Bochinche... bochinche

El conquistador español vino a América, buscando "metales preciosos", pero no todo lo que aquí brillaba era oro y plata. Buscándolos, diezmaron millones de aborígenes, y se vieron obligados a traer hombres libres de África, convertidos aquí en esclavos. ("El capitalismo vino al mundo chorreando sangre por todos los poros"). Necesitados de alimentos, impulsaron la agricultura. Pronto trajeron instituciones que sirvieran a los propósitos colonizadores, así por ejemplo, trasplantaron a América, los Cabildos, para legitimar la apropiación por la fuerza, de las tierras comunitarias indígenas. Lo comunitario fue destruido con la transculturización. La propiedad de la tierra como botín de guerra, pasó a manos de los conquistadores y sus descendientes. Para 181O, el 5% de la población era dueña del 95% de las mejores tierras cultivables, el otro 95% de la población sobrevivía de menguas. (Esto explica la complejidad de nuestra guerra de independencia y las vicisitudes del Libertador como gran líder).

Simón Bolívar, infructuosamente trató de hacer justicia, pero "aró en el mar". La corrupción era ya tal, que un decreto suyo que aplicaba la pena capital para quien se apropiara de diez pesos del erario público y para quien lo defendiera, no detuvo la corrupción. La oligarquía temerosa de que el propósito justiciero de un hombre venido de su misma clase, pusiera en peligro los privilegios que da la propiedad, penetró y corrompió parte del entorno del Libertador, al más importante corrupto de ellos fue José Antonio Páez. El latifundio era el fundamento de la riqueza. Bolívar muere, sin haber podido entregar las tierras a quienes la trabajan, no pudo acabar con las desigualdades sociales y económicas, tampoco lograr la paz."Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos". Desde su muerte en 183O, hasta la llegada de Juan Vicente Gómez al poder, el país fue azotado por guerras civiles constantes. Ezequiel Zamora tampoco logró su cometido: "Tierras y hombres libres". El problema de la tierra seguía siendo la pertinencia central. Al latifundio se le unía ahora el militarismo, y llegamos a tener tantos generales cuasi analfabetos, como guerritas. Los campesinos expulsados de sus tierras, tampoco la encuentran en las ciudades. Los terrófagos están en el campo y en la ciudad, la marginalidad también. Los capitalistas se engullen lo mejor de la sociedad, y obligan a la clase trabajadora a vivir en la marginalidad.

Durante el Gobierno de Juan Vicente Gómez, apareció públicamente el petróleo en la vida nacional. Esto lo cambió todo. El campo, empobrecido por más de setenta años de guerra, y la ociosidad del latifundio, terminó siendo abandonado por los campesinos. Surgieron ciudades improvisadas con todos los males adentro. El Dictador llamó prontamente a Los Estados Unidos, para que apoyaran su gestión dictatorial, y a cambio les dio enormes concesiones petroleras, a precio de gallina flaca. Amigos personales del tirano, también se beneficiaron de este reparto apátrida. El país nuevamente pasó a ser una colonia. Como ya poco se producía, la llegada de dólares a cántaro lleno, impulsó las importaciones. Bajo está exclusiva actividad se creó una presunta burguesía, que para ocultar su parasitismo y chulería, se hicieron llamar "empresarios". Personajillos que jamás han querido ser industrializadores. Más fácil, rápido y sencillo es hacer dinero importando. El latifundio que venía desde la colonia, se había concentrado, y el dictador era el hombre más rico del país. Hoy trafican con dólares y otras cosas más……Sólo el gobierno insólitamente cree, que hay una burguesía buena y otra mala. La MUD es sencillamente un parapeto para aumentar esta confusión. Son los mismos que se han chuleado a todos los gobiernos. ¿Con los reales conseguidos ¿INDUSTRIALIZARON AL PAÍS? Son más de cien años de chulerías.

El General Medina Angarita trató de cambiar parte de esta realidad, y duró muy poco en el gobierno. La misma suerte corrió Rómulo Gallegos. Con la dictadura de Pérez Jiménez nuevos y viejos ricos vuelven a sus andanzas saqueadoras del tesoro público. Llega la mal llamada democracia de 1959 hasta l999, que eran años donde el petróleo venezolano había crecido en exportaciones y valor. Corrupción, derroche con obras faraónicas y cientos de inmoralidades azotaron al país. Alí Babá y los cuarenta ladrones se apoderaron de la patria. Al fin Llegó el Comandante y mando a parar.

Que tenemos hoy. Sin duda los logros sociales, económicos y políticos de estos últimos quince años para la mayoría de la población, son notorios y encomiables. Pero lamentablemente hemos heredado y fortalecido terribles vicios que están acabando con el país. El gobierno es el principal empleador. Tenemos más porteros que puertas, los escritorios no caben en las oficinas del Estado, y la mayor parte de lo que consumimos nos viene del exterior. El gobierno no quiere o no puede enfrentar con verdadera fuerza la corrupción, que está haciendo estragos en el país. Hay que saberlo y contarlo: la corrupción no es antropológica. Los servicios públicos ineficientes, Más del cuarenta por ciento de los venezolanos, no pagan, ni luz, ni agua, ni aseo. Algunos políticos han aprendido no sólo a robar, sino a mentir. Los partidos tradicionales, son instrumentos incondicionales de la burguesía y de ladrones recién venidos, que están aprendiendo a comer con cubiertos. El PsuV es franquicia de Ministros, Gobernadores, Alcaldes, Diputados y hasta de Concejales. Los medios de comunicación privados, durante décadas, se han dedicado a cumplir el papel para lo que fueron creados: estimular el consumo al máximo, Y MIREN QUE LO HAN LOGRADO. Los venezolanos compramos y consumimos lo más insólito. No sólo hemos sido los mayameros "ta` barato deme dos", compramos y consumimos cualquier cosa, somos hijos del "rentismo petrolero". La andanada de inmigrantes que han venido a nuestro país en los últimos cien años, comprendieron que aquí nos gusta comprar, comprar, comprar, consumir, consumir, consumir, LO QUE SEA, PERO ESTAR CONSUMIENDO. El capitalismo tomó y aplica con sabiduría, los descubrimientos científicos de Pavlov, Freud y los conductistas norteamericanos e ingleses, para que los consumidores crean que los deseos, la esperanza y la felicidad son lo mismo. Con el Caracazo, que fue la fiesta de los pobres, el pueblo pudo acceder por la fuerza, a lo que tanto le decían los medios que debía tener. La última tecnología, moda o producto del mundo, se encuentra en Caracas. En medio de esta borrachera, se está haciendo normal la paridera de niñas de trece, catorce y quince años. Que papá Estado asuma luego los gastos. Como si todo esto fuera poco, ahora lo material ha recibido tal impulso que "mi casa bien equipada", está por encima de necesidades profundamente humanas. Peor, el gobierno cree que toda esta complejidad de problemas, pueden ser derrotados con paños tibios; con reformas socialdemócratas, a punta de billete. LO REPETIMOS: ESTO NO EDUCA POLITICAMENTE AL PUEBLO. Empecinado en "El socialismo de mercado", el gobierno no ve el potencial político y subversivo que hay en la contra cultura, es decir, en la cultura popular y su imaginario."Los poderes creadores del pueblo".

El Ché habló del "hombre y la mujer nueva", esto es precisamente el socialismo. Ir a la raíz, es ir al fondo de la condición humana para transformarla positivamente, para humanizar al animal que tenemos por dentro. Cuantos vicios, cuantos malos hábitos, cuanta dejadez, cuanta irresponsabilidad, cuanto derroche, cuantas deformaciones, cuanto anti patriotismo, cuanto individualismo y egoísmo nos han metido, para controlarnos. ¿Por qué será que hombres como Chávez aparecen cada cien o doscientos años? ¿Será que sólo sabemos hacer "bochinche, sólo bochinche"?

La resistencia a la dominación nos viene desde las luchas aborígenes contra los conquistadores. Los aborígenes de ayer, son el pueblo de hoy. Será con este pueblo explotado, que debemos hacer indómito, irreverente, iconoclasta, crítico, creador y revolucionario, con quien haremos la revolución socialista. Pero tiene que ser un pueblo con conducta revolucionaria. Tiene que ser "El hombre y la mujer nueva". Nos cambiaremos desde adentro, para que la revolución sea: "amor con frenesí".

Toda la especie humana está amenazada con desaparecer, por la brutalidad, por la voracidad, por el desenfreno del capitalismo de hacer más y más dinero, no importa que se destruya a la naturaleza y se acabe con la vida humana. Entendamos que "No sólo de pan vive el hombre". El socialismo es humanidad, solidaridad, desprendimiento, colectivo, ética, lucha diaria por la superación de todos. Es en la cultura, en nuestras prácticas, creencias y valores cotidianos, donde tenemos que hacer los más inmediatos y profundos cambios. Partamos de la raíz, de donde vivimos, de nuestra condición humana, de nuestra topofilia, y entendamos que la revolución, y el Poder Popular se construyen desde lo endógeno. No es suficiente que el gobierno mejore las condiciones materiales del pueblo, hay que construir un nuevo pueblo. Esa será labor del pueblo. (Nos leeremos y opinaremos el próximo fin de semana).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1713 veces.



Jesús M. Vivas

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: