestra propia vida, hemos expuesto a nuestra propia familia y hasta el futuro de nuestros hijos y nietos en denunciar públicamente esta cosas terribles de la corrupción" expresa Sucre, (8). Los consejos comunales debieran de asumir de forma contingente la gestión y venta de productos regulados.

Dada estas circunstancias de crisis, de ineficiencia pública e impunidad en la gestión frente al capitalismo, urge un nuevo modelo de gestión, puesto que el que tenemos una gestión caracterizada por una indiferencia e insensibilidad critica, ella se expresa como dice José R. Mendoza en "….la tasa inflacionaria se ha elevado de forma considerable, el desabastecimiento y la falta de producción de bienes de consumo masivo ha mermado, la capacidad de compra de la ciudadanía se ha deteriorado. Las políticas económicas y fiscales adoptadas han sido extremadamente desacertadas, evidenciándose además una falta de coherencia por parte del equipo económico que acompaña al presidente Nicolás Maduro. Otra realidad es que existen diversos elementos en las políticas económicas que nos indican que no vamos por el camino correcto: La alta tasa inflacionaria está devorando el salario de la clase trabajadora y los niveles de la calidad de vida se están deteriorando. Sólo los subsidios y Misiones Sociales, que por lo general llegan a los sectores más desfavorecidos, pues a la clase media se le ha excluido de políticas de atención, han podido mantenerlos en una relativa estabilidad social y política. Los sectores jóvenes profesionales del sector medio en la escala socio-económica es la más afectada….. De allí que dicha juventud está saliendo del país, emigrando por mejores condiciones de vida. …. Por un buen salario que pueda ser devengado (difícilmente obtenga 20 mil bs mensuales), el mismo no le hace posible para una familia joven profesional sin hijos, tener acceso a la adquisición de bienes, vivienda, un vehículo propio, costearse estudios de 4to nivel, e inclusive unas posibles vacaciones. Y si tiene hijos, la situación es más compleja aún".(9).

Quiere decir que pese a las políticas de las Misiones Socialistas la revolución bolivariana está perdiendo su atractivo, la políticas hiperinflacionaria de la burguesía y su conspiración monetaria mediante el Dólar Today hacen estragos en la esperanza de la juventud y sobre todo en la clase media que ve difícil acceder a los bienes de primera necesidad como una nevera, una cocina, un televisor, una vivienda e incluso hasta un automóvil, más aún poder continuar estudio de maestría o doctorado, ya que la revolución no asegura la continuidad formativa en las Universidades Públicas, asuntos pendientes de la revolución. Pero nos encontramos en que quienes dirigen el aparato burocrático público, tienen debilidades no solo formativas sino también motivacionales, mejor dicho no tenemos cuadros profesionales formados "…en el alto nivel directivo, donde se supone debe existir un personal técnica y políticamente capacitado y preparado, dado su alto nivel de responsabilidad administrativo y de gestión, donde se supone se les exige de sus mayores recursos y destrezas, sus niveles de ingresos son altamente deficientes, y si lo comparamos con la media regional (países del sur del continente), es para ponerse a llorar. El otro problema que tenemos, es que quienes están al frente de la alta dirección pública, no cuentan con las capacidades requeridas. En Venezuela, la alta dirección pública, existe en la estructura solamente, se identifica en la nómina, pero su remuneración es baja, los niveles de exigencias, que es un deber, son bajos y esto aunado a un débil desarrollo institucional público, hace que el escenario sea muy complicado, lo que lo convierte en un caldo de cultivo para la corrupción y la ineficiencia, falta de compromiso y responsabilidad (10).

Si por un lado existe baja remuneración en los altos directivos por otro existe baja formación profesional, por lo que los resultados son bajos niveles de exigencia y se resumen en una baja calidad de servicio institucional de los órganos de Estado, del aparato del gobierno que pueda atender a la altura de la revolución las necesidades sociales por lo que se crea como dice José R. Mendoza, "un caldo de cultivo para la corrupción y la ineficiencia, falta de compromiso" y falta de motivación por el trabajo. ¿Qué hacer?, Todo está dicho, si queremos un modelo de gestión de calidad, debemos comenzar por mejorar las condiciones laborales, salariales, motivar el trabajo, ofrecerle capacitación de maestría, doctorado gratuitos en las universidades públicas al personal de la administración pública, reciclar la formación y capacitación para el trabajo, evitar que sea presa fácil de la corrupción mejorando sus condiciones de vida, ofreciendo viviendas dignas, acceso al equipamiento de la viviendas mediante el crédito, politizar la cultura del trabajo en función del servicio al país si queremos un renovado aparato burocrático al servicio de la revolución bolivariana, y no olvidar que el socialismo no es igualitarismo, sino a cada quien según su capacidad y cada quien según su trabajo, el principio de justicia distributiva socialista. Dicho esto ahora nos planteamos que un nuevo modelo de gestión exige estudio, análisis técnico, y político para adoptar políticas públicas, clasistas además de técnicas para el proceso de toma de decisiones, execrando la subjetividad personal, fundamentándose en la evaluación de las políticas públicas, hacerles seguimiento y control, asumiendo la crítica y la autocrítica, los errores para la aplicación de las tres R siempre en función del bienestar del pueblo, de las mayorías trabajadoras. Hasta aquí un diagnóstico del diseño humano de la gestión del Estado.

Ahora veamos cual es la situación de las empresas de producción social y su modelo de gestión no sin antes afirmar que "Los primeros socialistas del siglo XIX querían reemplazar el sistema económico privado por un sistema de interés general, un sistema económico con nuevo contenido , que ya no tendría como base la empresa privada y la división del producto entre empresarios y trabajadores, sino la ejecución de las operaciones de producción por medio de las cooperativas" indica Oscar Seidl (11). Estos deseos no dejan de ser ciertos también para los socialistas del siglo XXI, cambiar la base social de la empresa, sustituir la división privada del trabajo por una división social además de la ejecución de las operaciones de acuerdo a la capacidad de cada cual.

¿Pero qué ocurre en realidad en este medio que impide una gestión de calidad? Se ha hecho presa de la corrupción e infestado del burocratismo, por un lado la crisis de valores, la renuncia a la aplicación de los principios y normas socialistas dentro del trabajo, la omisión de los elementos socialista de gestión asociados a la división socialista del trabajo, la renuncia a la ética socialista de las relaciones de trabajo, ante la feroz competencia del capitalismo, desamparada por la burocracia se ven sucumbir ante la sociedad del capital. Mejor dicho; según Eduardo Ortiz, "Simpatizantes de la administración bolivariana y cooperativistas entusiastas admitían ya para 2008 que: "…de esta gran cantidad de Cooperativas registradas existen muchas que son como fantasmas, integradas por individuos corruptos y testaferros, que en nada aplican la ideología cooperativa, más bien se aprovechan del poco control existente; otras integradas por gente ilusionada, esperanzada por tener una mejor calidad de vida, pero que probablemente no entienden muy bien el modelo, que están acostumbrados a la dependencia laboral, con muy poca preparación, organización y administración, y que lamentablemente terminan siendo cooperativas desmotivadas; otras que a pesar de funcionar con individuos que conocen el modelo y tienen convicción, no logran ser competitivas con respecto a las empresas mercantiles; y una minoría de buenas cooperativas con gente luchadora y decidida a ser y lograr un cambio en la sociedad a través de la economía.", (12).

Así que por lo que vemos el fracaso de la gestión no es el socialismo en si, es la propia crisis del capitalismo que cohabita con el proyecto de revolución bolivariana, se cuela, se infiltra, la propia ideología capitalista que se contrabandea, la corrupción de los valores capitalistas, más si no se tienen control de ellas, si los propios miembros de la empresas de producción social no terminan de asimilar o comprender el modelo de gestión de las relaciones ecosocialista de producción social, debido a la falta de preparación política, técnica, organizativa y administrativa. Que debemos hacer frente a esta realidad, revertir los errores, asumir la autocrítica, recomponer el cuadro social, hacer más eficiente el socialismo, más productivo, mejor organizado, capaz de asumir el reto de una nueva cultura del trabajo apegado al socialismo, asumir un nuevo modelo de gestión socialista frente a la herencia del socialismo petrolero (rentísmo petrolero) en la que como dice Ortiz, "Es evidente que el rentísmo petrolero venezolano, convertido en socialismo rentístico, ha afectado las iniciativas asociadas a las cooperativas, que hubieran podido quizás dar otros frutos en cuanto a producción y organización económico-social"(13). Si tan solo hubiese sido supervisado, entender que el apalancamiento era transitorio, que el fruto de su trabajo comprado por el gobierno a precios justos para distribuirlo en los mercales, solo así hubiese mantenido su ritmo de trabajo.

Apresuramos el paso, hubiéramos querido continuar con otros aspectos, evaluar y proponer el diseño humano en las comunidades y su modelo de gestión, en este sentido el Artículo 158... "profundizar la democracia, acercando el poder a la población y creando las mejores condiciones, tanto para el ejercicio de la democracia como para la prestación eficaz y eficiente de los cometidos estatales"; indica Gaspar Velázquez, tratando de responder ¿Cómo es acercamiento del Poder a la población, su empoderamiento, críticas y propuestas. Estaremos en deuda. Con esto cerramos la serie de artículo sobre Opciones y Propuestas para el socialismo, el socialismo del siglo XXI tiene mucho que hacer, no es con soluciones capitalistas que saldremos de la situación de crisis que vive el gobierno y que las fuerzas contrarrevolucionarias empujan, unas desde la socialdemocracia y otras hacia el ultra izquierdismo, haciendo caer la revolución bolivariana y otras fuerzas desde su seno interno, debilitando el movimiento revolucionario. Esperemos todos y todas salir airosos (as) de estas pruebas, con Poder Popular pero dejamos como recomendación el trabajo de Rafael Enciso y Jaime Correa, Diseño conceptual del modelo de gestión con orientación socialista para empresas industriales en Venezuela publicado en Aporrea, 26-05-2015, que será muy productivo revisar y estudiar como propuesta de modelo de gestión. Con esto hemos saldado el reto con el señor Hernán Luis Torres Núñez, comentarista de Aporrea con quien discrepamos, y de paso esperamos sus comentarios a las diez propuestas por supuesto en el marco del socialismo bolivariano, desde esa perspectiva, de lo contrario seguiremos por camino distintos.

Fuente.-

1.-

2.-

3.-Dennys Sucre, "Maduro, en pocas palabras, el pueblo esta arrecho", Aporrea, , 10/06/2015

4.-Idem.

5.-Andrik Cordero "¡¡¡Que se desplome esta vaina!!! ¿Acaso no es lo que queríamos? …Chávez dio su vida por hacerlo", Aporrea, 10/06/2015.

6.-Idem.

7.-Idem.

8.-Sucre, Ob. Cit.

9.-José Rafael Mendoza Márquez, "El cambio de rumbo necesario en la gestión",

10.-Idem.

11.-Oscar Seidl, "Razones del fracaso de las Cooperativas de Producción", Aporrea, 28/05/2007

12.-Eduardo Ortíz Ramirez, "Venezuela y Cuba: ¿Qué ha pasado con las cooperativas?", 05/06/2015

13.-Idem.-

14.-Gaspar Velásquez Morillo, "Ética en la gestión pública y en el ideal revolucionario", Aporrea , 13/07/2014

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2144 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209286.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO