Nicolás responde al mensajero de Dios, Laureano Márquez

Nicolás el hijo predilecto y querido de Dios, elegido por Chávez en la Tierra y amado por el pueblo de Bolívar para ser el Presidente de la república Bolivariana de Venezuela responde mediante a uno de los mensajeros de Dios, el humorista, Laureano Márquez respecto a la Carta de Dios dirigida a Nicolás maduro Moro.

Gracias Padre por haber enviado a tu angelical mensajero, Laureano Márquez, estoy muy agradecido por todo tu esfuerzo en haber respondido mi petición en mi Memoria y Cuenta 2015, cuando te imploré ante el pueblo en estos momentos difíciles, en esta hora aciaga en que nos colocas a prueba y dije como hijo del pueblo: "Dios proveerá".

Padre mío, se de tu poder omnisciente, además de tu poder omnisapiente, el que todo lo sabe, por eso sabes por qué estoy aquí, tuya es la voluntad debajo de este cielo y en esta Tierra, nada debajo de sol se mueve sin tu voluntad, por eso oh Padre misericordioso soy tu hijo predilecto en la Tierra, en ser lo que soy Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Padre te doy las gracias por las bondades de tu creación, hiciste de éste país, una "tierra de gracias" un paraíso en la tierra, sin embargo, no son pocos los pecados de tus hijos pródigos, primeros los colonizadores monárquicos de España que casi exterminan a los más bello de tus criaturas aborígenes, aquellos "moldeado del barro primigenio", luego los bastardos criollos españoles estremecieron sin pudor tus más preciados mestizos, esclavizándolos arruinando la independencia, la más preciada herencia de tu heroico e inspirado hijo Simón Bolívar.

Padre; no te he dicho todo, sé que tu todo lo sabes, Padre omnisciente, permite escucharme, tus ángeles caídos de la IV República casi que nos dejan sin tu herencia, sin tu gracia divina, "recuerda cómo dilapidaron la renta petrolera" desde 1914-1998, en más de medio siglo y amenazaron insolentemente, con privatizar toda tu obra, el fruto de tu creación que nos la diste con dulzura y desprendimiento desinteresado, para disfrute de todos y todas, sin discriminación alguna, casi que nos las arrancan de las manos, padecimos mucho, sufrimos lo indecible, tú lo sabes, por eso nos enviaste un ángel guerrero, un ángel de luz, Hugo Chávez Frías, fue tu voluntad divina lo sé, para la redención de los pecadores.

Gracias Padre, te envía todo el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, por estos "quince años de bonanzas petrolera" que nos has dado, para disfrute de tus hijos e hijas, sé que fue tu voluntad divina premiando a uno de más predilectos y queridos hijos, Hugo Chávez Frías, pese a que muchos lo odian, maldicen y condenan, pero no importa tu voluntad se ha cumplido así como en el cielo como en la Tierra, de colocar las bases sociales fundamentales del socialismo.

Oh Padre; Yo Nicolás Maduro Moro, el tesoro de tu corazón, tu elegido para Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, 2012-2019 sabes de las adversidades que se le avecinan al país, tu eres omnisciente, sabes también que tus hijos del Norte, de los EE.UU., por allá destruyen la creación, rompen la corteza terrestre, para hacernos daños con la caída de los precios del petróleo, la crisis del petróleo, sin embargo he declarado proteger a tus hijos e hijas, las Misiones y Grandes Misiones Sociales, el trabajo y el salario que tus hijos e hijas ganan el Pan nuestro de cada día.

Bendito Padre; sé que nos pones a prueba, también que nos has dado mucha inspiración como nos los indicas en tu carta: "Bello, Bolívar, Vargas, Miranda, Gallegos, Reverón, Picón Salas, el Maestro Abreu, Zapata, Andrés Eloy, Soublette, Convit, Cabré, Davalillo, Lauro, Simón Díaz, Dudamel…" deberías recordar también a tu hijo predilecto, Hugo Chávez Frías, ese ángel de luz que nos enviaste para hacer cumplir tus palabras misericordiosa en el Sermón de la Montaña, cuando dijiste "BIENAVENTURADO LOS POBRES PORQUE DE ELLOS SERÁ EL REINO DE LOS CIELOS". Eso es Padre, ¡bienaventurados los pobres porque ellos heredarán el reino del socialismo en la Tierra!.

Por eso Padre; sabes nuestras obras, hemos hecho tu voluntad, hemos sembrado el petróleo, la riqueza de la creación, aquella que nos proveíste para las generaciones presentes y futuras, porque se es el destino ineludible de tu ser divino, por eso me escuchaste, para continuar tu obra por lo siglos de los siglos.

Padre mío sabes que digo la verdad, mira a tu alrededor tus hijos e hijas, escucha las palabras de Elías, otro de los discípulo de tu ángel de Luz, Hugo Chávez frías, cuando escribe en Aporrea, "¿Por qué socialismo en Venezuela? Elementos para la batalla de ideas", 20-01-2015, http://www.aporrea.org/imprime/a201362.html), allí descubres el rostro humano de lo que hacemos por amor al prójimo, puedes responderte tu ecuación matemática, aquella donde me mandas a saber Multiplicar, "(…) dos millones y medio de barriles diarios X 100 X 30 X 12 X 15. El resultado es el dinero que les envié, para que convirtieran a Venezuela en un Paraíso Terrenal de abundancia y progreso". También descubres cómo cumplo, tu segundo mandamiento más importante, en bendición de tu obra divina, el socialismo bolivariano.

Si ya sé que la lista es larga de lo que tenemos que hacer, pero mucho nos falta por hacer, danos paciencia para tolerar a los pecadores de la IV República, danos coraje para enfrentar las dificultades, sobre todo líbranos de las tentaciones del mal de los ángeles caídos, de esos luciferes perdidos en la Tierra, líbranos del mal del capitalismo y sobre todo del imperialismo.

Padre querido; gracias por haber dado todo, pero como vez también lo doy todo por tus hijos e hijas, aunque muchos estén envidiosos, muchos sean mezquinos, muchos no quieran compartir tu obra divina, así como nos enseñaste a compartir El Pan Nuestro de Cada Día, a vivir en comunión, a vivir entre hermanos y hermanas, a convivir en socialismo, ilumínalo oh Padre de que deberán amar a al prójimo como a sí mismo. Por eso divino Señor, gracias por haberme dado todo, te lo dice tu Nicolás Maduro del alma, tu hijito de tierno de mi corazón obrero.

Ya sabes Padre para que imploro tu misericordia, no para dilapidar tu obra, para administrar las finanzas divinas, para redimir a tus hijos e hijas, vuelve la vista hacia las palabras de Elías y reflexiona, donde están "los fariseos y los escribas", incluso aquellos expertos de la Ley Mosaica de la Conferencia Episcopal, quienes me cuestionan junto a tu mensajero porque como dices, tu hijo predilecto, tu hijo querido, el tesoro de tu corazón, el hijito tierno obrero de tu corazón se atreves a decirte "Dios proveerá" en mi Memoria y Cuenta del 2015, sabes Dios que el pueblo así lo piensa y así lo dice en estos momentos de dificultades.

Padre si en algo he pecado, perdóname, tus hijos merecen el perdón si en algún proyecto he fallado, si aún no he cumplido toda tu voluntad de que tus hijos e hijas vivan en comunión, perdón quise decir en comunismo, sé que nos va costar mucho, sobre todo de que algunos y algunas de tus hijos e hijas se conviertan a tu credo, "amar los unos a los otros", a salvar tu creación de las guerras (hoy del petróleo), mañana de toda tu obra amenazada por el apocalipsis, todo por la avaricia, el egoísmo del capitalismo y la sociedad de consumo que retan con el Armagedón del imperialismo de los EE.UU., tú lo sabes porque eres omnisciente.

Padre mío; cuando dices que mi petición "a las finanzas celestiales ha fracasado". Te pido misericordia, no me abandones soy tu hijo predilecto, tu tesoro, tu hijito tierno de corazón, te digo ablanda tu corazón por esta tierra donde "el sol brillara casi todo el año", en la tierra fértil andina, tierra llanera de ganadería, tierra costera del cacao, tierra cubierta con tu manto negro del petróleo, tierra bañada de tus ríos con tus lágrimas, tierra de luz, tierra del Catatumbo, tierra minera, tierra de Margarita, Los Roques, Morrocoy y la Gran Sabana, Tierra de Tepuyes, del Salto Ángel donde contemplamos orgulloso tu divinidad, el subsuelo, el oro, el aluminio, la bauxita, diamantes de luz, y todas esas cosas bellas dignas de tu obra, dame sabiduría para transformarlo todo, para hacerlo todo de nuevo, hacerme digno de tus dones.

Padre mío canto a Venezuela, la Patria del Libertador, dame permiso para cantarte con Bocelli, ¡Tierra Santa de nuestros padres, Tierra mía de los ancianos, Tierra mía de nuestros padres, padre mío sin ti no vivo, sin tu amor porque hoy quiero tu pasión, padre mío contigo vivo en este mundo, hablando de ti, tengo emoción, padre o padre padre……!.

Gracias Padre por tus "consejos de panita", de invitar a la Mesa a tus hijos, perdona aquellos que no saben lo que hacen ni lo que dicen, perdona esos hijos caídos, a esa oposición, a "Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros, José Guerra, Orlando Ochoa y a Luis Vicente León que tu mensajero mienta, y todos aquellos que amenaza al país, por la debacle que nos han enviado desde el Norte, y sobre todo del Israel de América, Colombia, a Uribe, por lo las plagas (bachaquera) que nos ha enviado, sé que estás al tanto.

Oh Padre me pides lo imposible, me pides que escuche sus consejos, la lista de 10 fashion emergency y que para salvar al país: 1.-Independizar el Banco Central del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, (dependizarlo del FMI de los EE.UU.); 2.- Desmontar el Control cambiario; 3.-Reducir el tamaño del Estado; 4.-Desprender a PDVSA de las Misiones y Grandes Misiones (reducir el gasto social en amor a tus hijos e hijas); 4.-Aumentar el precio de la gasolina; 5.-Liberar los precios (inflacionar la economía); 6.-Crear un clima de confianza para los capitalistas; 7.-Cambiar el modelo estatista por un modelo privado; 8.-estimular altas tasas de interés por encima de la inflación; 9.-Redicir las importaciones públicas; 10.-Facilitar medidas que den oxígeno al sector privado (No público). (Joseph Poliszuk, "10 salvavida de la economía" El Universal, 4 de enero de 2015).

Padre Omnisciente, estás al tanto, por eso "te paro bola", que sabes mucho, que vigilas todo y sabes lo que viene" según tu mensajero, que el gobierno escuche tu consejo, siga tus pasos, que te lo digo Yo, "que sabes ya lo que viene y no por ser Dios, sino por puro sentido común".

Padre; Dios de mi corazón, disculpa lo extenso, pero era importante dirigirme a ti, no sin recordarte la letra de esa canción hermosa de tu hijo Bocelli: "Te parecerá imposible, cuanto más lo pienso más me doy cuenta, que realmente soy como tú, y no sabes cuánto te deseo, que tu fuerza nunca te dejara, para tenerte junto a mí, y nunca rendirme, nunca". A pesar de todo, te todas tus pruebas nunca me rendiré, te amo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 14903 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a201582.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO