¿Dios o valentía?

La derecha venezolana se quedó esperando el paquetazo neoliberal del camarada Presidente Nicolás Maduro en su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional el pasado miércoles 21, algunos economistas del proceso aspiraban que fundamentalmente se eliminara el cambio de 6,30 por dólar y se avanzara en la unificación cambiaria para eliminar las serias distorsiones del contrabando, la corrupción y mejorar la balanza de pagos.

Ante esta dura realidad de precios bajos de hidrocarburos, el Presidente en su tan esperado discurso a la Nación dejó en claro dos cosas, primero, que pese a las enormes dificultades económicas que se avecinan, se protegerá todo lo referente a inversión social, se hará un gran esfuerzo por continuar con las metas de construcción de viviendas, de infraestructura, de educación y salud; el aumento de las becas a los estudiantes, el bono de salud para los jubilados y el aumento del salario mínimo y por ende de las pensiones, reafirman esta decisión del alto gobierno, lo segundo que dejó en claro es que se avecinan tiempos difíciles, de dificultades económicas y lo expresó muy bien cuando dijo "Dios Proveerá", diciendo además que el precio de los hidrocarburos difícilmente llegará nuevamente a los 100$/ bl. Tuvo además la valentía política de asumir la necesidad de sincerar el precio de la gasolina buscando corregir esa distorsión donde se le da más propina al bombero que lo que cuesta llenar el tanque, esta medida sin duda busca generar ingresos para enfrentar la caída de los precios de los hidrocarburos.

Aunque no comparto el planteamiento de dejar tres tipos de cambio por su entramado burocrático y los mecanismos perversos de corrupción que se entretejen alrededor de los mismos, considero positivo la apertura de la oferta de divisas a través de las Casas de Bolsa ya que se formaliza un mercado legal avanzando hacia el sinceramiento de un cambio regido por la oferta y no por la especulación y entiendo perfectamente la necesidad de proteger a las inmensas mayorías del impacto que generaría una unificación cambiaria entre 30 y 40 bs/$, en el marco de una guerra económica que sigue el mismo libreto que usaron los gringos contra el presidente Allende en Chile , pero soy del criterio que debemos evaluar seriamente subsidiar la producción nacional y no seguir importando alimentos que generan empleo y riquezas en otros países.

La vanguardia de la revolución utilizará las enormes dificultades económicas como palancas para convertirlas en una trascendente oportunidad para cambiar nuestro modelo rentístico y apalancar un modelo productivo basado en el trabajo, no podemos ni debemos seguir reproduciendo esquemas y prácticas que solo afianzan nuestra dependencia de la renta petrolera y del modelo de desarrollo del Capitalismo de Estado.

A la vanguardia le corresponde orientar a nuestro pueblo para asumir los ajustes y prepararnos para defender en la calle al gobierno del camarada Presidente Nicolás Maduro y los avances sociales del proceso bolivariano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1005 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: