¿Qué esperan para expulsar a Felipe González, que les meta el dedo en la nariz?

Da pena, no tan ajena, que el gobierno permita que venga felipillo a hacer de las suyas en el patio nuestro. Es elemental: este hombrecito, traidor a su propia historia, antes socialista y ahora agente de la derecha y el capitalismo internacional, vino a participar en la política nuestra, a fortalecer a la derecha, a provocar. Ante esto, el gobierno y el Estado se paralizan, sólo atinan a unas cuantas manifestaciones desteñidas, a protestas de algunos sectores de la sociedad y a dar muestras de una debilidad que difícilmente se encuentre en algún gobierno del planeta.

¿Qué está pasando?, ¿por qué el gobierno se muestra tan débil?, ¿cómo es posible que no dé respuesta a esta intromisión grosera?

El gobierno, socialdemócrata como es, está atrapado en la maraña de la democracia burguesa, y necesariamente precisa de certificación del sistema internacional capitalista. Éste le exige a los gobiernos un comportamiento sumiso a las reglas burguesas, a sus intereses. De esta manera no es posible una Revolución sin romper con el sistema internacional burgués, no es posible pretender que este sistema acepte, apruebe, a un gobierno que se salga de sus designios.

La visita de felipillo está tensando la cuerda para ver hasta dónde el gobierno es capaz de romper con el capitalismo mundial, o hasta donde se humilla frente a él. Detectaron que el gobierno está impregnado de socialdemocracia, que está impedido de romper, y se la juegan con felipillo, que es un globo de ensayo.

El hombrecito llegó cortando oreja y rabo, se fue con ledezma, visitó a la mud, todo eso el primer día, ni siquiera se cambió la ropa, y seguramente cuando este escrito salga publicado estará en la cerca de Ramo Verde creando un show internacional con la huelga de hambre.

La oportunidad del gobierno es magnífica para dar muestras de independencia, para romper con los esquemas de sumisión socialdemócratas, para moralizar a la masa: ¡Expulsen a felipillo! ¡¿Qué esperan?! Pónganlo en el primer vuelo hacia los Estados Unidos, porque no pensarán que felipillo no trabaja con anuencia del departamento de estado, ese que "ya no es dolor de cabeza" para nosotros. Hagan, por una vez siquiera, lo que haría Chávez, hagan buena la consigna de ¡Venezuela se respeta! O denle una patada por el culo, y que aterrice en la Moncloa. Esa acción daría más votos que mil casa por casa, el gobierno recuperaría credibilidad y queribilidad. ¿Cuál es la alternativa? ¿Volveremos a recoger firmas, volveremos a un twitazo, seremos trending topic mundial? ¡Pamplinas!

Si dejan pasar esta oportunidad vendrán otras agresiones, tensarán más la cuerda, el espíritu socialdemócrata se afianzará más en el gobierno, se perderá aún más la pasión, seguiremos por este camino de pérdida del sentido de soberanía.

Ojalá el gobierno opte por la expulsión de felipillo, eso sería algo así como el comienzo de la rectificación, nos saldríamos de este camino que terminará en una derrota electoral, un golpe de Estado o en la continuidad del camino socialdemócrata que significa la pérdida de la soberanía en todos los campos, se verán horrores: ya se sienten las intenciones de privatizar a PDVSA, de vender acciones en las casas de bolsas internacionales, hasta eso llegaremos por esta calle de la amargura de la restauración socialdemócrata.

elaradoyelmar.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2284 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: