Reflexiones ingenuas: Socialismo plástico o financiando al enemigo

Realmente uno ha perdido la capacidad de asombro. O, todo lo que aprendí, todas las lecturas que realice durante los años en que me formé en las filas de la revolución, aquellas discusiones que se realizaban en las casas de los camaradas en los barrios, los cuartos de las casas de los militantes, del liceo, de la universidad, de los campamentos, eran erradas o soy yo quien ando en las nubes soñando con una sociedad justa, igualitaria, comunista, irrealizable. Las propuestas revolucionarias de Marx, de Lenin, de Trotsky, de Rosa Luxemburgo. Los aportes teóricos de Gramsci, de Mariátegui. Las enseñanzas de Mao, el Che, Fidel, Jorge Rodríguez (el padre), Alfredo Maneiro, Fabricio Ojeda, Argimiro Gabaldón y todos aquellos militantes que enriquecieron los ideales revolucionarios con su accionar teórico-práctico enfrentándose a la ideología capitalista, a las garras del imperio, a los esbirros de la IV República, a los sicarios de AD y COPEI, a los asesinos de la Digepol, DISIP, el SIFA y otros cuerpos represivos, parecen que eran pura palabrería y sus actos heroicos fueron en vano.

Las discusiones sobre transculturación, imperialismo, soberanía política, rescate de las tradiciones populares, folclore, identidad nacional parecieran que sólo fueron charlas de salón, o conversaciones de cafetín, con la cuales se hacía catarsis sobre nuestras imposibilidades para cambiar el mundo. ¿Y qué decir de la globalización y el neocolonialismo? Pura cháchara o gamelote intelectualoide.

Todavía me acuerdo cuando en la IV se buscaban a los grupos folclóricos como relleno en los actos musicales oficiales o conciertos privados, para darle una pincelada de nacionalismo, pero sin pagarles ni un centavo. Ellos deberían sentirse orgullosos de presentarlos en los grandes eventos, más bien debería pagar por presentarlos, era el argumento. Digna la posición de Jesús Sevillano quien se negaba a presentar conciertos gratis porque a los artistas internacionales, fuesen de la calidad que fuesen, les pagaban grandes sumas de dinero. Dignificaba el papel del artista criollo, su valor, su calidad.

No quería escribir sobre el tema del I Festival de Música Latinoamericana, sobre todo que ya todos conocemos la polémica que desató la invitación y presentación abortada de Chino y Nacho a tal evento, sin embargo me vencieron mis sueños utópicos y quiero hacer las siguientes consideraciones:

Primero, en donde está la presencia de la música folclórica nacional, la música folclórica latinoamericana, donde están sus exponentes populares, sus representantes tradicionales. ¿Serán que no ésta no es música latinoamericana? ¿O es que no hay representantes a la altura de ese género que puedan invitarse a un evento de tal magnitud?

Recuerdo que la primera manifestación del escualidismo del hoy opositor gobernador del estado Lara, Henry Falcón, se dio cuando se enfrentó a los grupos musicales populares del estado, a los cultores populares, a los folcloristas. ¿Será pura coincidencia?

Segundo: No conozco el monto del contrato con que se negoció la presentación de Chino y Nacho, como no lo conoce la mayoría de los venezolanos, pero me imagino que debe ser de una suma considerable de dólares. En vez de estar pagándole a artistas que además de ser enemigos del pueblo venezolano, obtienen grandes sumas de dinero con sus presentaciones ¿No es preferible incluir en el espectáculo a grupos musicales populares, folclóricos, que expresen el alma del pueblo? Con eso se ayuda a muchos cultores populares, exponentes de la música urbana del pueblo, de las barriadas, de las masas.

Tercero: ¿No conocen Los organizadores del evento el back round de ese grupo musical? ¿No saben que constituyen la punta de lanza de la oposición fascista, en el mundo de la farándula, dedicada a desprestigiar el proceso revolucionario venezolano?

Cuarto: El empresario artístico de origen cubano, Emilio Estefan, quien participa en actividades políticas con el autor del atentado contra un avión en 1976, Luis Posada Carriles, ha sido productor musical del dúo venezolano Chino y Nacho, según informaron los propios artistas en mayo de 2013. Emilio Estefan es un productor artístico que tiene la mayor influencia sobre la música latina que se distribuye y produce desde los Estados Unidos. Casado con la prestigiosa cantante Gloria Estefan, la pareja constituye uno de los baluartes del activismo y de la propaganda anticomunistas que se origina en el sur del estado de la Florida.

Los vínculos de los Estefan con los sectores más extremistas del exilio cubano en EE.UU son tales que incluso en marzo de 2010 participaron en una marcha contra el gobierno cubano junto con el agente de la CIA, Luis Posada Carriles, un hombre nacido en Cuba que ha dirigido numerosos ataques terroristas contra el gobierno y el pueblo cubanos.

Habría que preguntarse ¿Calcularon los organizadores del evento, cuál sería el aporte de Chino y Nacho para los guarimberos venezolanos, para la oposición fascista con los reales que se meterían participando en el Festival? ¿Cuántas molotov fabricarían, morteros, pistolas, gasolina, proyectiles, alambre para guayas, pólvora, explosivos adquirirían? ¿A cuántos sicarios pagarían para eliminar físicamente militantes revolucionarios, dirigentes populares, policías bolivarianos? ¿Cuántos venezolanos morirían por las acciones de las guarimbas?

Quinto, hoy he descubierto que Marx estaba equivocado, que la contradicción no es el motor de la dialéctica, que no hay contradicciones antagónicas. Para algunos de los teóricos de la revolución bolivariana, en el socialismo del siglo XXI, el motor de la dialéctica es la "tolerancia".

Cosas veredes Sancho amigo.

carrodcas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1040 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a198853.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO