La carta apátrida

En Carta pública del político opositor Diego Arias al Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres de fecha 03 de mayo del año en curso se dice en un párrafo de la misma: “En cuanto al llamado “ideal bolivariano” resulta especialmente fantasioso y ridículo la posibilidad de propagarlo a nivel continental. A ninguna nación se le ocurriría imitar el despropósito que representa el modelo anti país venezolano”. Leamos por línea la idea del pensamiento de dicho representante de la oposición, se atreve a señalar como “especialmente fantasioso y ridículo el ideal bolivariano”, a que se refiere semejante idea, que ¿Es fantasía el ideal bolivariano?, vale decir que en nuestro tiempo a más de un siglo, el ideal bolivariano no es posible, no encuentra aplicación por idealista, fantasioso, irreal ¿quiso decir? Al parecer el autor de la idea no percata que el ideal del pensamiento bolivariano cruza toda la Constitución, lo penetra de principio a fin, no en vano se llama Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y más aún el país dejo de ser a secas República de Venezuela para llamarse de acuerdo con su mentor, el finado Eliecer Otaiza, República Bolivariana de Venezuela.

¿Qué es lo fantasioso de los valores bolivarianos, la soberanía nacional, la independencia, la autonomía política, el antimperialismo? ¿Que molesta al político “venezolano”? ¿Será acaso la revolución bolivariana, el socialismo bolivariano? Al parecer cree que es ridículo el ideal bolivariano en este mundo capitalista globalizado. Un ciudadano venezolano que no se identifica con el pensamiento y obra del Libertador, que lleva la identidad, nacionalidad como ciudadano de Venezuela no merece ser venezolano, es algo así como un apátrida, un cosmopolita capitalista, incluso, la idea de llevar este ideal “a más allá de las fronteras” como así lo hizo nuestro fundador, Simón Bolívar, a Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador constituyen un ejemplo de antimperialismo e internacionalismo en su lucha para redimir “a toda criatura oprimida” de los imperios. De modo pues; la posibilidad de propagarlo a nivel continental no es nada fantasioso y ridículo es una obligación ética y moral, es un compromiso con la humanidad.

¿De quién se burla la Carta Apátrida? Se ridiculiza a sí mismo, al tratar de invocar la idea bolivariana como ridícula al referirse que trata de imitar como ejemplo de lucha antimperialista, calificándolo como un “despropósito”, mejor dicho que no tiene sentido, el ejemplo patrio de Bolívar, no tienen motivo e ideal alguno, aquellos que critican los nobles ideales bolivarianos, de igualdad, democracia republicana y libertad, sobre todo el sacrificio hasta la vida si fuera posible en aras de defender las garantías de los ciudadanos (as), la estabilidad, la seguridad y sobre todo la institución de un “gobierno eminentemente popular” que haga posible “la máxima felicidad social”, esto no es “ningún despropósito” como tampoco “ningún modelo anti país”, los (as) venezolanos (as) saben que quienes cuestionan el ideal bolivariano, se exponen a la condena de apátrida, de mercenario al servicio del imperialismo de los EE.UU, para “entregar la independencia al control político y estratégico a los regímenes de los países capitalistas Europeos, y esto incluye “la vergüenza tutelar de la oposición. Pienso que la Puerto Rico colonial de los EE.UU. (Estado anexado) envidiaría la posibilidad de imitar el modelo que representa el ideal bolivariano y no solo eso, propagarlo alguna nación latinoamericana del continente.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1322 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: