Los empresarios están cumpliendo su papel

Siento pena cuando escucho a camaradas con responsabilidades gubernamentales, pedir respeto a los empresarios que acaparan, contrabandean o desvían las divisas que les otorga el estado para la compra de productos que declaran importar.

Es como pedirle a un cascabel que no suene las maracas, o aun zamuro que no coma carne podrida; los empresarios venezolanos (salvo honrosas excepciones) están cumpliendo su compromiso histórico con el sistema que representan. Pensar lo contrario es no estar claro con respecto a la concepción socialista revolucionaria, es pensar en la "colaboración de clases" en la "conciliación" de los intereses del pueblo y la burguesía, es descender por el tobogán de la historia triste, siguiendo los pasos de los partidos socialistas europeos.

¿Qué es eso de acudir a la bondad del empresariado? Aquí no se trata de un acto de caridad; pedirle a la burguesía que sea buena y colabore, ya eso lo intentaron los socialistas hace más de trecientos años y por tal ingenuidad quedaron calificados como "socialistas utópicos".

Además de cumplir la burguesía con su papel de frenar el tránsito hacia socialismo, está enriqueciéndose cada día más, aplicando las estrategias comerciales que particularmente ha caracterizado a la burguesía criolla desde hace más de un siglo, que no es otro que el rentismo; parasitar y timar los ingresos de la nación.

Esa ha sido y es su naturaleza y si el compromiso nuestro es hacer revolución tenemos que cambiar su hegemonía imponiendo las reglas revolucionarias, de lo contrario es caminar en círculo.

Estamos en el momento de grandes decisiones, se nos acaba el tiempo para el tire y encoge, aquí tenemos que decir como Marcos Vargas ¿Se es o no se es? Y en eso nuestro comandante eterno era preciso, sabía entender los tiempos y asumía los retos sin vacilar y tal vez perdía aliados de altura pero ganaba el respaldo masivo del pueblo que en definitiva es la fuerza fundamental y es a quien nos debemos.

Aquí no se trata de hacer firmar a la burguesía contrabandista acuerdos de respeto, aquí de lo que se trata es de aplicar las leyes revolucionarias y tomar medidas más radicales.

Aquí, si se les da duro a los enemigos de clase del pueblo trabajador y a los lumpen infiltrados en el aparato estatal (la burguesía rentista no existe sin la burocracia alcahueta y corrupta del estado) eso se convertiría en una inyección de estímulo de un pueblo que saldría a la calle a respaldar a su gobierno como en los días gloriosos de abril y del paro sabotaje.

Abrebrecha y después hablamos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: