La Guerra como Estrategia Imperial y las Respuestas del Pueblo a sus Pretensiones

Preámbulo. «Se acepte o se rechace, la guerra es la referencia constante del pensamiento político; la catástrofe entronizada, como un posible jamás improbable, en el horizonte de las decisiones de los que conducen la empresa político-estratégica, y hacia la que los dirigentes no cesan de ser atraídos por la fuerza misma de sus proyectos respecto al futuro disputado» Lucien Poirier, Les voix de la stratégie (1.985).

Histórico. Aun cuando algunos teóricos de las ciencias sociales y la politología hablaron del imperialismo en tanto fase superior del capitalismo, para lo cual se podría inferir que éste no existió antes; pese al importante aporte de los pensadores del siglo XX, nosotros diferimos de esta visión temporal en cuanto que a nuestro juicio, el imperialismo por definición es: una acción de fuerza ejercida por quienes detentan el poder en un momento determinado (puede ser una nación, una corporación o un conjunto de éstas), a los fines de imponer sus puntos de vista y modelo de vida a otros sociedades. Esta conducta se puede observar en los distintos momentos económicos que históricamente ha vivido la humanidad: esclavismo, feudalismo, mercantilismo y por último, el capitalismo. En todos ellos, las clases dominantes siempre buscaron imponer por la vía de la fuerza (entiéndase las guerras), su modelo de producción a otros pueblos sometidos, dominados o conquistados, de allí que sostengamos que las luchas de los pueblos -en tanto respuestas- contra el oprobio hegemónico, han sido sempiternas y decimonónicas.

Al respecto y a los fines de este trabajo de investigación, dividiremos el fenómenos denominado imperialismo, en tres momentos; a saber: 1.) Imperialismo antiguo, ejercido por pueblos arcaicos y pretéritos (egipcio, mesopotámico, inca, azteca, y otros), quienes usaban ese forma de sujeción a objeto de sostener su modelo de producción económica. Para ello, invadían y conquistaban territorios ocupados por otras tribus y naciones. Dicha etapa tuvo fases tempranas como las antes citadas y tardías como las sucedidas en nuestro Continente. 2.) Imperialismo medio o clásico, básicamente reflejado en las guerras interimperialistas -por ejemplo, Primera Guerra Mundial- por el reparto del mundo conocido, relacionado inmediatamente, con la aparición del Estado desde la perspectiva euro céntrica, donde la metrópoli domina las relaciones centro - periferia; siendo las nacientes naciones periféricas proveedoras de insumos y materia prima para el naciente proceso industrial del centro dominante y 3.) Imperialismo contemporáneo, moderno o actual, que fundamentalmente se comienza a consolidar al concluir la segunda guerra mundial donde el escenario del imperialismo clásico queda "apartado" como consecuencia de la "desaparición" de las confrontaciones militares entre potencias; pese a que el escenario bélico en el ámbito de la "Guerra Fría", podría para algunos calificarse como tal.

En este contexto y luego de la derrota del Eje Nazi-Fascista, Estados Unidos logró una hegemonía económica y de supremacía militar. El tejido económico quedó igualmente transformado por la nueva asociación internacional de capitales, la irrupción de compañías multinacionales, la disminución del proteccionismo, la recuperación del protagonismo industrial y la reorientación de la inversión externa hacia las económicas desarrolladas.

Recuento. En todos estos momentos, las clases dominantes han recurrido a la acción imperialista siendo la guerra el instrumento, como una forma de someter para sostenerse en el ejercicio del poder y por su parte, los pueblos (en forma aislada u organizada), han dado respuesta a este tipo de actuaciones que como tales desde el punto de vista político – militar, han sido estudiadas.

Respuestas de los Pueblos a las Agresiones Imperiales

Guerras Populares de Resistencia.

La Guerra Popular de Resistencia denota una acción de fuerza atípica dirigida por un pueblo en armas contra un oponente superior que ataca o penetra en su territorio, esta acción conlleva el fin de desgastar la capacidad combativa y la moral del enemigo para expulsarlo manteniendo así la integridad del territorio y restableciendo la Soberanía del Estado.

De esta conceptualización se pueden deducir las acciones tácticas de resistencia son: desgastar, resistir, preservar y restablecer.


Asimetría.

Desde el punto de vista de la Seguridad Nacional la asimetría está representada por una acción y organización desarrollada por el oponente para extender su ventaja, utilizar las debilidades del adversario, alcanzar la iniciativa y conquistar la mayor autonomía de movimiento.


Conflictos Convencionales o Simétricos.

Normalmente se consideran conflictos convencionales o simétricos a conflictos en los que ambas partes utilizan técnicas, tácticas y equipos convencionales, tanques, aviones y barcos, luchando por un territorio, por su control, con frentes definidos. Es una situación en la cual dos o más actores militares o no, con una magnitud de poder y estrategias significativamente diferentes, presentan intereses excluyentes entre sí, generando una controversia.

Conflictos no Convencionales o Asimétricos.

En cambio los conflictos no convencionales o asimétricos suelen ser aquellos en los que existe un lado convencional y otro no convencional, no hay frentes bien definidos, generalmente se les señala como guerras de guerrillas o terrorismo. Existe una gran desproporción entre las fuerzas militares de los Estados involucrados, que obliga a las partes a utilizar estrategias, tácticas y medios fuera de la tradición militar común.

Por tanto, se puede definir el conflicto armado asimétrico como: aquel que se produce entre varios adversarios de capacidades militares normalmente distintas y con diferencias básicas en su modelo estratégico. Alguno de ellos buscará someter al otro utilizando el recurso militar de forma abierta en un espacio de tiempo y lugar determinados y ateniéndose a las restricciones legales y éticas tradicionales. Su oponente u oponentes tratarán de desgastar, debilitar y obtener ventajas actuando de forma no convencional mediante éxitos.

Guerra Popular Prolongada "GPP"

Es una teoría política militar sustentada en las experiencias de las luchas populares en el mundo. La "GPP" tiene como vía fundamental la lucha armada revolucionaria y en torno a ella todas las formas de lucha.


El carácter popular: es por la incorporación de todo el pueblo, considerando las capacidades que como individuos y colectividades tiene. Donde cada ciudadano es un combatiente, cada hogar una trinchera de lucha, cada pueblo un cuartel, especificando que lo importante es el hombre políticamente consiente que represente lo más avanzado de las masas para conformar el partido revolucionario que sea capaz de ejercer una dirección que nos posibilite el triunfo sobre la burguesía y el imperialismo dominante. Dentro de esta guerra se reafirma la tesis marxista leninista del papel de la clase obrera como dirigente, así como su aliado estratégico el campesinado y los demás sectores populares, sus aliados. También está determinado su carácter popular porque es una guerra de clases antagónicas y es el pueblo quien principalmente la desarrolla, incorporando los recursos y las diferentes formas de organización y lucha, dirigido por el partido, por ello hay dos tipos de guerra, dos ejércitos diametralmente opuestos: unos revolucionarios, populares y justos; otros contrarrevolucionarios, anti populares e injustos.


Es radical: porque es parte del proceso de la historia de la humanidad en su lucha que lleva a la transformación profunda de la sociedad y busca acabar con el capitalismo para construir el socialismo en nuestro país, como primer paso para llegar al comunismo.


Es integral: porque combate en todos los frentes, es decir, en lo político, ideológico, militar, económico, social, geográfico y cultural. En este combate se van derrotando las concepciones, ideas y conductas de la burguesía por las del proletariado a la misma vez que se van construyendo una nueva cultura proletaria, y en el combate un nuevo ejército revolucionario, en el territorio la dictadura del pueblo y una economía basada en las relaciones de los principios del socialismo.

Es prolongada: por la necesidad de la construcción de las fuerzas de la revolución la cual llevará un tiempo determinado bajo la exigencia de las propias fuerzas de adquirir una inquebrantable convicción para que no puedan ser destruidas por el enemigo.

La superioridad del enemigo con relación a las fuerzas revolucionarias lo que nos obliga a hacer un trabajo de cantidad y calidad en nuestro partido, ejército y en las masas.


Por la situación geopolítica de Venezuela con respecto al imperialismo norteamericano, tenemos la certeza que éste intervendrá (tarde o temprano), en nuestra patria al ver afectados sus intereses drásticamente. La vecindad con países aliados del imperialismo norteamericano y la intensión de éstos en el sentido de profundizar su dominio económico, político y militar sobre nuestro país, nos hace estar seguros que la intervención militar directa se dará con la pretensión de destruir el movimiento revolucionario y no permitir el triunfo de una revolución socialista en la Patria del Padre Libertador.


La guerra del pueblo es una lucha de condiciones políticas, organizativas, militares y económicas desiguales, donde el enemigo es superior y nuestras fuerzas son inferiores, en proceso de construcción y desarrollo, porque sabemos que no podemos triunfar de un solo tajo, en un enfrentamiento, sino por la correlación de fuerzas que existen en el plano nacional e internacional, al enemigo se le derrotará por partes, en los puntos más débiles.


Nuestra estrategia y táctica debe ser en principio organizar a la clase obrera y toda la clase trabajadora, campesinos, estudiantes y demás sectores organizados, direccionando el descontento popular a través de nuestras alternativas políticas y accionar militar cuando la población sea atacada, para defenderla de cualquier agresión o cuando las necesidades políticas así lo requieran. Igualmente, debemos ganar nuevos aliados a los fines de aislar al enemigo y así poder derrotarlos política y militarmente en el plano local, regional, nacional e internacional.


Etapas de la Guerra Popular Prolongada "GPP"


La guerra popular prolongada tiene tres etapas, en donde se aplica en cada una de ellas una estrategia y táctica y en cada etapa de la guerra se desarrolla una forma de la guerra como la fundamental.

Estas constituyen: la etapa de la inferioridad de las fuerzas revolucionarias en la cual se aplica una estrategia defensiva y una táctica ofensiva dado que las fuerzas revolucionarias se encuentran en una inferioridad estratégica con relación a las del enemigo y es necesario conservar nuestras fuerzas para desarrollarlas pero en el combate expresado en el hostigamiento al enemigo central, por ello se desarrolla la guerra de guerrillas como la principal forma de lucha; la segunda etapa la constituye el equilibrio de fuerzas en donde se aplica la estrategia defensiva y una táctica ofensiva, en esta etapa las fuerzas revolucionarias adquieren gradualmente un equilibrio de fuerzas con relación al enemigo y la principal forma de guerra que se desarrolla es la guerra de movimientos sin dejar de impulsar y desarrollar la guerra de guerrillas; en la etapa de superioridad de fuerzas, las fuerzas revolucionarias han alcanzado tal desarrollo que se impulsa una estrategia y táctica ofensiva, pasando las fuerzas revolucionarias a la ofensiva, desarrollando como forma fundamental la guerra de posiciones combinándola con la guerra de guerrillas y la guerra de movimientos, todo esto para pasar a la ofensiva final de la revolución.


Primera etapa: de inferioridad de fuerzas.


Estrategia: defensiva y táctica ofensiva.


Forma de guerra fundamental: guerra de guerrillas.


Esta es la primera etapa del desarrollo de la guerra, su característica es que nuestras fuerzas las mantenemos replegadas en lo fundamental debido a que la correlación de fuerzas nos es desfavorable; desarrollamos el accionar revolucionario (propaganda, tareas de limpieza, expropiaciones, hostigamiento), preservando y acumulando fuerzas político militares, construyendo y preparándonos para arribar a la siguiente etapa.


Organizaciones revolucionarias, y se inicia el proceso de coordinación; el desarrollo de la ideología marxista leninista en las masas es incipiente, existe una gran influencia de las posiciones reformistas y socialdemócratas en el movimiento legal y clandestino.


Segunda etapa: de equilibrio de fuerzas.


Estrategia: defensiva y táctica ofensiva.


Forma fundamental de la guerra: guerra de movimientos.


Es la segunda etapa del desarrollo de la guerra, nuestras fuerzas cuentan con un mayor desarrollo cuantitativo y cualitativo, en este período igualamos a las fuerzas enemigas en cuanto a calidad; la forma de desarrollo que adquiere la guerra es la de movimientos, manteniendo la guerra de guerrillas; las formas estratégicas de organización clandestina que se impulsan y desarrollan es la base guerrillera, sin dejar de impulsar las anteriores.


En esta etapa hay una mayor incorporación de las masas a la guerra, siendo una de sus expresiones la autodefensa armada. La vanguardia en esta etapa, alcanza características de un ejército regular, en el movimiento de masas se ha conformado el Frente Nacional de Masas. Se da la coordinación entre las diferentes fuerzas revolucionarias, haciéndose sentir el poder revolucionario, como un paso natural después de haber vivido un proceso de identificación y depuración, cimentado bases firmes para la futura unidad revolucionaria; en cuanto al desarrollo de la ideología revolucionaria, se da una mayor polarización y definición de las posiciones marxistas leninistas y revisionistas en el movimiento legal y clandestino.


Tercera etapa: superioridad de fuerzas.

Estrategia: ofensiva y táctica ofensiva.

 

Forma fundamental de la guerra: guerra de posiciones.
En esta tercera etapa del desarrollo de la guerra nuestras fuerzas se han consolidado y rebasan a las fuerzas enemigas, impulsamos la ofensiva en todos los campos de la lucha; la forma de desarrollo que adquiere la guerra es principalmente la guerra de posiciones manteniéndose la guerra de movimientos y guerra de guerrillas, las formas estratégicas de organización clandestina que se impulsan son las bases de apoyo o zonas liberadas.

El partido ha alcanzado un desarrollo de Vanguardia Histórica y se consolida en un ejército regular, además en los territorios liberados se mantiene al pueblo en armas. En el movimiento de masas, el Frente Único de Masas, se ha consolidado. La unidad de las fuerzas revolucionarias se ha consumado y bajo el marxismo leninismo se está en el momento del triunfo revolucionario.


Los principios fundamentales que rigen las fases de la guerra en el combate son: 1.) Si el enemigo es fuerte, se le evita; 2.) Si el enemigo es débil, se le ataca; 3.) Al armamento moderno se opone el heroísmo del combatiente; 4.) Se hostiga o aniquila de acuerdo a las circunstancias; 5.) Se combina la acción militar con la acción política, no hay una división tajante entre lo militar y lo político y 6.) El frente de guerra está donde está el enemigo y la maniobras son en secreto absoluto.


Los rasgos y cualidades que se deben desarrollar para poder cumplir con el principio fundamental de la Guerra Popular Prolongada "GPP", en la cual cada militante es un combatiente, cada comunidad una fortaleza, cada colectivo una trinchera de lucha y cada comité un estado mayor son:

LAS TRES FORMAS DE LA GUERRA POPULAR PROLONGADA


PRIMER FORMA: Guerra de Guerrillas.


Es la expresión armada de la lucha de masas, es la manifestación de la voluntad popular de combatir; forma fundamental de la primera etapa de la guerra.
Son unidades pequeñas de extraordinaria movilidad, diluibles en la geografía física y humana en la que operan, no defienden ningún territorio ni posición fija, operan sin retaguardia, detrás de las líneas enemigas, ya que las fuerzas guerrilleras están separadas de la retaguardia general del país, pero la guerra de guerrillas no puede desarrollarse sin bases de apoyo; estas bases constituyen, precisamente, su retaguardia.


La guerra de guerrillas se desarrolla en todas las formas estratégicas de organización clandestina y en todas las etapas de la guerra.


SEGUNDA FORMA: Guerra de Movimientos.


Es la expresión de la incorporación amplia de las masas a la guerra.
Es un salto cualitativo de la guerra de guerrillas, su característica es la concentración y la movilidad, lo que le permite golpear contundente y constantemente al enemigo. Se empiezan a tomar y defender posiciones fijas de manera temporal.


Se sigue impulsando y desarrollando la guerra de guerrillas. Esta forma corresponde a la organización de la base guerrillera.


TERCERA FORMA: Guerra de Posiciones.


Cuando el partido, el movimiento de masas y el ejército se consolidan se llega a la etapa de lucha donde se crean zonas liberadas o bases de apoyo, donde el pueblo ejerce el poder económico, político e implementan la autodefensa, la población aporta elementos al partido y ejército. Se mantiene un territorio donde se desarrolla la producción y el abastecimiento del frente.


La GPP no descarta ninguna forma de lucha o forma estratégica o táctica de la guerra, sino que incorpora cualquier método o forma de lucha que surja de la lucha de clases. En este sentido la insurrección parcial o general no se contrapone a la concepción de la guerra popular sino que es parte de la misma. En nuestra experiencia partidaria hemos llevado a cabo insurrecciones parciales, como parte de la guerra popular.


Dinamismo, creatividad, actitud correcta ante la vida, iniciativa, movilidad, decisión rápida, sintetizan el difícil arte de la guerra popular en sus diferentes etapas y formas.


La GPP es una necesidad que surge como réplica defensiva ante la represión, como respuesta a la GBI, que va de los combates pequeños a los medianos y a los de gran envergadura, pasando de la guerra de guerrillas a la guerra regular, de los combates de desgaste a los de aniquilamiento, de las victorias en acciones y maniobras tácticas a la derrota estratégica del enemigo que nos lleve a la victoria definitiva.


La GPP tiene que desarrollarse al ritmo que se desarrolla la lucha política, el papel de la dirección es de elevar gradualmente el nivel del ejército popular y la lucha armada, de acuerdo a las necesidades de la lucha política.

 

Aplicación de la Guerra Popular Prolongada

(Caso una Invasión a Venezuela)


Las acciones militares deben realizarse sobre la base de nuestro desarrollo, es decir, debemos atacar con unidades pequeñas a objetivos pequeños y unidades pequeñas del enemigo, realizar una acción de envergadura cuando esta se pueda sostener política y militarmente, requerimos de triunfos militares para convertirlos en triunfos políticos y viceversa. Nuestro principal accionar se encuentra en las zonas donde estamos construyendo para convertirlas en zonas guerrilleras por eso debemos desarticular y acabar con el poder local, donde indudablemente tenemos que hacer participar a la población mediante las milicias, la guerrilla dispersa, la guerrilla concentrada y para las acciones contra el poder central y donde sea necesario armar unidades más grandes que nos brinden el triunfo contundente y seguro, con combatientes con cierta capacidad operativa y experiencia de combate.

Requerimos también de la construcción y desarrollo del Ejército Popular Revolucionario, disciplinado, fiel a los principios del socialismo y combativo, con la ideología y moral comunista, siendo este uno de los principales instrumentos que habrá de accionar para derrotar las fuerzas militares del enemigo y que en el transcurso de la guerra éste tendrá prioridad en una etapa importante de la lucha.


La tarea del partido, de sus dirigentes y de las organizaciones de masas por medio de sus cuadros en las zonas y sectores, es la de movilizar, organizar y armar al pueblo mediante las reivindicaciones políticas y económicas, al mismo tiempo servir de instrumento de concientización política, de alternativa y de dirección a las organizaciones y al pueblo, que en ese proceso se vayan educando y construyendo política, militar, ideológica y organizativamente a los militantes de partido.


Para tener unas masas combativas es necesario que le imprimamos un carácter más clasista y político a la lucha de las masas y corregir los errores a partir de la construcción política e ideológica y la cercanía con nuestros sectores y órganos de partido. Debemos generalizar la lucha política de las masas que entiendan y comprendan la necesidad de la lucha por las transformaciones revolucionarias de la sociedad y por el socialismo, que se identifiquen con el proyecto revolucionario y lo abracen.

 

Debemos buscar la coordinación y la alianza con otras organizaciones, con otras fuerzas que estén de acuerdo con nuestra estrategia, táctica y metodología o con nuestros objetivos en esta transformación revolucionaria donde empleemos las diferentes formas de lucha, pero la principal para enfrentar al enemigo y detener la represión es la lucha armada revolucionaria y la autodefensa armada popular.


Cuando planteamos la política de alianzas no debemos confundir lo que es el programa máximo con lo que representa el programa mínimo, no se debe confundir la dirección que persigue un frente amplio o el frente Único de Masas con los objetivos del Frente Nacional de Masas que constituyen el ejército político de masas. De la misma manera en el proceso de unidad y de coordinación que desarrollamos con las demás organizaciones insurgentes, tomamos en cuenta sus procesos y la coyuntura de la lucha o intereses de acuerdo al desarrollo político u objetivos de determinada organización.


Por eso debemos saber que los sectores sociales progresistas, de la burguesía nacional, clase media y otros luchan en tanto se ven arruinados y que no todos están en las mismas circunstancias, existen sectores e individuos que realmente en el proceso de lucha se incorporaran a la lucha por el socialismo si tenemos la capacidad de integrarlos con nuestra actitud política y nuestro accionar político-militar.

Construir las zonas de retaguardia estratégica implica una de las condiciones necesarias para ganar la guerra y llevar al triunfo la revolución. Debemos estar en proceso de construcción de las zonas de retaguardia, las que se define como las zonas seguras donde el partido y el ejército se repliegan sin necesidad de desconcentrarse que nos permita seguir actuando.

La seguridad del ejército popular, antes y después de las operaciones, se basa en que el enemigo no sabe dónde se repliegan y se preparan las fuerzas para contra atacar.


La retaguardia es el espacio geográfico-político que nos permite proteger a nuestras fuerzas, donde tiene un papel fundamental la población para cumplir con las tareas. Así la retaguardia asegura nuestra logística, es decir, los medios para el combate y para la protección de nuestras fuerzas, ayudando a desarrollarlas e incorporándose en las diferentes tareas en la creación de las unidades militares y en la formación de los cuadros políticos.


