No solo de pan vive el hombre...pero

Existe una guerra económica, está ahí, no nos han contado, lo sufro a diario, hay una amenaza en ciernes del imperio mas grande del Planeta, está ahí, justo a frente del Sur, que no le ha importado nunca ser tu "vecino mayor", mas grande, mas arrogante, pero mas abusador. Se ha cansado de demostrar su poderío contra la hermana Cuba por cincuenta años y más. Se han soltado todos los demonios del Capitalismo, el comportamiento anti natura entre los seres humanos y la negación absoluta de lo mas elemental de la convivencia entre hermanos: "Amar al prójimo como a ti mismo" o menos radical, deberías respetar al otro.

Las más grandes amenazas al hombre, la mas grandes amenazas a la humanidad, no han sido el poderío militar o económico de los países depredadores, sino la destrucción de la conciencia individual y colectiva de los pueblos. Hemos visto a lo largo de nuestra historia pasada, reciente y hasta en pleno desarrollo, la receta más efectiva para dividirnos: La invasión de culturas foráneas aderezadas por el individualismo, la falsa premisa de que vales lo que tienes y la imitación enfermiza a modelos y paradigmas socioculturales que rayan en lo grotesco: Para la mujer y el hombre moderno, es mas importante cultivar el cuerpo que su mente y los ves forrados en operaciones estéticas, entre el plástico y la silicona, mientras los libros, los periódicos, las paginas de internet, solo son ubicados para escudriñar la próxima crema anti arrugas, el desliz de una estrella en el celuloide o el cirujano de turno para un refrescamiento facial y puede que en algún spam entrometido, se encuentren con la imágenes de niños, ancianos y culturas enteras asesinadas en nombre de la libertad del loco mundo en que vivimos y dirán……¡Que fastidio!

Es así como en nuestros países, la destrucción del hombre por el hombre, el hambre, las guerras y la miseria pasan a un segundo lugar y a nadie le importa, y solo reaccionarán cuando en un futuro no muy lejano, tengan que ver a un "anciano" en un curioso museo de vidas pasadas, porque las generaciones futuras se aniquilan escandalosamente en las calles, en las pasarelas, al frente de algún batallón de infantería y bajo las lámparas de un quirófano, para unir o desunir las piezas de un frankestein creado por nuestras sociedades, en la guerra o en la paz. Ojalá no sea yo aquel anciano y tu alguno de estos jóvenes. Es duro escribir esto, pero mi Venezuela y los países latinoamericanos que defienden otras banderas, merecemos un cambio de actitud y de aptitud frente a la vida que nos arrastra irremediablemente a la autodestrucción.

Así son las cosas…….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1316 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor