¡.. No te han callado metralleta..!

Las balas asesinas disparadas por los sicarios, en contra del joven soldado de la patria y la revolución Robert Serra y su esposa María Herrera, no encontraron su objetivo. Se equivocaron los sicarios y sus patronos que todos sabemos quienes son. Los dólares imperialistas, con que son pagadas las marionetas humanas, que dirigen el terrorismo en la patria de Bolívar y Chávez, no son suficientes para acallar las voces rebeldes de la revolución bolivariana.

Los sicarios, asalariados del sionismo internacional, entrenados, organizados, armados y patrocinados por Alvaro Uribe Velez, consentido de la Casa Blanca; no son suficientes para detener el camino sin retorno hacía el socialismo que ha emprendido Venezuela y su pueblo, como única alternativa humana para la consolidación de la trinchera infranqueable contra el proyecto criminal capitalista que pretende acabar con la humanidad.

Los hijos de los líderes visibles de la MUD, por mandato de sus progenitores quisieron acallar a "Metralleta", como cariñosamente le llamamos, al parlamentario más joven de la historia de la patria, por su característica fogosidad en el discurso, para el cual poseía una habilidad única, púes pese a la rapidez, con que emitía su verbo, difícilmente tenía que corregir por una equivocación, pero se equivocaron. Una vez más la oposición fascista venezolana, disfrazada de demócrata ve con amargura como se frustran su planes contra el proceso que dejó como legado el Comandante Eterno, Hugo Rafael Chávez Frías.

Con el Comandante Chávez, una y otra vez fueron derrotados. Ni siquiera cuando se encontraba en estado critico pudieron con él. La penúltima victoria del guerrero de Sabaneta, contra sus adversario fue desde su lecho de enfermo.

La canalla fascista venezolana, con esa carga de odio, que la caracteriza, se las jugó todas a una apuesta. A despojar de su condición de Presidente de la República Bolivariana de Venezuela al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Lo intentaron por la vía de loa zapa, cuando Elías Jaua, era vicepresidente mientras el presidente se trataba en La Habana. Quisieron calentarle la oreja, para ver si lo convencían de caer en la trampa de propiciar la declaratoria de ausencia absoluta del mandatario. Luego lo hicieron con Diosdado Cabello, utilizando leguleyerías absurdas y al mismo tiempo explorando el terreno a ver si encontraban, donde fertilizar la semilla de la ambición personal. Fracasaron. Luego fueron a tantear a Nicolás Maduro y , fracasaron.

No pudieron saciar sus innoble deseos de ver partir a su odiado enemigo, como ex Presidente, que era la máxima aspiración de esa canalla, que hoy medra sus ponzoñosas cuitas en el estercolero de la historia, que es el destino de los serviles.

Ahora con el proyecto de asesinatos selectivos dentro de las filas de la revolución intentan amedrentar al pueblo heredero del legado de Chávez, pero lo único que están encontrando es firmeza, decisión y rabia, pero con mucha disciplina y claridad ideológica, para no caer en la ruta criminal y responder a la derecha fascista con las misma armas.

No vamos a caer en ese terreno. Ahora nos queda esperar que de una vez por todas regresemos al auténtico camino de Hugo Rafael Chávez Frías, a la radicalización de la revolución. Nada de titubeos. Se acabó la tregua. No puede haber más diálogo. Ni dólares, para que sigan financiando el golpe.

La revolución tiene que mostrar su rostro de justiciera irreductible y puño de hierro, contra quienes desde los llamados gremios empresariales y desde instancias de gobierno por libre elección financian y aúpan el terrorismo desestabilizador. La revolución tiene que ser la que concibió Robert Serra, cuando siendo un niño comenzó a dar sus pasos de combatiente por la democracia, la libertad y la soberanía de su pueblo y de la patria grande. Robert Serra hijo legítimo de esta revolución y de todos cuantos entregamos nuestra juventud y el resto de la vida por este sueño en vías de hacerse realidad, seguirá con su verbo ardiente sumando a la juventud a las filas de la revolución.

Quienes intentaron matarte, encontraron tu materia, pero no encontraron tus sueños, ni tus ideales, por eso decimos con optimismo y alegría. ¡No te han callado metralleta!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: