Año quince de la Revolución: intentona golpista, magnicidio y montonera

Nos animamos a redactar estas líneas cuando un sector del chavismo, hoy disidente, aplica la técnica del goteo para expresar su frustración ante la pérdida de importantes cuotas de poder dentro del Gabinete del Presidente Nicolás Maduro, a eso reducimos lo que se pretende vender al público, como el gran debate que promueve Giordani y su fracción en filas chavistas. Iniciada esta reacción por el mismísimo Giordani, bien pronto abandona la escena de confrontación y pasa el testigo al compatriota Héctor Navarro quien, como es de todas y todos conocidos, es miembro de la Dirección Nacional del PSUV, militante activo de esa organización político-partidista que tiene, como toda organización, sus Estatutos y Normas de Convivencia Interna para su militancia, pues, Navarro acude a la defensa de su viejo amigo y colega profesor universitario, iniciando su defensa con una prepotencia muy propia de quienes creen tener la verdad en sus palabras: “él NO HA ESCRITO NI VA ESCRIBIR ABSOLUTAMENTE NADA MÁS QUE SU CARTA que lo hizo con el objeto de elevar ante el pueblo y vale decir, ante todos nosotros, la enorme preocupación que lo ha asaltado desde HACE MAS DE UN AÑO” (Carta Pública: Contra la manipulación informativa en torno a la carta de Jorge Giordani, Por: Héctor Navarro, Aporrea, martes 24-06-2014). “Palabra de Dios. Te alabamos Señor”. Giordani, por intermedio de Navarro, de una vez corta cualquier posibilidad de debatir sus ideas expuestas en su Testimonio, sin embargo, Maduro es el Stalin de nuestros tiempos. Cuando el camarada Tascón formuló sus denuncias, el Comandante Chávez en la reunión fundacional del PSUV, se dejó de pendejadas y de una vez, sin dimes y diretes, sentenció: “Que se vaya al carajo, no lo queremos en este partido”, quienes hoy acusan a Maduro de Stalin, obedientemente, acataron la decisión de Chávez, sin chistar. Y Tascón fue expulsado del PSUV.

Navarro, utiliza su escrito para afianzar la postura asumida por su amigo Giordani, enfatizando un punto sobre el cual pretenden colocar al Presidente Maduro contra la pared, y estimamos en el futuro mediato, solicitar su renuncia o investigación: la asignación de dólares a empresas de maletín. Así lava, la responsabilidad de su amigo Giordani sobre esos hechos, graves hechos ocurridos en nuestra República Bolivariana de Venezuela, y cuyas responsabilidades no debemos buscarlas en el camarada Maduro, sino precisamente entre quienes tenían bajo su completa responsabilidad las instituciones encargadas de hacer tales asignaciones, léase: MinFInanzas y el BCV.

La Honestidad, es uno de los valores más sagrados para un revolucionario, una revolucionaria; el Comandante Chávez, en alguna oportunidad, lo empleaba en uno de sus discursos para emplazar a esa oposición apátrida a tener ética en su discurso, la misma exigencia que hoy le requerimos al Profesor Navarro cuando en réplica en tercera persona aduce que, al Profesor Giordani no se le escuchó. No le escuchó quién?, si todo el país fue testigo de sus denuncias, de sus propuestas, bastantes centrimetrajes en medios impresos, horas de televisión y radio, lo tuvieron en la primera línea de la noticia, eso es constatable con solo abrir nuestra computadora, conectarnos con la internet y colocar el nombre: Jorge Giordani, se podrán contar por millares las páginas en que podremos leer declaraciones del ex ministro de finanzas y luego de planificación. Así, en mayo de 2012, informaba Giordani al país: “El ministro del Poder Popular para la Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, informó que la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) entregó en los últimos 5 años, 53 mil 700 millones de dólares, distribuidos en diferentes sectores. Asimismo, manifestó que el monto representa un impulso para el crecimiento de la economía venezolana…”, eran buenos tiempos aquellos, el liderazgo del Comandante Chávez unificaba la Nación tras él. Merentes y Giordani, constituían el dúo predilecto del Comandante para la dirección de la Política Económica del país, ambos se subordinaban a las directrices que les daba en esa materia, la que regía con mano firme.

La enfermedad del Comandante Chávez dislocó la unidad de las fuerzas revolucionarias, los apetitos de poder se mantuvieron bajo cuerda y solo ahora, comienzan a florecer y hacerse públicos. A poquísimos días de su muerte, la división de las filas revolucionarias nos mostró sus colmillos con aquellos debates sobre el nuevo sistema cambiario a implementar. Así iniciábamos el año 2013, el Comandante resistía sus últimos días entre nosotros y nosotras; Giordani seguía enfatizando en la buena salud de Cadivi: “Giordani, durante una breve intervención en la mañana de ayer desde Cadivi aseguró que el organismo está operando con completa normalidad y adecuadamente. “Lo vamos a estar demostrando todos estos días porque esa fue la misión que nos encomendó el presidente Hugo Chávez” (El Nacional, 14-02-2013). Mientras, ese mismo día, el diario Ciudad Caracas le entrevistaba y realizaba afirmaciones como ésta: “el ministro Giordani aseguró que la fuga de divisas no se había logrado frenar porque “siempre hay filtraciones y siempre las habrá”. “Se creó un mecanismo como el Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera) que nació genéticamente perverso. Cuando creas un sistema de administración de divisas el otro polo (la gente que quiere burlarlo y sacar provecho) nace automáticamente. Puedes perseguirlos, pero siempre le buscan la vuelta: la sobrefacturación, los containers llenos de piedra…trucos para lograr su meta: comprar barato y vender caro”. En ese momento, para Giordani, Cadivi funcionaba bien, pero el Sitme no.

Después de la muerte del Comandante Chávez, en marzo de aquel año, triste año para la Patria, Giordani, buscó protagonismo sobre la base de la denuncia del Sitme. Apenas, el cuerpo de nuestro Comandante aún no se enfriaba, Giordani se mostraba desafiante ante el Presidente Encargado, el camarada Maduro, quien planteaba la sustitución del Sitme y Cadivi por otros mecanismos más transparentes, sería en la presentación de su tercer libro: “Impresiones de los cotidiano 2012”, en la Feria Internacional del Libro de Venezuela que haría pública su denuncia: “Por qué creen ustedes que se eliminó el Sitme? Porque era la cobija de los banqueros venezolanos” aseguró Giordani en su participación y afirmó que “ahora están pensando en un sistema alternativo al Sitme a ver si les siguen llegando los reales”. El representante ministerial detalló que, a través del Sitme se escaparon 25 millardos de dólares y reiteró que entre esas asignaciones se encontraban empresarios que importaron “chatarra”, aunque entre esas empresas no dejó de mencionar públicas y petroleras…” (eltiempo.com.ve, 18-03-2013). Destapaba una olla podrida, en ese entonces, el ministro Giordani, la pregunta que debemos hacernos es, por qué no acudió a la Fiscalía para formalizar su denuncia?, la cual, hacía con amplios conocimientos de los delitos cambiarios realizados por la burguesía parasitaria y algunos funcionarios y funcionarias públicas. Él, mejor que nadie, estaba al tanto de los delitos denunciados o acaso no era el dirigente de las finanzas públicas del país, tal era la confianza que le tenía el Presidente Encargado, Nicolás Maduro.

El Sitme, se mantuvo activo entre junio de 2010 y el 08 de febrero de 2013, cuando feneció con la devaluación decretada ese día. El mecanismo que lo vino a sustituir, tanto a Cadivi como al Sitme, seguiría regido todavía bajo el mandato de Giordani, quien continuaría al frente del ministerio de finanzas, Maduro le tendía, todavía, su mano de confianza. Una vez que Nicolás Maduro gana la contienda electoral de abril de 2013, con una brecha de 200 mil votos, el oposicionismo creyó que era su hora para derrocarlo y se lanzó con mucha fuerza en ese objetivo, “a drenar su arrechera”. El desconocimiento de los resultados electorales y la violencia desatada aquellos días de abril, posterior a las presidenciales del 14 de abril de 2013, trajo la lamentable muerte de 11 compatriotas asesinados, 80 heridos, fueron cuatro días continuos de intensa violencia contra centros de salud públicos, centros de distribución de alimentos, medios de comunicación del Estado y comunitarios, ese fue el recibimiento al nuevo Presidente de la República, que asumiría su cargo el 19 de abril de 2013. Maduro, ya Presidente, pudo derrotar esa primera intentona contra su gobierno. Tras la derrota de la insurgencia fascista, el Presidente Maduro inicia su gestión con un tema muy sensible para los venezolanos y venezolanas: la lucha contra la corrupción y a “no tolerar lo corruptos ni de cuello amarillo, ni rojos rojitos”, recogía así el sentimiento de las denuncias hechas por Giordani meses antes. La burguesía arreciaba su política de “caos económico” o guerra económica. Se iniciaba Maduro, en plena batalla por nuestra Soberanía Nacional, nuestra Independencia, y contra el acecho imperialista.

Días duros aquellos, en que el nuevo gobernante debe aprender en cuestión de días lo que, en tiempos normales, se aprende en años de ejercicio del poder, del gobierno. Vino la batalla por la Habilitante, mientras esperaban su turno las elecciones municipales, las cuales el oposicionismo se había planteado convertir en una especie de plebiscito contra el Presidente Maduro. La Habilitante se aprobó con los votos requeridos y en las Municipales de diciembre de ese año, las fuerzas de la Patria, las fuerzas de la Revolución consolidaron un triunfo histórico alcanzando 242 alcaldías, mientras la MUD reducía su influencia a apenas 75 alcaldías; la brecha entre las fuerzas de la Patria y la antipatria que, en abril se redujo a unos 200 mil votos, ésta vez retomó sus valores históricos entre ambas fuerzas antagónicas: 11,5%, un millón cien mil votos de más para las fuerzas de la Patria; brecha que, en apenas ocho meses, pudo recuperar la Revolución. Constituían esos resultados, una nueva evidencia victoriosa, para el liderazgo emergente del Presidente Maduro. En esa victoria patriótica, mucho tendría que ver la “ofensiva económica” que, a partir de octubre de ese año, el Presidente pondría en práctica para enfrentar las políticas de “caos económico”, impulsadas por el imperialismo y sus agentes en territorio patrio, la llamada burguesía parasitaria. Durante esas batallas, Giordani se ausentó del panorama político nacional, como dijera Rafael Caldera en alguna oportunidad, pasó a la reserva, en ninguna oportunidad lo vimos en alguna inspección.

Tras esa estruendosa victoria, el Presidente Maduro lejos de engrandecerse, asume con humildad el llamado a las fuerzas opositoras al diálogo nacional, las invita a Miraflores: “Los problemas se solucionan de fondo. El fondo es político, por eso no despoliticemos la vida, porque matamos la democracia”, en esa tesis, resumía el Presidente Maduro su política de diálogos nacional. Sin olvidar las preocupaciones, manifestadas por su ministro Giordani, comenzando diciembre, anuncia al país que creará una Comisión Presidencial para investigar los hechos denunciados por Giordani: “Yo le voy a exponer al país la verdad de lo que sucedió ahí. Hay responsabilidad de funcionarios sin lugar a dudas, a pesar de que Cadivi ha funcionado bastante bien, sin embargo sigue siendo una estafa para la República” (El Universal, 01-12-2013). El lunes 02 de diciembre, designaba a los integrantes de la Comisión Presidencial, siendo éstos: los diputados: Ricardo Sanguino y Jesús Farías; el Comandante Estratégico Operacional de la FANB, Vladimir Padrino López; la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz y el Viceministro de Economía, Gustavo Hernández. Sin duda, afirmar tiempo después, que el Presidente Maduro no tomó en cuenta la denuncia de su ministro de economía, sin duda, es una afirmación que se “cae de maduro”, por decir lo menos.

La política de diálogo nacional distendió el ambiente político nacional, iniciamos el 2014 con buen ambiente, el pueblo aplaudió con creces tal iniciativa. El 15 de enero, el Presidente Maduro se dirigiría a la Asamblea Nacional para dar su primer discurso de Rendición de Cuentas al país. Un discurso al estilo del que nos tenía acostumbrados, el Comandante Infinito Hugo Chávez. El Presidente Maduro, habló con dominio pleno del escenario: “Hay que destacar que en los meses que transcurrieron entre las dos grandes batallas electorales de este año, el pueblo se creció sobre sí mismo, recuperó plenamente su poderosa energía y refutó contundentemente a quienes sostenían que la Revolución Bolivariana no sobreviviría a la desaparición física de Chávez; son los mismos y las mismas que no terminan de entender una gran verdad que enunciara el propio Comandante: Venezuela cambió para siempre al pasado puntofijista; se disfrace a conveniencia o como se disfrace, nuestro pueblo no volverá jamás, nunca más volveremos a ser una colonia petrolera yanqui, ¡nunca más estaremos de rodillas!. Es y seguirá siendo imperturbable, para decirlo con Bolívar, nuestra resolución de independencia o nada”.

Aprovechó su Rendición de Cuentas para anunciarle al país medidas contra la “guerra económica”, la creación de la Ley de Precios Justos, designando la Superintendente de Precios Justos y otros funcionarios y funcionarias. Al referirse a los temas de la construcción del Socialismo, tomó ideas de Giordani, el referente de nuestro Comandante Chávez: “Las condiciones iniciales en que se plantea la direccionalidad socialista, para el país, están ancladas en una producción capitalista, subdesarrollada y dependiente, con un contenido rentístico que deriva del potencial de recursos naturales de los hidrocarburos, esto es la renta petrolera que viene a ocupar un lugar importante dentro de la generación de riqueza y las posibilidades de distribución; la dinámica económica dependiente de los centros de poder mundial debe ser superada con políticas autónomas y soberanas, en cuanto al uso de los recursos energéticos tan vitales para mantener un nuevo modelo”. Pero, el Presidente Maduro, tenía decidido cambios importantes en su equipo económico y así lo anunció al país: “Yo quiero anunciar bueno, en primer lugar la ratificación como Viceministro de Economía, como conductor central y Jefe del Gabinete Económico del compañero Rafael Ramírez Carreño quien seguirá al frente de sus funciones en PDVSA y el Ministerio de Petróleo concentrado en la conducción económica del equipo”. (…) “voy a nombrar como Ministro de Economía y Finanzas fusionando estos dos bancos al compañero Marco Torres, quien hoy viene siendo el Ministro de la Banca Pública y voy a proponer al compañero Nelson Merentes para el Banco Central de Venezuela”. Giordani, aún se mantenía en Gabinete, pero en el Ministerio de Planificación. Merentes que, hasta ese momento estaba al frente de las finanzas públicas, volvería al BCV, ratificando a Giordani al frente del ministerio de Planificación, creado el 21 de abril de 2013. Se mantenía Giordani en Gabinete, pero debilitado, los tiempos en que su fracción dominaba el Gabinete ministerial del Presidente Chávez, eran historia pasada, el propio Comandante probándolos en cargos de importancia los fue restringiendo al ámbito del manejo de la educación y las finanzas públicas. Líneas que el Presidente Maduro respetó hasta este 2014.

Días después de su Rendición de Cuentas al país, el liderazgo del Presidente Maduro sería puesto a prueba una vez más, una facción de ultraderecha le haría un desafío público a abandonar la Presidencia de la República, en caso contrario “La salida” sería por las malas y, así efectivamente ocurrió. La conmemoración del día de la juventud, sería el momento elegido por las fuerzas imperialistas para iniciar su mayor ofensiva política y comunicacional contra gobierno alguno sobre la faz de la tierra. El derrocamiento del Presidente Maduro, era el objetivo a lograr por las fuerzas de la reacción fascista, teledirigidos desde Washington. Mientras la burguesía llevaba a cabo su guerra económica, una agrupación fascista (Voluntad de Popular) intentaba movilizar los sectores medios de la sociedad (los estudiantes burgueses); en contraposición, el pueblo (trabajadores/trabajadoras, campesinos/campesinas, sectores medios de la sociedad conscientes y ganados a las ideas revolucionarias, entre otros), la FANB, la mayoría de nuestra población, se mantuvieron fieles a la Revolución Bolivariana. 43 muertos, centenares de compatriotas heridos y cuantiosos daños a la propiedad pública (Agencias del Banco de Venezuela, Pdval, Mercal, vehículos de Corpoelec y Cantv, Simoncitos, universidades públicas), acciones desestabilizadoras todas, presentadas ante el mundo como “pacíficas protestas” de los estudiantes que, al ser detenidos, entonces cambiaban el discurso a violación de los DDHH. La cohesión del pueblo y su Fuerza Armada Bolivariana, países amigos de la Patria de Bolívar y Chávez y la excelente conducción del Jede de Estado, el camarada Nicolás Maduro, permitió derrotar tamaña agresión imperialista contra nuestra Patria y su pueblo, la más grande y más poderosa de este siglo y el pasado.

Tras la derrota del imperialismo, una nueva prueba se cierne sobre el liderazgo del Presidente Maduro, en términos de clases, sectores de clase media que hacen vida en el PSUV, se pronuncian ante los cambios que viene realizando legítimamente el Presidente Maduro. Aprovechan, la oportunidad histórica del III Congreso del Partido de la Revolución Bolivariana, para intentar desde fuera, socavar sus bases y poder sustraer una fracción que les permita “negociar” cuotas de poder, y mantenerse, por esa vía, en el Gabinete del Presidente Maduro; tal es la conclusión a la que abordamos, después de analizar las diversas opiniones que se han presentado ante la opinión pública, pues, un debate que debió transarse a lo interno de la organización, Giordani y su fracción, lo convirtieron en un debate nacional, hasta incluso, de los organismos financieros internacionales quienes se han manifestado también.

Estimamos que, el camarada Maduro, debe acentuar su orientación de incorporación de la juventud del Partido a funciones de Gobierno, moléstese quien se moleste. Pasados ya, seis meses, la Comisión Presidencial que investigó sobre la entrega de dólares en Cadivi y el Sitme, debe hacerle entrega del resultado de sus investigaciones y que todo el país sepa que pasó allí, y quien recibió dólares y no los empleó en los fines por los cuales los solicitó, que asuma sus responsabilidades ante la Justicia. Que sea esta, la ocasión propicia para Reimpulsar la lucha contra la corrupción, revisar las leyes sobre la materia, de manera que tengamos en nuestra Patria, leyes inflexibles y draconianas contra ese flagelo que atenta contra la estabilidad de la República. Asimismo, nos unimos al llamado hecho por el camarada Maduro, a limar las diferencias políticas: “Una sociedad política, ¿cómo no va a tener problemas políticos? Tiene conflictos de diverso signo, llamados por algunos teóricos “contradicciones antagónicas de la sociedad”. Así las llamaba Mao Tse-Tung. O las “contradicciones en el seno del pueblo”, así las llamaba Mao Tse-Tung. Inclusive sacó un manual de cómo tratarlas una por una” (…) “Hace falta releer ese manual, para conducir correctamente las contradicciones que han surgido entre nosotros, y poder dar un salto de reunificación con algunos compañeros, sin lugar a dudas revolucionarios y chavistas, con los cuales hemos tenido diferencias”. Finalmente, el llamado a la dirigencia nacional del Psuv, a cooptar más camaradas devenidos del movimiento obrero y campesino a la Dirección Política de la Revolución, de manera que las clases fundamentales que sustentan esta Revolución, tengan su representación en esa instancia fundamental de decisión.

“El pueblo venezolano debe estar tranquilo pero debe fortalecerse cada día más en la conciencia para derrotarlos también en la batalla de ideas. Llegó la hora de convertirnos en el nuevo hombre, con nuevos valores, es necesaria una nueva ética. Hay que tener fortaleza moral para no perderse, sobre todo las personas que están en cargos públicos con oportunidad de manejar recursos, sumado a los puentes que lanza la oligarquía, la “sociedad civil”, si no tienen fortaleza ideológica se pierden. A mí me lanzaron muchos puentes solo que los rompí toditos porque yo no llegue aquí para traicionar, ya este pueblo ha sido demasiado traicionado por presidentes que llegaron ofreciendo de todo, allí es donde hay que tener coraza, inteligencia para seguir el camino correcto porque siempre habrán trampas, la llamada buena vida, etc. Eso puede romper estructuras si no son sólidas por eso tenemos que fortalecer cada día más nuestras estructuras morales, los valores revolucionarios hasta el extremo, la responsabilidad, la transparencia, en eso hay que ser extremista, tenemos que frenar el derroche, la mala administración de los recursos del Estado. Nosotros somos muy dados al derroche porque esa es una cultura heredada, la cultura rentista”. (…) “Decía Lenin el enemigo más grande de una Revolución son las viejas costumbres , los vicios , hagamos una Revolución de amor, cada día tengamos más pasión por lo que somos, por lo que hacemos, por la búsqueda de ese futuro que queremos. ¡Con el pueblo todo, sin el pueblo nada! ¡Por los niños todo, por la Patria todo! ¡Patria Socialista o Muerte! ¡Venceremos! (Discurso de Hugo Chávez Frías, Ante la conspiración imperialista contra la Revolución Bolivariana, 11 de septiembre de 2008).





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1334 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a190668.htmlCd0NV CAC = Y co = US