Observatorio de la Revolución: Zulia.

Comerciantes Informales y la Seguridad y Defensa de la Nación.

Antes que fuera el petróleo, el comercio fue la principal forma en la cual Maracaibo, y por tanto el Zulia, desarrolló una interesante, particular y pujante actividad económica. La misma esencia y reconocida particularidad extropectiva, la espontaneidad rochelera y siempre vibrante de su gente aunado por el hecho concatenativo de ser una ciudad fronteriza y portuaria ha convertido al sin igual Mercado de las Pulgas, el Callejón de los Pobres, la Calle Independencia en el sortilegio donde la fantasía y los contrastes, a lo más típico del realismo maravilloso, se hace posible bajo la pigmentación significativa de un sinnúmero de vivencias y esperanzas de vida del zuliano de nuestros días. Seguramente un pequeño universo dentro de unas de las zonas más ricas y estratégicas de toda Latinoamérica. Pero el vertiginoso avatar del presente, el ineludible y el cada vez más salvaje choque de intereses, los resquemores y el agravio nacido a raíz y en consecuencia del paso decidido y majestuoso de la revolución bolivariana, no en balde ha radicalizado y condicionado la importancia de estos mercados, y por ende de toda la actividad comercial de la zona, hacia un valor más que económico sino de seguridad y soberanía para la nación. Hechos resaltantes como la cercanía de la violencia del hermano país tras la implementación de la segunda etapa del Plan Colombia, la anunciada y probada actitud de un gobernador sabidamente complotador y golpista, estrategias secesionistas y divisionistas que con el paso del tiempo se tornan irrenunciables –tanto para personeros de la oposición como sectores económicos ligados al imperialismo internacional; representan hoy por hoy realidades concomitantes que favorecen para que la actividad comercial informal –e inclusive formal- sea caldo de cultivo para que el paramilitarismo colombiano decida regir los destinos no sólo de la actividad comercial sino económica de la región.

Las últimas y valientes intervenciones del alcalde Giancarlos D’Martino han venido a corroborar una actitud responsable ante el grave problema de la seguridad no sólo del Municipio sino del Estado en su conjunto. Por tiempos inmemorables las mafias, y poderosos sectores tanto políticos como económicos, han dominado con plena impunidad la actividad del comercio informal no sólo del casco central sino de toda la ciudad de Maracaibo. Mafias que en idéntico proceder de los latifundistas del agro han mantenido bajo írritos derechos de posesión una gran extensión de espacios comerciales –comúnmente llamadas mesas- donde los verdaderos necesitados y legítimos comerciantes, precisamente los buhoneros, han tenido que pagar enormes cantidades de dinero por trabajarlas y, por ende, aumentar la cotización de estas bajo el rendimiento en condiciones prácticamente sacrificadas a través del tiempo. El problema del casco central, así como en otros sectores del municipio, representa importancia vital para la seguridad e intereses del gobierno nacional; sabemos y reconocemos que poderosos sectores económicos y políticos durante mucho tiempo han ordeñado el diario sudor y la posibilidad de manutención de incontables familias venezolanas. Así como la ejemplarizante actitud y experiencia del Movimiento de los Sin Tierras en Brasil en estos momentos camaradas, de este importante sector del comercio informal, organizadamente se están articulando para defender su derecho constitucional al trabajo, abordando el problema ideológico y bajo pretensiones claras en lo político.

Ellos se mantienen claros y firmes ante la valiente actitud del Alcalde en lo relacionado con el problema de la seguridad, y actualmente es representativo y oportuno el motivo, contestatario, de oponerse de manera activa y consecuente ante la posibilidad cierta de que sectores bien organizados de la oposición busquen y encuentren adeptos para un posible referéndum revocatorio en su contra. Por esta forma emplazamos de manera pública y revolucionaria a la Directora de Mercados, Milagros Uzcátegui y a su representante jurídica Tahilí Villalobos, a mantener en muy en alto los intereses de la patria, y ser consecuente combatiente hacia la responsabilidad de su cargo en este proceso de cambios. Nosotros en nuestro lugar, donde tenemos que estar, estaremos fortalecimiento y propiciando el empoderamiento de nuestra razón de ser.

Soldelosproceres@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3574 veces.



Waldo Munizaga. Sociedad Civil Sol de los Próceres.


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas