¿Objetivos estratégicos?

El momento histórico que vive la Patria exige una profunda interpretación por quienes asumimos un verdadero compromiso con el Proceso de Cambios y Transformación Social. Solo así, podemos comprender la trascendencia social de la Revolución Bolivariana y precisar los objetivos estratégicos para consolidarla hasta hacerla, definitivamente, irreversible.

Las circunstancias sociales, económicas, políticas y culturales que atraviesa el país hoy, nos imponen tres objetivos impostergables, entre otros: 1.- La lucha irrenunciable contra la corrupción, la ineficiencia y el burocratismo. 2.- El impulso de un nuevo Poder Popular sustentado en la construcción de los consejos Comunales de Planificación y 3.- la batalla por los 10 millones de votos como expresión de la conciencia social en la marcha hacía un nuevo modelo de sociedad basada en un Socialismo para el siglo XXI.

En la lucha contra la corrupción, la ineficiencia y el burocratismo debemos tener muy claro el objetivo para no confundirnos y caer en la tentación revanchista que pudiera hacerle mucho daño al Proceso. Se trata de precisar que cualquier denuncia debe procurar la búsqueda de la sanidad administrativa y al mismo tiempo evitar (y persuadir a los funcionarios públicos cunado sea necesario) estas desviaciones o herencia del pasado que no permiten que los efectos positivos de los Planes, Proyectos y Programas lleguen a las grandes mayorías. No se puede interpretar como una aventura “Quijotesca” para ganar la indulgencia popular. Con la precisión y la madurez necesaria podemos postergar algunas acciones en procura de este objetivo, pero nunca debemos renunciar a la lucha contra un flagelo que, por su naturaleza, se nos presenta como un enemigo muy fuerte de la Revolución Bolivariana.

El impulso de un nuevo Poder Popular debemos asumirlo como un objetivo estratégico que hoy adquiere una dimensión temporal inmediata con la construcción de los Consejos Comunales de Planificación como unidad primaria (de carácter social, político y administrativo) del Estado Venezolano para los efectos de la participación activa de los ciudadanos en los asuntos públicos. En este caso los Consejos Comunales de Planificación se convierten en la expresión de un Proceso Constituyente que debe conducirnos a la constitución de un nuevo poder que supere el agotamiento histórico del viejo poder constituido.

El impulso de los Consejos Comunales de Planificación y el esfuerzo para garantizar su funcionamiento se convierte en un objetivo impostergable y por su misma esencia exige de las organizaciones políticas, de las Alcaldías, Gobernaciones y los componentes de la Fuerza Armada Nacional la simple actuación como instituciones de intermediación social para posibilitar el logro de los objetivos trazados. Ninguna institución, ni organización política y/o militar puede pretender el control de los Consejos Comunales de Planificación porque terminaría cercenando un Proceso Constituyente con características muy particulares.

La batalla por los 10 millones de votos para la reelección del Presidente Chávez debe trascender lo meramente electoral para ubicarse en el plano político. Debe ser una campaña con un profundo contenido ideológico que permita abrir los espacios de encuentro para el debate sobre las bases de un nuevo Modelo Productivo donde las diferentes formas asociativas marquen el rumbo hacía la producción social matizada con el desarrollo de la “conciencia del ser social” como base fundamental de una sociedad que marcha hacía un Socialismo para el Siglo XXI.

La batalla por los 10 millones de votos debe convertirse en la relegitimación popular del Revolución Bolivariana y desarrollarse en un marco social, electoral y político similar a la gesta del Referéndum Revocatorio, es decir, una inmensa movilización popular que despeje todas las dudas ante el mundo y abra el camino hacía las grandes decisiones, hacía las grandes definiciones.

Estos dos últimos objetivos resultan impostergables y adquieren una dimensión estratégica en el contexto del momento histórico que vive la Patria; sin abandonar la lucha contra la corrupción, la ineficiencia y el burocratismo.

Los hombres y mujeres de Patria Para Todos –PPT- así lo comprendemos y asumimos el compromiso de avanzar por encima de las contradicciones y dificultades…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8611 veces.



Darío Morandy


Visite el perfil de Darío Morandy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: