Giordani, la critica y la lealtad

Dado los recientes acontecimientos, esencialmente mediáticos y que han causado tanto revuelo dentro y fuera de las líneas de nuestro proceso revolucionario, ha surgido un sin fin de críticas constructivas y destructivas, esencialmente estas últimas. A raíz de ello y muy Particularmente considero en mis cortos años de vida y con la poca experiencia política que puede tener un dirigente estudiantil, un integrante más de este pueblo que ama y amara eternamente este hermoso momento histórico en el que nos tocó vivir conocido como revolución bolivariana, que no podemos ni debemos darnos el lujo de quedarnos en lo meramente comunicacional, el caso Giordani genero una ola de ataques y desde nuestros adentros muchos nos preguntamos ¿Ahora Giordani es malo?. Una revolución tiene la obligación de hacer de las contradicciones, el debate y la crítica un pan nuestro de cada día, al contrario dejaría de llamarse revolución.

Las criticas deben hacerse a lo interno, es correcto, coloquialmente hablando podemos citar aquel refrán popular Los trapos sucios se lavan en casa he allí el más grande error de la famosa carta abierta del ex ministro Giordani, su error básicamente es ese, no lavar los trapos sucios a lo interno de nuestras propias filas, otro error es recordad en esa carta que maduro no es Chávez, el pueblo bolivariano ha adquirido una madurez, tal que cada militante del proceso asume que Chávez es la unidad de los y las Patriotas, que Chávez no tiene ni tendrá sustituto.

Pero (siempre hay un pero) en relación al párrafo anterior cabe preguntarse ¿Qué sucede si a lo interno de nuestras propias filas hacemos criticas reflexivas en busca de mejoras, en busca de rectificación, una y otra vez y las situaciones continúan o más bien se agudizan? ¿Cómo debe actuar un militante, disciplinado y leal no solo en la acción, sino también en el ideario de Hugo Chávez? ¿Actuar como Giordani? Lo dejamos como interrogante.

Es una realidad innegable que hay muchas cosas que debemos cambiar y se debe aprovechar el escenario de este III Congreso del PSUV para marcar el punto de partida al inicio de la RECTIFICACION, LA REVISION Y EL REIMPULSO. Las críticas son necesarias y ahora que se habla tanto de lealtad, recordemos a Chávez como criticaba a su gabinete en público, reclamaba y defendía la crítica. Lealtad no es no hacer ni decir nada, todo lo contrario por ser leales cuando un camarada puede ser mejor en algo y no se ha dado cuenta hay que decírselo. La REFUNDACION DEL PSUV es una necesidad imperante en la bases de nuestro partido, volver a motivar a la gente a participar activamente en los procesos ya que los niveles de participación han bajado, a raíz de decepciones o de actuar como un Giordani mas y ser etiquetado de desleal y traidor, de contrarrevolucionario por hacer críticas abiertamente. LA REFLEXION NO ES TRAICIÓN.

De algo si estoy seguro un revolucionario muere con las botas puestas, la lealtad al proceso, al comandante Chávez y Nicolás Maduro como su sucesor es indiscutible. Pero si no rectificamos a tiempo nuestro pueblo solo saldrá a votar por Lealtad y no porque aun crea en nuestra revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1752 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190219.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO