El debilitamiento de la Revolución

Se producen alteraciones en la aplicación del importantísimo principio del socialismo: distribucción según el aporte laboral. La lucha contra los ingresos ilícitos se sostiene de manera indecisa. Es incoherente la política de incentivación moral y material del trabajo altamente productivo. Sin justificación alguna se pagan grandes cantidades por concepto de primas y gratificaciones complementarias, falsifican los datos para lucrarse. Se avivaron los ánimos parasitarios, en la conciencia de la clase dirigente comenzó a arraigar la psicología del "igualitarismo", mirar hacia arriba, lo que va en detrimento de los trabajadores que pueden y quieren laborar mejor, facilitando la vida a quienes se habituaron a trabajar con desgana.

La alteración de la relación orgánica entre la medida del trabajo y la del consumo no sólo deforma la actitud ante el trabajo frenando el incremento de su productividad, sino que también desprestigia el principio de la justicia social. Y ese problema reviste enorme importancia política.

Los elementos de corrosión social que surgieron estos últimos dos años han afectado el clima moral del funcionario, empezaron a derrubiar subrepticiamente los altos valores morales que siempre han sido inherentes a nuestro pueblo y de los que nos enorgullecemos: el convencimiento ideológico, el entusiasmo laboral y el patriotismo venezolano.

Como consecuencia inevitable de ello, decayó el interés hacia los asuntos sociales; surgieron la falta de espiritualidad y el escepticismo; disminuyó el prestigio de los estímulos morales del trabajo; aumentó el número de personas, incluidos jóvenes, para quienes el único objetivo de la vida es alcanzar el bienestar material por cualesquiera medios. Su posición clínica ha adquirido formas cada vez más abiertas, emponzoñando la conciencia de quienes los rodean y provocando ánimos de consumismo. El aumento de la prevaricación, del alcoholismo, la drogadicción y la delincuencia constituyen una manifestación del decaimiento de la moral, económica y social.

El menosprecio a la Ley, el engaño, la corrupción, el nepotismo, el estímulo del servilismo y la adulación tienen un efecto funesto en el clima moral del pueblo. Con frecuencia la verdadera preocupación por las masas, por sus condiciones de vida y trabajo y por el bienestar social se suplanta con flirteos y premios. Se crea el ambiente de impunidad y se disminuyen las exigencias, la disciplina y la responsabilidad.

Con el fin de velar los graves defectos en la educación ideológico-política, en muchos casos se organizan actos pomposos (sancochos) y campañas, se celebran numerosos aniversarios, Whisky de 18 años tanto en Caracas como en la periferia. Aumenta el abismo entre el mundo de la realidad cotidiana y el del pomposo bienestar.

Muchas organizaciones de base del PSUV, con inmensas posibilidades y actuando en todos los colectivos laborales, no lograron mantener las posiciones de principio. No todas las organizaciones luchan resueltamente contra los fenómenos negativos, la permisibilidad, el encubrimiento, contra el debilitamiento de la disciplina y la propagación de la dipsomanía. No siempre se combate el departamentalismo y el localismo, ni las tendencias nacionalistas.

A veces, a nuestras organizaciones del PSUV les faltan combatividad, mayor exigencia respecto a los militantes; a la formación de las cualidades ideológicas y políticas de los socialistas no se les presta la atención debida. Pero precisamente el alto grado ideológico y la alta conciencia, la disposición a subordinar los intereses personales a los de la Patria, el servicio decidido al pueblo son las cualidades más valiosas que siempre han sido propias de los Bolivarianos.

—Cito a Mario Briceño Iragorry: "Toda generación está animada de un anhelo de justicia; pero no todas pueden cumplir ese anhelo, porque unas se olvidan de la tradición, deslumbradas ante el ejemplo que ofrecen lejanas latitudes de conciencia histórica, desdeñan sembrarse sobre las que poseen. Por eso la deuda de unas generaciones con respecto a las siguientes consiste en la falta de continuidad histórica, en la ausencia de ejemplos que ofrecer".

¡Gringos Go Home! ¡Pa'fuera tús sucias pezuñas asesinas de la América de Bolívar, de Martí, de Fidel y de Chávez!

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1538 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a207660.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO