Alquimia Política

Clima Organizacional

Investigadores del Comportamiento Organizacional y la Administración, se han preocupado por estudiar el clima organizacional, el cual le han dado diferentes denominaciones: Ambiente, Atmósfera, clima organizacional, entre otros, sin embargo, en las últimos años se ha realizados esfuerzos por explicar su naturaleza e intentar medirlo. De los enfoques que se han investigado sobre el concepto de clima organizacional, el que ha resaltado es el que ve como elemento fundamental las percepciones que el trabajador tiene de las estructuras y procesos que ocurren en un medio laboral.

En relación con lo antes expuesto, el conocimiento del clima organizacional ofrece información acerca de los diferentes procesos que determinan los comportamientos organizacionales, además, introduce cambios planeados tanto en las actitudes y conductas de los miembros, como en la estructura organizacional, al respecto los lideres juegan un papel clave en el éxito del negocio, ya que no solo son los responsable de enmarcar el rumbo, sino de ofrecer las condiciones óptima para que se establezca un clima organizacional satisfactorio.

Por otra parte, el entorno o clima organizacional, como un ambiente compuesto de las instituciones y fuerzas externas las cuales pueden influir en su desempeño. La explicación planteada por el autor, es opuesta a la de Goncalves, puesto que al analizar el ambiente como fuerzas intrínsecas determina que éstas ejercen presión sobre el desempeño laboral lo que afecta el ambiente. En consecuencias tanto los factores intrínsecos y extrínsecos de la organizacional influyen en cierta manera en el desempeño de los miembros de la organización y dan así forma al ambiente en el cual desenvuelven en el día a día.

De allí que, el clima organizacional dentro de las empresas, influye de manera directa en las potencialidades productivas del talento humano, por lo que la concepción de un entorno armónico dentro de las mismas, es una condición sine qua non para el logro de un máximo desempeño y rendimiento de los factores productivos de la empresa. En tal sentido un clima organizacional es importante en el desarrollo de una organización, en su evolución, y en su adaptación al medio exterior. En tal sentido, un clima demasiado rígido, una estructura organizacional mal definida y no evolutiva, hará que una empresa se deje aventajar fácilmente por sus competidores, y entre en una fase de decrecimiento incontrolable.

Con este señalamiento las organizaciones deben ser más flexibles ante los cambios que se presente en el día a día, ya que esta es lo que le va a permitir mantener un ambiente de trabajo próspero y dar el impulso a los trabajadores, es decir, que moviliza las energías de los individuos y genera resultados, en esta medida se verá la satisfacción a compartir, o realizar un sueño como lo es el logro de los objetivos, lograr un posicionamiento en el mercado y el fortalecimiento de la misma.

En este aspecto, el clima organizacional es el conjunto de condiciones psicológicas y sociales que caracterizan a una organización en un momento dado. El concepto de clima organizacional refleja la influencia ambiental en la motivación de los individuos. En otro sentido, el clima organizacional son aquellas percepciones de los profesionales sobre los comportamientos organizativos que afectan a su rendimiento en el trabajo. Este término hace referencia a las propiedades motivacionales del ambiente organizacional, a los aspectos de la organización que provocan diversos tipos de motivación en sus miembros.

Estas condiciones están relacionadas con el grado de pertenencia de los trabajadores hacia la organización, la integración entre los grupos de trabajos, actitudes y los diferentes estados emocionales que puedan reflejar los miembros dentro de la organización; lo que genera un clima armónico se lograra una eficiente y eficaz productividad en el proceso continuo de la empresa, el cual se verá reflejado en los resultados, objetivos y metas alcanzado en el día a día laboral.

En un aspecto más práctico, el clima organizacional es el al ambiente existente entre los miembros de la organización, está estrechamente ligado al grado de motivación de los empleados e indica de manera específica las propiedades motivacionales del ambiente organizacional. Es decir, aquellos aspectos de la organización que desencadenan diversos tipos de emociones motivacionales entre los miembros. Por consiguiente es favorable si se propicia la satisfacción de las necesidades y desfavorable sino logran satisfacer esas necesidades.

Al momento de caracterizar el clima organizacional, es necesario considerar factores de orden diverso, dentro de los que se involucran aspectos como la motivación, el liderazgo, la toma de decisiones y la comunicación, los cuales definirán el efectivo direccionamiento de la organización hacia horizontes de alto potencial competitivo.

Es por ello, que para nadie es un secreto que el clima organizacional afecta el comportamiento del talento humano y predispone de manera positiva o negativa al individuo, lo que genera cierto grado de influencia en la productividad, creatividad e identificación con el trabajo, en el desempeño de sus labores, entre otras; por lo que este elemento no puede considerarse como una variable exógena, sino como endógena, es decir, se debe considerar un activo intangible para las organizaciones.