Las bases políticas y materiales de nuestra retaguardia, es el conjunto de la infraestructura construida con el apoyo de la población., apoyo que logramos al organizar y estructurar al pueblo, construyendo política e ideológicamente, con lo que nuestra retaguardia se va formando y consolidando en la capacidad organizativa, económica, política, social, material, educativa y cultural.
Le corresponde a la retaguardia las tareas de producción para el autoconsumo, el ordenamiento logístico y de protección, no sólo en las zonas controladas por la revolución, sino también en las zonas que el mismo enemigo considera su propia retaguardia, por ello debemos construir en todo territorio, lugar, sector y saber actuar donde el enemigo se encuentra, es decir no presentar un frente definido sino que el frente es todo el territorio y todo éste es nuestra retaguardia.

En la retaguardia hay que conquistar y desarrollar el poder del pueblo, mediante el desarrollo de las organizaciones, la propaganda revolucionaria y nuestra infraestructura, generando el apoyo activo de la población al proyecto de la revolución socialista.


La confrontación directa contra el enemigo y el desarrollo gradual de la guerra es lo que nos va a permitir de la manera más cabal lograr el proceso de politización, tomar mayor conciencia y la integración del pueblo al partido, de la construcción de las unidades militares y al cumplimiento de las tareas revolucionarias, a la misma vez de una mayor capacidad político-militar en la organización y construcción de las fuerzas de la revolución que darán como resultado mayor capacidad operativa con la cual se va logrando una correlación de fuerzas favorables para la revolución y dar el paso de la etapa defensiva, a la de equilibrio de fuerzas y de ésta a la de contraofensiva y el paso a la insurrección general.


La guerra popular prolongada permite al partido en las circunstancias actuales, cumplir una de las reglas fundamentales de la guerra: conservar las propias fuerzas y destruir las del enemigo. Por eso debemos entender que en nuestras condiciones, el partido sólo con una dura y larga resistencia político-militar puede desgastar poco a poco las fuerzas del enemigo, mientras se fortalecen, crecen y se desarrollan las nuestras para inclinar gradualmente las fuerzas a nuestro favor y lograr la victoria de la revolución socialista.

En este proceso tendremos victorias y derrotas, pero estas no determinarán el triunfo de la revolución, lucharemos con una actitud correcta ante el enemigo, haciendo de cada derrota militar una victoria política.


Un verdadero ejército revolucionario y profesional no se construye por actitudes voluntaristas ni esquemáticas, sino que obedece a la etapa, forma, correlación de fuerzas, coyuntura, capacidades político militares, siendo lo fundamental el grado de confrontación de la lucha de clases y el método adecuado para construirlo de acuerdo a la dirección del partido. Así los pueblos no se constituyen en ejército revolucionario de la noche a la mañana, es natural que surjan pequeñas unidades con poco desarrollo y se transforman en el mismo proceso, de fuerza pequeña en ejército regular.


Para poder enfrentar al enemigo debemos desarrollar los tres pilares de la revolución que son: el Partido del Pueblo, el Ejército Popular y el Frente Nacional de Masas, que marche y empujen en un mismo sentido y con la misma intensidad, donde todos tengan una tarea que cumplir, un objetivo y aporten para la transformación total de la sociedad, sin uno de estos pilares es imposible derrotar al enemigo interno y externo.

 

Conceptos Necesarios para Materializar la Propuesta

Seguridad de la Nación:

"...es la condición, estado o situación que garantiza el goce y ejercicio de los derechos y garantías en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar… dentro de un sistema democrático, participativo y protagónico, libre de amenazas a su sobre vivencia, su soberanía y a la integridad de su territorio y demás espacios geográficos."



Defensa Integral:

"Es el conjunto de sistemas, métodos, medidas y acciones de defensa, cualquiera sean su naturaleza e intensidad, que en forma activa formule, coordine y ejecute el estado con la participación de las instituciones públicas y privadas, y las personas naturales y jurídicas, nacionales o extranjeras, con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la nación"



Guerra Popular de Resistencia:

Acción violenta no convencional conducida por un pueblo en armas contra una fuerza superior que invade su territorio, con el fin de desgastar la capacidad combativa y la moral del enemigo para expulsarlo, mantener la integridad del territorio y restablecer la soberanía del Estado.



Operaciones de Combate de Resistencia:

Acciones tácticas realizadas por unidades de resistencia, especialmente organizadas, adiestradas y equipadas con el fin de alcanzar objetivos militares, a través de medios y técnicas no convencionales.


Combate de Resistencia:

Acciones conducidas por elementos de resistencia contra una fuerza...

HECHOS Y CONSECUENCIAS DE LAS GUERRAS CONTEPORANEAS


El transcurrir de la historia nos ha confirmado de una manera categórica que las sociedades políticas han encontrado en el desarrollo de diferentes formas de violencia en un método efectivo para la solución de problemas de diversa índole, lo que está estrechamente ligado a lo que conocemos como la evolución de la humanidad, ya que cada una de ellas genera sus propios conflictos, así como sus formas de resolverlos, cuestión que es el resultado directo, en términos de causa y efecto, de la complejidad de los campos de desarrollo que ostentan en cada momento histórico.

Es así como, mientras en las comunidades primitivas o socialmente elementales la solución de un conflicto requería de unas pocas medidas, en las sociedades modernas ello suele ser el resultado de un conjunto de decisiones multidisciplinarias de actores que se ubican en diferentes ámbitos y niveles de una densa red de interacciones políticas, sociales y económicas, públicas y privadas, que provocan el efecto deseado o crean las condiciones para ello, problemática que alcanza su máximo nivel complejidad durante el desarrollo de la dialéctica conflictiva contemporánea, la cual incluye tanto la prevención como la preparación, ejecución y solución de la guerra.

Muy por encima de esta evolución (que ha servido de fundamento para el desarrollo de nuevas estrategias), todas las tácticas militares, la guerrilla, el bloqueo, la guerra limitada o total, clásica o nuclear, las disuasiones, han tenido como fin, detener y contener acciones que afectan mis intereses, integridad, soberanía.

Marco Legal

(Caso RBV)

A partir de la promulgación la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en diciembre de 1999, fueron produciéndose cambios significativos en la estructura jurídica, conceptos y objetivos estratégicos encaminados a profundizar la participación ciudadana, a lo que se sumó, un nuevo pensamiento militar que a la par ha ido reorientando la doctrina militar venezolana.

Se ha querido con ello poner en movimiento el proceso de construcción del poder popular, fortalecer las relaciones civiles-militares y a la Fuerza Armada Nacional (FANB), para dar respuesta a una política de Estado enfocada con pasos firmes sobre la base de un humanismo cívico y del socialismo del siglo XXI, para satisfacer la necesidad de la sociedad venezolana de contar con una defensa integral que le permita, en el espacio geográfico nacional, la posibilidad "segura" de disfrutar de sus derechos constitucionales, pero a la vez, abriendo los cauces necesarios para el cumplimiento de los deberes ciudadanos dentro del marco del principio de la corresponsabilidad.

Visto lo anterior, la FANB, en concordancia con el principio de corresponsabilidad y de sus funciones fundamentales en la conducción de operaciones para la defensa militar, en el mantenimiento del orden interno y participación en el desarrollo integral de la nación que le atribuye la Constitución y las Leyes, tiene el compromiso de apoyar el proceso que como actor debe emprender en respaldo a la "Nueva Etapa" de la Revolución Bolivariana en función de los objetivos estratégicos establecidos para avanzar en la construcción "del poder popular". Toda Nación debe asegurar su supervivencia en ese ámbito.

Finalmente y a Modo de Comentario

En el marco del tema que nos ocupa, es pertinente hablar del 60 aniversario de la fundación -1947- de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas "FMJD" donde jóvenes de más de 50 países se reúnen durante cuatro días (del jueves 23 hasta el domingo 26), para celebrar el 60 aniversario de dicha Federación donde se vienen reuniendo los jóvenes revolucionarios en el cuadro de actividades diversas: culturales, educativas, sociales, donde se intercambian ideas que promuevan alternativas que permitan a los pueblos del mundo, enfrentar el imperialismo.

Como sabemos, luego de la Segunda Guerra Mundial momento en el cual en 1947 se celebró el 1er festival de juventudes, la FMJD, visita nuestro país desarrollando una jornada que han denominado "Ruta Social" a objeto de conocer nuestro proceso y las Misiones impulsadas por el gobierno revolucionario, bolivariano y socialista; como también, cómo vivimos los venezolanos, fundamentalmente, aquellos que históricamente fueron marginados (la gran mayoría), de los beneficios que durante más de 50 años gozó una élite quien promovió la democracia representativa, la misma que ataca y se opone a los avances populares.

Cerca de un mil delegados, y 70 organizaciones internacionales, debatirán sobre temas como: educación pública, gratuita y de calidad para todos, lucha contra el mercantilismo y la ofensiva ideológica del imperialismo; la juventud contra la explotación capitalista, por un empleo digno y con derechos y la lucha juvenil contra la agresión y las bases militares imperialistas, por la paz y la soberanía de los pueblos.

Hoy el reto fundamental se enmarca en la necesidad de conocer cómo se ha venido consolidando el movimiento juvenil venezolano; sus características, fortalezas y su participación en el proceso revolucionario que viene expandiendo una batalla por la construcción de una nueva sociedad; en tanto que el imperialismo se ocupa de enajenar a las poblaciones para que no piensen. De allí la importancia del rol de la juventud a objeto de develar y romper esas relaciones de dominación y violación de la soberanía y auto determinación de los pueblos que como conceptos el imperialismo busca desmontar a los fines de su desarrollo.

Finalmente, cabe destacar que como meta los directivos de la FMJD se han propuesto divulgar al mundo, la experiencia venezolana tan vilipendiada y agredida por la media internacional.

Bibliografía Recomendada

  1. Constitución de la república Bolivariana de Venezuela.
  2. Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana
  3. Notas Sobre el Empleo de Operaciones Psicológicas
  4. Operaciones de Contra Guerrilla. FM 90-8. Escuela de las Américas del Ejército de los EE.UU. Fuerte Benning, Georgia.
  5. Operaciones Militares en el Conflicto de Baja Intensidad. Escuela de las Américas, Ejército de los EE.UU., Fuerte Benning, Georgia.
  6. Comentarios de la Guerra de las Galias. Julio Cesar. Monte Ávila Editores.
  7. Estrategia y Táctica. Marta Harnecker. Editorial Nuevo Tiempo.
  8. El Arte de la Guerra. Sun Tzu II (Los documentos Perdidos). Editorial Record.
  9. La Guerra del Pueblo. Fabricio Ojeda. Fondo Editorial, "Fabricio Ojeda". Segunda Edición.
  10. The Book of Five Rings. Miyamoto, Musashi.
  11. Guerra de Baja Intensidad. Lilia, Bermúdez. Editorial, Siglo XXI.
  12. Cinco tesis Filosóficas. Mao Tsu Tung.
  13. Seis Escritos Militares. Del Presidente Mao Tse Tung.
  14. Estrategia de los EE.UU., para América Latina. Documentos de Santa Fe y Plan Colombia. Bigott, Luis Antonio.
  15. El Arte de la Guerra. Sun Tzu.
  16. Terminología del Poder Popular. Víctor Barraez y Roso Grimau.
  17. Américo Silva, La Condición Humana de un Revolucionario. Fondo Editorial Ipasme.
  18. Remembranzas de un Guerrillero. Humberto Vargas Medina.
  19. La Lucha Armada en Venezuela. Pedro Pablo Linárez.
  20. El Pensamiento de Jorge Rodríguez. Fundayacucho. Misión Ciencia.
  21. Mártires de la Liberación y el Socialismo. Instituto Municipal de Publicaciones.
  22. En Búsqueda del Socialismo Perdido. Ludovico Silva.
  23. Clase y Lucha de Clases. V. Semionov. Editorial Política, Colección Filosofía.
  24. A Propósito de las Clases Sociales en Venezuela. Federico Brito Figueroa. Fondo Editorial "Lola de Fuenmayor". USM.
  25. Diccionario de Filosofía Marxista. Editorial Armadillo.
  26. Siete Teorías de la Sociedad. Tom Campbell. Cátedra, Colección Teorema.
  27. Las Teorías Funcionalistas de las Clases Sociales. Sociología e Ideología Burguesa. Nicole, Laurín - Frenette. Editorial, Siglo XXI.
  28. Contribución al Debate sobre el Socialismo en Venezuela. Instituto de Estudios Políticos y Sociales. Bolívar-Marx.
  29. Obras Escogidas. Ernesto "Che" Guevara. Editorial Fundamentos.
  30. El Congreso de Panamá y la Unidad Latinoamericana. Ortega Díaz, Pedro.
  31. Escritos y Discursos de Ernesto Che Guevara. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1972.
  32. Guerra del Pueblo, Ejército del Pueblo, Vo Nguyen Giap. Editora Política, La Habana 1964.
  33. La Guerra de Guerrillas. Ernesto "Che" Guevara. http//www.librodot.com.

…"Ante una invasión del gobierno más poderoso de la tierra, nosotros nos dispersaremos, nos haríamos tierra, aire, agua y conduciremos una Guerra de Resistencia"… Hugo Chávez

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5388 veces.



Manuel José Montañez


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: