Bicentenario de Barcelona o como un mango que cayó en el autobús

Tengo la sospecha, si me atengo a la prédica del presidente Maduro, que todo lo que ahora sucede es consecuencia de la guerra económica, que dentro del alto gobierno, entre quienes han manejado y manejan los mercales, Pdvales y Bicentenarios, desatan como quintas columnas al servicio de las líneas opositoras.

Tal sospecha, vamos a decir de ahora, para no sacar viejas cuentas, me asalta desde esta tarde cuando opté pasar por el Mercado Bicentenario de Barcelona, por solicitud de un amigo quien me acompañaba que quiso "ver que conseguía".

Todavía está muy fresca la imagen gestual y discursiva de finales de abril cuando el presidente, según se dijo, atendiendo a la denuncia de una señora, mientras visitaba la ciudad de Barcelona, mediante la cual se mostró incómodo y hasta rabioso por el estado de abandono, en todos los sentidos, del Mercado Bicentenario de Barcelona. Como también fresca está la imagen que mostraba al ministro Osorio al parecer desorientado y hasta muchacho agarrado infraganti, ante aquel monumento a la desidia e ineficiencia.

Pocos días después, dos o tres, se informó al país de la detención de un contratista a cargo del rescate de las instalaciones que habían llegado al extremo del deterioro y ruindad, casi sin mercancía que vender, lo que, si nos atenemos al lenguaje oficial de aquel momento y el de ahora, no tiene justificación alguna. Fue el mismo presidente el encargado de reforzarnos esa imagen con sus palabras enérgicas, sus muestras de sorpresa y rabia. Igualmente se hizo saber que dos o tres gerentes de aquellos negocios, señalados como corresponsables de lo acontecido, habían sido igualmente puestos a la orden de las autoridades competentes para los procedimientos pertinentes.

También recuerdo, como el presidente ordenó se iniciasen las labores de rescate de ese centro de comercialización de, en buena medida, alimentos, de inmediato y se le dotase del correspondiente y bien surtido inventario de mercancías para sirviese como es debido a los habitantes de Barcelona.

Hace apenas poco más de una semana que pasé por el Bicentenario de Puerto La Cruz, ubicado casi a la salida hacia Guanta, próximo a la plaza Alí Primera, y observé que todavía sigue cerrado, como lo está el Pdval cercano al abasto antes mencionado, al frente del gran Hotel de VENETUR en la vía hacia el Paseo antes llamado Colón. Pese la solicitud airada del presidente que se pusiesen con prontitud a funcionar nadie, es lo que uno cree, en virtud de lo dispuesto por aquella alta autoridad, ha asumido responsabilidad sobre el asunto.

Volviendo al Bicentenario de Barcelona, la situación sigue siendo la misma de cuando el presidente mandó al Ministro Osorio, el de alimentación y responsable directo de esa área, que hiciese una supervisión por la denuncia de una señora. Si están intentando rescatar algo como ordenó el presidente, deben estar haciéndolo desde las catacumbas, porque uno por mucho que imagine no lo percibe.

Esta tarde, estamos hablando del 1° de junio, aproximadamente a las cuatro de la tarde, los anaqueles además de tener mala imagen, en su mayoría estaban vacíos. La oferta de productos regulados, de dos por persona, se limitaba a aceite, harina de maíz, la de los Mendoza, porque las de las empresas del gobierno brillan por su ausencia y margarina, por cierto un producto que el doctor Álvarez, nuestro compatriota médico endocrino, recomienda eliminar de nuestra dieta, a través de TVES y RNV. Se exhibían unos pocos productos manufacturados, como pepitonas que pareciera nadie compra, pues se muestran muy abundantes en todos los anaqueles de cualquier negocio, una sola marca de sardina, pero a precio que pareciera atender con rigurosidad, si no a la inflación, por lo menos a la guerra económica que nos hacen. Un casabe "mal parío", como suelen decir en Cumaná, a un precio que sobrepasa en exceso al que venden en el mercado municipal. En el área de productos vegetales abundaba la tristeza y la desolación. De las escasísimas cosas que allí había destacaban unos limones llenos de tristeza, arrancados, de la mata antes de tiempo, "zocatos", lo que les daba una imagen casi al borde de la decrepitud y costosos como los dos ojos de la cara.

Ante aquel cuadro espantoso, de espacio bombardeado y en abandono, por algo se habla de "guerra económica" mi acompañante me preguntó ¿y esos abastos del gobierno que uno ve en televisión bien bonitos y repletos de todo dónde están?

"No sé"; le respondí, "habrá que preguntarle a Osorio". Como también preguntar "¿quiénes están presos?, ¿los mencionados arriba, siguen presos? ¿Son ellos los verdaderos culpables de esa imagen trágica y desolada?"

¿Quién es responsable que ahora, después de la orden drástica del presidente de rescatar esos espacios, humanizarlos y hacerlos atractivos y bien dotados, sigan como antes?

Presidente Maduro, hágase la idea que este trabajo nuestro es un mango que cayó a sus pies mientras manejaba su autobús. O que alguien, un pajarito o ángel hermoso y hasta portentoso, bajó del cielo y le susurró al oído para advertirle que le siguen saboteando o usted está muy mal acompañado.

Ya en abril escribimos sobre el tema. El link lleva a ese trabajo. (Ministro Osorio, por RE o por FA, debe renunciar. Caso Bicentenario Barcelona)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1440 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a208581.htmlCd0NV CAC = Y co = US