En este orden, los empleados satisfechos son una condición previa para el aumento de la productividad, de la rapidez de reacción, la calidad y el servicio al cliente. Cabe destacar, que cada uno de los miembros que integran a la organización forman parte fundamental de los procesos, es decir que deben ser considerados como quienes marcan la pauta y enaltecen a la empresa, demostrándolo con su esfuerzo y comportamiento en su día a día en las diversas actividades que desempeñan, lo cual es producto y consecuencia directa de la disposición de un clima organizacional adecuado que les permite ejecutar de manera eficiente cada una de las labores asignadas.

Asimismo, se evalúan en el marco de la definición anterior, elementos relacionados al proceso de gestión organizacional, bien sean formales o informales, lo que toma como soporte a la cultura de la organización establecida dentro de la compañía, la cual afecta de manera positiva o negativa en el desarrollo del trabajo: un clima positivo propicia una mayor motivación y por ende una mejor productividad por parte de cada uno de los trabajadores, una vez fomentado un clima organizacional adecuado aumenta el compromiso y la lealtad.

En este sentido el conocimiento con respecto al clima organizacional permite una amplia retroalimentación entre los procesos que interviene en los comportamientos organizacionales, lo que propicia una interacción de cambios planeados tanto en las actitudes como en la estructura de la organización o en los subsistemas que la conforma. Lo que les permite a los trabajadores el buen desempeño de las funciones y el disfrute y una agradable relación con los demás.

El clima organizacional, en concreto, se refiere a las características del medio ambiente de trabajo; Estas características son percibidas directa o indirectamente por los trabajadores que se desempeñan en ese medio ambiente; El clima organizacional tiene repercusiones en el comportamiento laboral; el clima organizacional es una variable interviniente que media entre los factores del sistema organizacional y el comportamiento individual; y el clima organizacional, junto con las estructuras y características organizacionales y los individuos que la componen, forman un sistema interdependiente altamente dinámico.

Las características, en este sentido, que se derivan del clima organizacional son relativamente las que conforman o dan vida a las organizaciones, así como aquellas que las distingue de otras, asimismo como las características que definen la personalidad de un ser humano.

Dentro de estas características que refleja el clima organizacional se encuentra inmerso el ser humano y es la carta de presentación de una organización la cual permite conocer de qué manera funciona, ya que dependerá de un clima bien fortalecido se verá traducido en los buenos resultados, logros y la satisfacción de los individuos de la organización.

En cuanto a los factores que influyen en ese clima organizacional, se destaca que dentro de las organizaciones se crea un clima de satisfacción, bienestar y que permite determinar cuáles son estratégicos, y los que necesitan ser reforzados para conseguir ventajas competitivas en cuanto al productividad, desempeño que ayuden a sobrevivir en el contexto organizacional.

A todas estas, es importante recalcar que el clima organizacional, es la capacidad de influir en un grupo para que consiga metas. La base de esta influencia pude ser formal como la que confiere un rango gerencial en una organización. El liderazgo se podría definir básicamente como la capacidad de influir positivamente en otros seres humanos para el logro de una finalidad cualquiera que sea, esto está interrelacionado con todas las funciones gerenciales.

Para instaurar políticas, programas, los gerentes tienen que dirigir a otras personas, asegurarse de que cada departamento está eficazmente organizado y opere de forma efectiva, motivar a los empleados, tomar decisiones, todo lo cual requiere de habilidades viables de liderazgo. En tal sentido, existen tres categorías teóricas que explican el liderazgo: rasgos característicos, comportamiento y contingencia: a.- Rasgos: Los líderes nacen con rasgos específicos como: carisma, inteligencia, aserción, entusiasmo, empatía, lealtad; b.- Comportamiento: El liderazgo como comportamiento puede ser enseñado y ser objeto de entrenamiento; y c.- La contingencia: Explica cómo el estilo de liderazgo se adapta a situaciones distintas.

Cabe resaltar, que las organizaciones tienen que ver el liderazgo como una tarea y una capacidad gerencial basado en un clima organizacional armónico, púes es de gran importancia dentro de las labores de cualquier nivel en la empresa, ya que el mismo presenta diversas incertidumbres y a su vez asume nuevos retos a enfrentar los cuales se pueden verse como ventajas competitivas que ayudan a la consecución de los objetivos planteados por la empresa.

Es de hacer resaltar que un liderazgo motivador dentro de las organizaciones es beneficioso para enriquecer las relaciones interpersonales, ya que minimiza conflictos, facilita el trabajo de grupo, la colaboración con el líder se ve favorecida con un adecuado clima organizacional.

En lo que respecta a la comunicación, es la transmisión y recepción de pensamientos, hechos, creencias (valores), actitudes y sentimientos mediante uno o más medios de difusión que genere una respuesta. Es decir, la comunicación facilita unir los esfuerzos necesarios para alcanzar los objetivos definidos por la organización y sus trabajadores.

Es por ello que, los gerentes de la empresa deben hacer énfasis en mejorar la capacidad y calidad de comunicación, puesto que la efectiva transferencia de las ideas a través de un medio óptimo y con un nivel de armonía, es una condición indispensable para la organización de los procesos de trabajo y, en función de ello, para la concepción de un nivel óptimo de desempeño de los diferentes actores de la organización, matizando y definiendo de manera directa el clima organizacional.

De allí que, las líneas de comunicación deben estar permanentemente abiertas en toda dirección (horizontal, vertical y transversal) para que todos los niveles estén debidamente informados y orientados en la dirección que cada uno está siguiendo para alcanzar los objetivos comunes previamente determinados. A nivel de la base, la comunicación personal mantiene el espíritu de equipo y la confianza en el liderazgo.

A todas estas, se hace necesario definir la motivación, la cual es para que el proceso que da cuenta de la intensidad, dirección y persistencia del esfuerzo por conseguir una meta. Lo cual representa las fuerzas que actúan sobre una persona o en su interior y provocan que se comporte de una forma específica, encaminadas hacia las metas. Sólo un personal suficientemente motivado y unas unidades de la organización bien orientadas podrán realizar tanto individual como colectivamente todos los esfuerzos necesarios para perseguir y lograr los objetivos.

Asimismo, el enfoque de la gerencia por comportamiento está basado en el principio de la motivación de la gente. La productividad de los individuos aumenta cuando están motivados de acuerdo con sus necesidades específicas, tendencias y deseos, por lo que un tratamiento personal adecuado que combine dignidad y consideración individual identifica a la gente con la organización y la impulsa a alcanzar las metas.

Al respecto, se puede decir que las organizaciones deben inyectar energía a este factor que es el que impulsa las ganas de realizar las actividades de cada ser humano, la motivación alberga el deseo de superación y éxito social que lleva al desarrollo eficiente de un albor en específico.

En un sentido general, y habiendo tocado el tema del clima organizacional y las políticas públicas, se presenta imperioso hacer referencia al impacto de las políticas públicas laborales sobre el recurso humano y sobre el colectivo. Como todo factor imprescindible o herramienta estratégica de mejora para la organización, se representa el clima organizacional, el cual tiene una gran importancia e impacto dentro de las organizaciones que hoy ha logrado un gran auge en el entorno empresarial al cual le han dado la atención necesaria. En tal sentido, los directivo deben prestar atención de cómo se está dando el clima organizacional en la empresa, a fin de tomar en consideración los efectos que incide en el logro de los objetivos, en la productividad, calidad, y armonía del recurso humano; es decir que al dejar de un lado a éste, se verá reflejado en el comportamiento generado por los miembros el cual no es nada favorable.

Se debe estar atento de como se está percibiendo el clima organizacional. Cada organización es única. A nivel más profundo que el denotado por las estructuras formales de una organización, todo ser humano desarrolla características especiales. La cultura de una organización se observa en el producto de todas sus características: sus integrantes, sus éxitos, valores, actitudes y sus fracasos, cada organización desarrolla una personalidad determinada.

Ante lo señalado anteriormente, cabe destacar que la calidad de vida laboral de una organización es el entorno, todo lo que la conforma tanto interna como externamente, esta se verá identificada por la manera en que el personal ejecuta sus actividades a diario en la organización. Es por ello que el clima organizacional va a ser uno de los elementos que marca la pauta en cuando a la obtención de una mejor satisfacción del trabajador, productividad, responsabilidad que conlleva al logro y éxito de la empresa; puesto que mientras al recursos humano se le brinda toda las comodidades y herramientas en el trabajo, él vera cubiertas ciertas necesidades que son de importancia para el como persona. Un clima bien fortalecido en las organizaciones, ayudara a enfrentar cualquier situación de cambios con la finalidad de tener un minino impacto sobre los trabajadores que se pueda generar producto de implantación de nuevos políticas. Es por ello que, el clima es la clave de éxito y será el fruto de excelentes resultados; ya que condiciona las actitudes, comportamientos, colaboración e integración del capital humano para hacerla más competitiva, fortaleciendo la confianza y lealtad de quienes laboran en la empresa, contribuyendo al mejoramiento de la imagen corporativa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 18888 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: