La burguesía y la producción social

Por burguesía se comprende a la clase de los capitalistas modernos, propietarios de los medios de producción social, que emplean el trabajo asalariado. Por proletarios se comprende a la clase de los trabajadores asalariados modernos, que, privados de medios de producción propios, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo para poder existir.

Mejor dicho, la historia escrita. En 1847, la historia de la organización social que ha precedido a toda la historia escrita, la prehistoria, era casi desconocida. Después Haxthausen ha descubierto en Rusia la propiedad comunal de la tierra; Maurer ha demostrado que ésta era la base social de la que partieron históricamente todas las tribus teutonas, y se ha ido descubriendo poco a poco que la comunidad rural, con la posesión colectiva de la tierra, era o es la forma primitiva de la sociedad, desde las "Indias" hasta Irlanda. Por fin, la estructura de esta sociedad comunista primitiva ha sido puesta en claro, en lo que tiene de típico, por el descubrimiento decisivo de Morgan, que ha hecho conocer la verdadera naturaleza de la gens y su lugar en la tribu. Con la disolución de estas comunidades primitivas comenzó la división de la sociedad en clases distintas y, finalmente, antagónicas.

Commune se llamaban en Francia y en Italia a las ciudades nacientes todavía antes de arrancar a los monarcas y señores feudales la autonomía local de la administración y de los derechos políticos del "tercer estamento"; una vez comprados o arrancados a sus señores feudales los primeros derechos a una administración autónoma.

La conquista del poder político es, para los trabajadores el medio por excelencia con el cual pueden llegar a su emancipación, a la liberación del hombre y la mujer y del ciudadano por el cual pueden establecer la República socialista. Hacemos el llamado a los trabajadores(as) de todo el país y les invitamos a unirse en un partido distinto de los partidos políticos burgueses. Se debe declarar que la emancipación de la mujer es inseparable de la de los trabajadores y llama a las mujeres de todo el país para que se organicen políticamente con los trabajadores.

La organización de los trabajadores en Sindicatos es de primera necesidad para la lucha emancipadora de los obreros. Consideramos como un deber de todos los trabajadores que quieran la emancipación del trabajo del yugo capitalista, que pertenezcan al sindicato de sus camaradas de profesión. Para hacer posible y para facilitar una acción económica eficaz, las organizaciones sindicales deben reunirse en federaciones extendidas por todo el país. Todo aislamiento de las fuerzas en pequeñas organizaciones particulares debe ser rechazado. En la lucha económica, la convicción política de los obreros no debe constituir una razón de separación, sino que es el deber de las organizaciones obreras —deber resultante de la lucha de clases— hacer de sus miembros socialistas convencidos. De otra parte, es un deber de todos los sindicatos aceptar como miembros a las mujeres que trabajen con los hombres en una misma industria, constituir a los aprendices en grupos distintos y aspirar a realizar el principio de salario igual para ambos sexos.

En el mundo capitalista, las causas principales de las guerras no son las diferencias religiosas o nacionales, sino los antagonismos económicos, a los cuales las clases dirigentes de los diversos países son empujados por el modo de producción. De igual manera que sacrifican sin cesar la vida y la salud de los trabajadores sobre el campo de batalla del trabajo, no tienen ningún escrúpulo en hacer verter su sangre con vista a obtener nuevos beneficios por la conquista de nuevos mercados. La clase obrera tiene, por lo tanto, el deber de elevarse contra la opresión de la fuerza militar imperialista al mismo tiempo que contra todas las otras formas de explotación de que ella es víctima de parte de las clases poseedoras. Con este propósito debe conquistar la pujanza política para abolir el modo de producción capitalista y rechazar simultáneamente los instrumentos de la clase capitalista, los medios de mantener el orden de cosas actual.

"El trabajador moderno es el producto lógico del régimen capitalista de producción, que exige la explotación política y económica del trabajo por el capital. La superación social y la emancipación no pueden realizarse más que entrando en antagonismo con los defensores interesados del capitalismo, el cual, por su condición misma, debe conducir inevitablemente a la socialización de los medios de producción".

¡Gringos Go Home! ¡Pa'fuera tús sucias pezuñas asesinas de la América de Bolívar, de martí, de Fidel y de Chávez!

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a203233.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO