El círculo vicioso de la usura

A la Superintendencia de Precios, ganancias y  costes Justos en relación al círculo vicioso de la usura, la carestía, los costes inducidos y la inflación continuada

Comencemos por los trabajadores a destajo, por aquellos profesionales y técnicos [2] que no cuentan con ninguna renta fija porque trabajan por su cuenta, porque pertenecen a la pomposa categoría laboral de trabajadores de libre ejercicio. Es la llamada "aristocracia proletaria".

Estos ciudadanos técnicos y profesionales están prestos y son expertos en actualizar su renta tan pronto ellos mismos sientan subones de precios en sus personalísimos bolsillos, por ejemplo, al momento de comprar repuestos o insumos correspondientes a sus oficios, como tales, o de su cesta básica, generalmente aburguesada o semisuntuaria[3].

Muchos técnicos de segunda y primera calidad, e igual conducta y reacción rigen para los egresados universitarios a destajo o de libre ejercicio[4], ellos, decimos, terminan elevando su nivel de vida-lo que no invalidamos para nada-, su confort, y por supuesto tienden a sufrir el fenómeno de la histéresis de los costes[5].

Esta nueva vida económica les resulta muy satisfactoria, pero sujeta a los vaivenes de la renta de sus clientelas. Como el nivel de gastos personales hogareños suele crear hábitos o demandas inelásticas respecto a sus eventuales rentas, entonces reaccionan con ajustes automáticos en sus honorarios.

 Es así como estos destajistas parten de los precios de mercado, los trasladan a los precios de sus servicios personales que ellos mismos han encarecido para sí, y lo hacen para saltar o evadir los efectos inflacionarios de los cuales ellos mismos son parcialmente formadores o marcadores. De precios u honorarios. Dejamos aun lado la perversa práctica profesional y técnica de forzar el mercado de sus clientelas con estrategias con frecuencias de visitas en número innecesario y otras prácticas siempre reñidas con la ética ante las cuales muestran indiferencia porque priva su necesidad de ingresos regulares.

 Asimismo, los intermediarios entre la fábrica y el consumidor final hacen otro tanto, y sin hurgar muy lejos en el primero que marca precios e independientemente de esa búsqueda, como se trata de la circulación capitalista, del encadenamiento de la fabricación de mercancías con su comercialización y el correspondiente financiamiento, el inicio puede perfectamente arrancar en cualesquiera de esa 3 fases de la circulación capitalista: D- M- P- M- D.

Lo importante es que en esa cadena de partícipes, los unos le marcan los precios a otros y de allí que el proceso inflacionario termine generalizándose. Menos mal que nos hallamos muy lejos de procesos estangflacionarios, habida cuenta de que el nivel de empleo mejora acelerada y sostenidamente.

De tal manera que fabricantes, comerciantes propiamente dichos, financistas y trabajadores a destajo se ven envueltos en una espiral inflacionaria y usuraria donde ellos son víctimas y victimarios.

 De allí la complejidad del problema social que este tipo de usura y de inflación representan. De allí, en pocas líneas, la importancia de una regulación de honorarios y precios de los servicios de los profesionales y técnicos que monten sus oficinas   amparados en la fulana libre empresa privada, e independientemente de que los precios de sus insumos suban, sencillamente deberían  rebajar sus rentas  e ir readecuando su nivel de vida con la elasticidad solidaria de quien preste servicios  personales a destajo: deben entender que hay meses buenos y m. malos, máxime si el Estado le costeó los gastos de formación académicos o universitarios.


[1]Todas las numerosas y variantes marramuncias comerciales son atribuidas por y como ejercicio normal del comercio.

[2]Se entiende por profesionales aquellos egresados de centros superiores universitarios que hayan cursado carreras completas y no cursos atomizados y desarticulados entre sí, como maestrías varias, sólo con el ánimo de alcanzar posgrados tipo piaches di. Por técnicos, a todos los trabajadores en general independientemente de la regularidad o sistematización de sus conocimientos tanto teóricos-teoría empírica que también la hay ella cuando ella proviene de enseñanzas propias de técnicos autodidactos-, como experimentales o que se adquiere a punta de la rutina, y que hasta viendo logaran aprender dichas y correspondientes técnicas. Técnico es, por ejemplo, un analfabeto de la mal llamada faena sucia, cosas así, pero también lo es el llamado técnico dental, así lo decimos.

[3] Véase León Tolstoi, La muerte de Ivan Ilich. España, 1971, Biblioteca Básica  Salvat, # 23,

[4] Para disimular y poner como pendejos a sus clientes, algunos de estos sujetos, generalmente profesionales, suelen manejar su paga recibida con el eufemismo de honorarios en lugar  de precios.

[5] Véase mi entrega de igual nombre y por este mismo medio: http://www.aporrea.org/actualidad/a102427.html

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: