Gasolina regalada para autos caros. Gran negocio automotriz transnacional

Iniciaré este articulo señalando que Venezuela presenta al día de hoy - lo que no es ninguna novedad para la mayoría de nuestros compatriotas - , los precios de la gasolina mas bajos de todos los países que existen en nuestro planeta, lo que se traduce como una lamentable consecuencia, en el mas alto consumo por habitante de nuestro mundo, de un costoso combustible que es altamente estratégico, por el valor intrínseco que tiene como insumo esencial, para el transporte terrestre y aéreo de miles de millones de personas, y de miles de millones de toneladas de bienes en todo el mundo. Además de lo antes mencionado, es un derivado que se obtiene del petróleo, recurso natural no renovable que muy pocos países de la Tierra lo poseen, e inclusive, que en su forma de crudo convencional es cada vez mas difícil de encontrarlo, ya que a la fecha el consumo mundial de crudo por año, es mayor que la cantidad de petróleo descubierto anualmente en el planeta.

He querido enfocar este trabajo señalando las graves contradicciones, que desde mi personal punto de vista, presenta nuestra sociedad hiper consumista y su frágil economía rentística, debido al absurdo e irreal precio de la gasolina que mal pagamos los venezolanos - lo que estimula en gran medida el contrabando, fundamentalmente hacia Colombia y a otros países del Caribe - ; mas allá de la imperiosa necesidad de ajustar su precio apropiadamente, y de los efectos que sin duda se generaran en los ámbitos sociales, económicos y políticos, como resultado de los ajustes que se apliquen en el futuro a corto y mediano plazo.

Pdvsa le esta entregando diariamente al pueblo venezolano en general, de manera oportuna y confiable, un producto cuyo precio de venta al publico es de 0,097 bolívar por litro - la gasolina de 95 octanos -, cuyo costo de producción es de aproximadamente 3 bolívares / litro, es decir, vendemos un producto de carácter estratégico, por un valor 30,9 veces menor que el costo real en que incurre Pdvsa, para colocarlo en las estaciones de servicio de todo el país. Pero lo mas irracional de esta situación en la que prácticamente regalamos la gasolina, es que estamos consumiendo sin que haya en buena medida una contra parte productiva, una cifra muy cercana a los 600 mil barriles diarios de combustible, para el transporte terrestre, aéreo y marítimo - es menester señalar que los buques utilizan un derivado distinto - , que se desplaza por todo el territorio venezolano, lo que constituye un despilfarro gigantesco de combustible o su enorme contravalor expresado en dólares estadounidenses.

Las empresas automotrices transnacionales estadounidenses, europeas y asiáticas, como eficientes oportunistas que son, han sabido sacar provecho de la errática decisión de nuestro gobierno bolivariano, al mantener durante un largo tiempo el precio de la gasolina sin ajustarlo - en lo personal pienso que el mejor periodo, para haber efectuado ese ajuste fue el lapso 2006 al 2012 - , ya que ese anclaje del precio les sirvió a dichas empresas, para modificar significativamente el programa de ensamblaje de sus vehículos, priorizando la producción de sus camionetas de alta cilindrada, y obviamente de un alto consumo de gasolina por kilómetro recorrido. Esta gama de vehículos de lujo (Toyota Fortuner, Ford Explorer, entre otros) que tienen un significativo costo en dólares en comparación con los vehículos de 4 cilindros, ha sido una de las más fáciles maneras de acumular capital, y de saquearnos con nuestra aprobación, de una inmensa cantidad de divisas expresadas en dólares gringos y euros.

Pero además de la escandalosa extracción de nuestras divisas, por parte de las golpistas automotrices transnacionales, este raquítico precio de la gasolina en nuestro país, también ha sido bien aprovechado por las transnacionales del sector de neumáticos, al fabricar la mayor parte de sus productos para las camionetas lujosas, en lugar de producir cauchos de menor tamaño, que necesitarían de una cantidad menor de dólares por parte del Estado, para su manufactura respectiva.
Al igual que las ensambladoras de vehículos y los fabricantes de neumáticos, todas las transnacionales que pertenecen a la industria automotriz, tales como: los fabricantes de baterías, de rines, de radiadores, de amortiguadores, de sistemas de frenos, entre otros, han orientado inercialmente su producción de partes y repuestos para las ediciones mas costosas de vehículos, lo que también ha incrementado la fuga de divisas de nuestra patria - entiéndase transferencia de plusvalía - , hacia los países capitalistas mas industrializados del mundo.

El insólito e injustificado precio de la gasolina en nuestro país, ha beneficiado de igual manera a las empresas aseguradoras y reaseguradoras transnacionales que operan en venezuela, las que al determinar los costos de las primas de sus pólizas en función del valor del vehículo, hará que en la practica, mientras mas caro sea el vehículo, mas onerosa será la prima a pagar por los dueños de los automóviles, lo que redundara al final en unas colosales ganancias para esas empresas multinacionales. Otro sector que se beneficia indirectamente pero con gran rentabilidad, por el bajo precio de la gasolina, son los importadores de accesorios costosos para vehículos - rines de lujo, volantes decorativos, estribos cromados, luces de neón, forros para frontales, entre otros - , que pueden ser adquiridos por millones de automovilistas nacionales, gracias al extremadamente bajo precio de la gasolina.

Ahora bien, desde el punto de vista marxista, el privilegio mayor en este desaguisado económico, es sobre todo para los centenares de miles de venezolanos pudientes - burgueses y sus familiares, pequeños burgueses con sus familias, y los asalariados con sueldos astronómicos, que son obviamente enemigos del gobierno bolivariano -, que pueden adquirir camionetas lujosas con un valor superior a un 1.500.000 bolívares, y a la vez, pagar elevadas sumas de bolívares por el seguro de sus autos, pero en cambio e insólitamente son los mayores beneficiados económicamente, ya que solo tendrán que cancelar aproximadamente 9,70 bs, para reponer la gasolina derrochada irracionalmente por sus costosísimos vehículos, de un alto consumo, y de un bajo rendimiento de kilómetro por litro de dicho combustible.

Esta paradójica y contradictoria situación que existe en nuestro país, de tener los vehículos con los precios mas caros del mundo, pero a la vez, de recibir la gasolina mas barata del orbe, solo ha sido posible mantenerla gracias a la gasolina que regala el Estado Venezolano, a los millones de compatriotas y extranjeros que somos dueños de un automóvil nuevo o usado, algunos de los cuales, desgraciadamente, son contrabandistas de un combustible estratégico para nuestra patria y que debería tener un precio de venta al publico, que permita por una parte, cubrir todos los costos de producción de Pdvsa, y por la otra, aportar un robusto excedente financiero que sea utilizado por nuestro gobierno bolivariano, para satisfacer las necesidades de salud, vivienda y alimentación, de la gran mayoría del Pueblo Venezolano.

Para ahorrar divisas, dejemos de regalar la gasolina.

Bolívar y Chávez Viven. La lucha sigue.
Hasta la Victoria Siempre, Comandantes.
Venceremos!




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2478 veces.



Winston A. Lozada C.

Militante marxista- leninista

 winstonlozada@gmail.com

Visite el perfil de Winston A. Lozada C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social