La muchachada

Según el diccionario de la Real Academia Española, “muchachada” significa “acción propia de muchachos” y recuerdo esa frase muy venezolana, casi una sentencia, oriunda de los llanos y de oriente: “muchacho no es gente” porque al muchacho, por ese “exceso” de juventud, se le atribuyen acciones inmaduras, cosas locas, no pensadas ni meditadas, es decir…”muchachadas”. Por un básico silogismo podemos, entonces, concluir que las guarimbas también fueron muchachadas y, en consecuencia, hay que perdonar a esos muchachos, tolerarlos y debatir con ellos. No dejarnos confundir por el odio…

Recientemente el presidente Maduro impuso la tesis de convocar a jóvenes para que sean éstos los que mayoritariamente conformen la nueva Asamblea Nacional. ¿Estaremos en peligro, entonces, de presenciar muchachadas en los debates y decisiones parlamentarias?

Esos días que siguieron al 12 de febrero de este año 2014, llenos de violencia, dolor y muerte, fueron aupados desde la industria del entretenimiento pitiyanqui que movió miles de millones de dólares para sumarse a la “salida” promovida por Leopoldo López y María Corina Machado. Pero ¿sería eso otra “muchachada” más? ¿O es que todo ha sido producto de nuestra imaginación y nada de aquello pasó?. ¿Entones qué cosa fue la campaña #SOSVenezuela?

El grito #NoAChinoYNachoEnFestivalSuenaCaracas encierra mucho más que el simplismo de adjetivarlo como intolerancia, odio y exclusión. Es mucho más que unos cantantes, portadores de los más denigrantes antivalores y cuyos agentes pertenecen a la más confesa y corrupta “gusanera mayamera”.

Sabemos que Jared Leto cobró la suma de 13 mil dólares cada vez que publicó en su cuenta de tuiter algún mensaje sobre sus “hermanos” de Venezuela y eso es sólo una pequeña muestra del enorme aparataje que internacionalmente se movió para tumbar a Maduro. Y no pudieron tumbarlo porque aquí se resteó el chavismo duro y el pueblo que sin ser chavista ha entendido que no se puede permitir el regreso del pasado. Entonces cerramos filas en torno a Maduro. Ha sido ese mismo chavismo. ese mismo pueblo que ha pedido respeto y al cual se le dio la espalda justificando todo con una frase: “eso fue una muchachada”.

Muchachada puede ser también creer que voy a llegar al mercado y conseguiré carne o pollo sin hacer cola; muchachada es creer que conseguiremos en la farmacia algodón, gaza o el medicamento para la hipertensión; muchachada es creer en una guerra económica y ver que autorizaron dólares para importar pinitos canadienses o panetones rancios y vencidos que nadie se atreve a comprar. Muchachada es creer que llamando a mi cuadrante la policía llegará algún día y acabará con los escándalos que no nos dejan dormir o hará patrullaje inteligente por nuestra calle; muchachada es creer en una guerra económica y ver que hay dólares para pagar artistas extranjeros y que a nosotros nos digan en la UBV que no hay viáticos para hacer un viaje con los estudiantes de Comunicación Social a la frontera y que ellos vean in situ el comportamiento de esas zonas limítrofes como parte de su formación; o ver que en muchas aldeas de la Misión Sucre no hay ni siquiera un video beam o una laptop; muchachada es creer que algún día recogerán la basura que plena las orillas del Guaire en Los Chaguaramos, o que arreglarán los cráteres de mi calle. Muchachada es creer, es esperar…

Entonces, si “muchachada” es cosa de muchachos, según el diccionario, y muchachada fue cuadrarse con las guarimbas, la salida y el #SOSVenezuela, según el Presidente Maduro, ¿Cómo calificar los desgarradores relatos que hemos escuchado de las víctimas de las guarimbas ante la Asamblea Nacional? Díganme: la tragedia de esa gente ¿es también por una infeliz “muchachada”?   

Hace poco un camarada recomendó la lectura del “Ensayo sobre la lucidez”, de José Saramago, a propósito de las nuevas elecciones que se acercan. Yo también se los recomiendo y les digo: cualquier parecido con la realidad puede ser una peligrosa…”Muchachada”.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1516 veces.



Luisana Colomine

Profesora de géneros periodísticos y periodismo de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Comunista.

 @LuisanaC16

Visite el perfil de Luisana Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: