La producción bolivariana debe estar en los anaqueles bolivarianos (Parte II)

No fue un olvido involuntario en el articulo anterior, incluir este otro aspecto que creo además mas importante inclusive que los mencionados antes, por eso lo deje para culminar este trabajo, y es el tema de la participación.

Una cualidad importante en este proceso de democracia participativa y protagónica, es la de promover la participación en todos los ámbitos, sobre todo en el ejercicio de la tarea revolucionaria en las instituciones públicas, pues es lo primero que debemos transformar, cambiar, inclusive destruir las que haga falta para que nazca lo nuevo, y en este mundo apático e individualista, estimular la participación es un ejercicio obligado.

En el caso de los alimentos, pero esto va con cualquier otro organismo, es importante involucrar no sólo a las y los trabajadores, sino también a las y los compradores, usuarias/os y proveedores.

El que no la debe no la teme

Esto implica generar instancias abiertas, colectivas, regulares, periódicas, donde se pueda discutir, evaluar y planificar el rumbo de los procesos, hacer correcciones, escuchar propuestas para mejorar y cambiar lo que haya que cambiar. Y además rendir cuentas públicas y transparentes, pues ese ejercicio es el mas importante de asumir, no se tiene temor a la rendición de cuentas si las cuentas están claras, y por lo tanto no se espera la auditoría de la contraloría del pueblo, pues se rinde cuentas antes que las soliciten, y así se van naturalizando procesos que hasta ahora se han excluido, especialmente de la cotidianidad administrativa pública, siendo los recursos públicos de todas y todos los venezolanos, por lo tanto deben ser objeto de auditoría y rendición de cuentas públicas regularmente.

La participación constituida en una práctica para la libertad, contribuye a desmitificar la apreciación de que los servidores públicos tienen patente de corzo, por el contrario, abrir instancias públicas regulares, permite poner en evidencia la fragilidad de la trampa y la corrupción cuando se mantienen abiertos y transparente los procesos y se resguarda a quienes asumen llevar gestiones honradas y transparentes.

La participación además en el ejercicio de planificar, es otro elemento importante, pues cuando es el colectivo el que asume una idea discutida por todos, se genera un esfuerzo colectivo por concretar esa propuesta.

Empujando de abajo hacia arriba

Los órganos mas cercanos a la ciudadania, son aquellos que brindan los servicios directamente, que es el caso de la red de abastos o supermercados bolivarianos, y para la transformación del Estado burgués, debe irse transformando desde abajo, desde lo mas local, para que el arriba se tenga que constituir como una expresión del de abajo. El gran consejo de arriba, estará conformado por los de abajo, cambiar la famosa expresión "en cascada", es decir de arriba hacia abajo. Los de arriba siempre son menos, por eso la presión desde abajo debe constituirse en una fuerza volcánica, telúrica que empuje esa transformación y por eso la cascada ha demostrado que no es la solución, en nuestra democracia participativa, es de abajo hacia arriba.

Todavía quedan en muchas instituciones viejos directorios exógenos, de personalidades que vienen una vez al mes a pensar y tomar decisiones y que son sólo gurues de procesos que desconocen en la práctica y sólo teorizan intelectualmente, filosofan sobre el deber ser. Y en el caso de los procesos productivos, esa reflexión permanente deberá ser siempre sobre el proceso y la producción, se debe querer pensar permanentemente en eso, disfrutarlo.

Las instancias que permitan la conjunción usuarios/as y trabajadores/as es necesaria no sólo para empujar el abajo hacia arriba, sino también para la planificación y construcción de los procesos necesarios, ¿quien mejor que un usuario que produce, y un trabajador que produce para buscar solución a un problema con esa producción?

En el gobierno bolivariano estamos cansados y cansadas de ver, como se instalan en los puesto de mando, a las personas opuestas a la construcción colectiva, son las y los primeros en combatir los consejos de trabajadores por ejemplo, y que decir de instancia mas amplias como los comité de usuarios o instancias que integren ambos.

Mal puede una persona en la democracia participativa, tener la responsabilidad de coordinar nada, sino ha establecido esa instancia colectiva y lo digo por experiencia, me ha tocado directamente, por ejemplo una EPS (empresa de producción socialista) donde no hay consejo de trabajadores, ni instancia, ni nada. En la democracia participativa y en este gobierno socialista, no debería hablarse de EPS sino hay una instancia que colectivice permanentemente todo: administración, finanzas, planificación. Eso es insólito, pero es real.

Y eso no es un caso aislado, es lo mas común en esas "vitrinas" que llaman EPS, inclusive lo vemos en muchas de las empresas recuperadas.

La dupla usuario/a – trabajador/ra es necesaria para que vigile procesos y proponga cambios, mal puede quien no trabaja en la empresa, proponer algo de los procesos productivos que no conoce. Pero además estimular esta participación, garantiza la permanente contraloría de las cuentas y procesos. Estoy convencida que en Diciembre, los perniles que estamos viendo ahorita y que además ya aumentaron su precio ahorita en enero en los Pdvales y Bicentenarios, no salieron a la venta entre otras cosas, por malas decisiones y estrategias chimbas tomadas por quienes deciden sin escuchar lo que dice el pueblo.

Creciendo dentro de un territorio

En el caso de las ciudades, y a propósito de las comunas, la eficiencia de los servicios de suministros, esta en directa proporción al numero de locales de las que dispone esa red, ya bien lo señale en un anterior escrito (http://www.aporrea.org/contraloria/a201010.html), que la actual red en el caso de Caracas, es absolutamente insuficiente, sólo se cuenta con 63 establecimientos, sin contar que no se ha construido ningún nuevo mercado mayorista o plaza de mercado de productores que desahogue y contribuya a eliminar las roscas de Coche, especialmente haca el este de Caracas, que alberga un buen grueso de la población del municipio metropolitano.

Ha esto se añade, que en los últimos años, las personas de la oposición han vencido sus prejuicios, y ahora compran en la red pública, además por la sencilla razón que con esta super inflación, los realitos no alcanzan para comprar en la Central Madeirense. Esto contribuye a que los establecimiento estén permanentemente abarrotados, y OJO, no desdigo de la guerra económica, que es un hecho, esta reflexión es porque no se aguanta tanto "bate quebrao" en los puestos de jefatura en los altos niveles, pues el aguas abajo que se les asigno, ninguno ha dado muestra de estar interesado en construirlo, y cuando lo ha hecho, es para crear vitrinas que complazcan en el papel las instrucciones que se emiten en un momento, tal como lo fue el gobierno de calle que ya murió,como muchas otras nomenclaturas.

Este es un momento crucial para que el poder popular se asuma, que los trabajadores y trabajadoras, se asuman, las y los estudiantes se asuman, pues pa luego es tarde, hay que producir, hay que organizarse, hay que empujar hacia arriba, no podemos seguir defendiendo un gobierno, se trata de cuidar y defender la revolución. Cuidarle el puesto a un ministro o ministra que no hace nada, que es corrupto, que lo que genera son "vitrinas", no le hace bien al proceso revolucionario, por el contrario lo retrasa y hasta lo impide.

Que cada quien cuida su cargo con su eficiencia, con su buen trabajo, el rol nuestro como pueblo no es cuidarle el cargo a nadie, están en esos cargos para servir, por eso son servidores públicos, su sueldo, su cesta ticket, su bono, se paga con dinero de todos y todas las venezolanas, por eso el o ella debe rendir cuentas pues su dinero se lo pagan con dinero PÚBLICO la palabra lo dice todo. Y así mismo deben hacer las empresas privadas, rendir cuentas, a fin de cuentas, financian sus grandes negocios con dinero del Estado, ya la mayoría se dejo de ser productores para convertirse en importadores. Pero además, hacen su dinero a cuenta de quienes pagan, y quienes pagan tienen derecho a saber porque pagan.

Sino echamos palante la participación, perdemos la revolución...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Tibisay Maldonado Lira


Visite el perfil de Tibisay Maldonado Lira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: